Política

Trump recibe avalancha de críticas por suspender financiamiento a la OMS

Presidente estadounidense acusó a la Organización de ‘mala gestión’ y de ocultar datos en el inicio de la pandemia

Ginebra. La decisión del presidente Donald Trump de suspender la contribución de Estados Unidos en plena pandemia de covid-19 a la Organización Mundial de la Salud (OMS) provocó un alud de críticas este miércoles, mientras que países europeos como Dinamarca daban los primeros pasos para terminar el confinamiento al reabrir las escuelas.

Trump acusó a la OMS de “mala gestión” y “ocultación” de información al inicio de esta pandemia en China, en diciembre.

El mandatario alega que el brote podría haberse contenido “con muy pocas muertes” si la OMS hubiera evaluado objetivamente la situación en China, que Trump considera demasiado influyente en la organización.

Estados Unidos entregó el año pasado $400 millones a la OMS.

“No hay tiempo que perder” en polémicas, reaccionó en Twitter el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien luego dijo “lamentar” la decisión del gobernante.

La gestión de la crisis por parte de la OMS será examinada "a su debido tiempo", añadió Tedros.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, criticó la decisión estadounidense y consideró que "no es el momento de reducir la financiación" de las organizaciones que luchan contra la pandemia.

Desde la Unión Europea hasta China, numerosos países y organizaciones han condenado esta iniciativa de Washington.

“Debemos trabajar en estrecha colaboración contra el covid-19. Una de las mejores inversiones es reforzar las Naciones Unidas, en particular la OMS”, subrayó el jefe de la diplomacia alemana, Heiko Maa, mientras Rusia denunció “una actitud muy egoísta” de Washington.

‘Pasó el pico de contagios’

Trump manifestó este miércoles que el país probablemente ha “pasado el pico” de nuevos casos de coronavirus, y agregó que esta “situación alentadora” le permitirá anunciar este jueves “directivas” para reabrir la economía.

“La batalla continúa, pero los datos sugieren que en todo el país hemos pasado el pico de nuevos casos”, dijo el mandatario en su conferencia de prensa diaria.

Estados Unidos es el país más afectado del mundo por la pandemia del covid-19, con 27.850 muertes y más de 630.000 casos, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins.

"Está claro que nuestra estrategia agresiva está funcionando", afirmó Trump.

“Esta situación alentadora nos ha puesto en una posición muy sólida para finalizar las directivas para la reanudación de la actividad en los estados”, agregó el presidente estadounidense.

El mandatario indicó que se referirá a esto en una rueda de prensa el jueves.

"Mañana va a ser un gran día, hablaremos con los gobernadores, tendremos información sobre algunas reaperturas", dijo.

El gobernante republicano, que busca la reelección en noviembre, ha sido optimista sobre poner en marcha la economía más grande del mundo lo antes posible.

El lunes amenazó con invocar su poder "total" para obligar a los gobernadores estatales a seguir sus pautas sobre la reapertura, lo que provocó una protesta. El martes se retractó, diciendo que no iba a "presionar" a las autoridades estatales.

“Abriremos estados, algunos estados mucho antes que otros”, señaló durante su sesión informativa.

“Creemos que algunos de los estados pueden abrirse antes de la fecha límite del 1.° de mayo”, agregó.

Anthony Fauci, el experto en pandemias que asesora a la Casa Blanca, aseguró en una entrevista televisada el domingo que algunas partes del país podrían flexibilizar las restricciones en mayo, pero advirtió que la reapertura no funcionaría como un “interruptor de luz”.

Asimismo, Trump amenazó con usar sus potestades ejecutivas para forzar un receso del Congreso y así poder nombrar funcionarios cuyas nominaciones, según él, están siendo bloqueadas por legisladores demócratas.

“Ejerceré mi autoridad constitucional para levantar las dos cámaras del Congreso”, adujo el presidente republicano, acusando a los demócratas en el Senado de retrasar la confirmación de sus candidatos a varios altos cargos, y señalando que suspender el Congreso le permitiría hacer los nombramientos.

‘Marchamos a la guerra sin armas’

Cuatro meses después de la aparición del virus en China, la pandemia se ha cobrado 130.000 vidas y ha infectado a más de dos millones de personas en el mundo.

Más de la mitad de la población mundial sigue confinada, aunque los primeros países asiáticos que sufrieron la pandemia dan muestras de volver poco a poco a la normalidad.

Corea del Sur, que logró contener la pandemia gracias a una estrategia de tests masivos, celebró el miércoles elecciones legislativas, con la toma de la temperatura en los centros de votación y la disposición de lugares especiales para los electores con fiebre.

"La gente mantiene sus distancias y todo el mundo lleva guantes", se felicitó Kim Gwang-woo, de 80 años. "Está todo bien organizado", estimó.

En América Latina, la ciudad ecuatoriana de Guayaquil sufre como ninguna otra la fuerza destructora de la pandemia.

“No hay espacio ni para vivos ni para muertos”, dijo Cynthia Viteri, alcaldesa de esta ciudad portuaria donde se están disponiendo dos cementerios adicionales.

“¡Marchamos a la guerra sin armas!”, resume una veterana enfermera de la ciudad, contagiada por el covid-19, que ha matado a cinco trabajadores sanitarios en la ciudad..

Y en México, que ya suma más de 5.300 infectados y 400 fallecidos, los pobladores de lugares turísticos como las playas vírgenes de la costa Guerrero o parajes insólitos en Oaxaca cerraron a los visitantes por el temor a que traigan consigo el covid-19.

Los temores y los rumores dificultan la tarea de gobierno y de sectores sanitarios para combatir el covid-19.

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, la expresidenta chilena Michelle Bachelet, instó a los gobiernos de América Latina y de todo el mundo a permitir el regreso de sus ciudadanos varados en el extranjero

El llamado llegó después de que cientos de bolivianos fueran bloqueados en los últimos días en la frontera con Chile, cuando trataban de volver a su país.