Política

Polonia aprueba una controvertida ley para amordazar a la prensa

Iniciativa, criticada desde Washington, puede forzar al grupo estadounidense Discovery a vender la mayor parte de su participación en la red de televisión privada polaca TVN

Varsovia. El Parlamento polaco aprobó este miércoles una controvertida ley que amenaza la libertad de la prensa, según la oposición, y puede enturbiar las relaciones con Estados Unidos, en lo que supone un éxito para el poder empañado por el fracaso de otras iniciativas que fragilizan a la mayoría.

La controvertida ley de medios, criticada desde Washington, puede forzar al grupo estadounidense Discovery a vender la mayor parte de su participación en la red de televisión privada polaca TVN, crítica con el gobierno liderado por el partido Ley y Justicia (PiS).

El texto fue adoptado por 228 votos a favor y 216 en contra, además de diez abstenciones.

La decisión del Parlamento constituye “un ataque sin precedentes contra la libertad de expresión y la independencia de los medios”, declaró el miércoles por la noche la dirección de TVN en un comunicado.

“El resultado del voto atenta contra el derecho a la propiedad, lo que preocupa a los inversores extranjeros en Polonia”, añadió.

“Sin duda, también socava los fundamentos de la alianza polaco-estadounidense construida a lo largo de los últimos 30 años”, declaró la dirección de la televisión que instó al Senado y al presidente a rechazar la ley.

El jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, dijo estar “profundamente preocupado” por la aprobación de la ley.

“Este proyecto de ley debilitará considerablemente el entorno mediático que tanto trabajo ha costado construir al pueblo polaco”, estimó el secretario de Estado en un comunicado, en el que agrega que el proyecto está “en contra de los principios y valores que las naciones modernas y democráticas defienden”.

Cuatro votaciones perdidas

La votación tuvo lugar durante una bronca sesión del Parlamento que se produjo al día siguiente de la implosión de la coalición en el poder, provocada por la dimisión, ordenada por el primer ministro Mateusz Morawiecki, de su adjunto Joroslaw Gowin, jefe de uno de los tres partidos de dicha coalición, que cuenta con diez votos en la Cámara.

Los ultraconservadores perdieron cuatro votaciones durante el debate, algo sin precedentes desde su llegada al poder en el 2015, pero pudieron salvar la controvertida ley de medios.

Se trata de un texto importante para el partido populista Ley y Justicia y su presidente Jaroslaw Kaczynski, que ya controla la televisión pública TVP, convertida en herramienta de propaganda gubernamental, y gran parte de la prensa regional.

El gobierno polaco es habitualmente acusado por la Unión Europea de recortar las libertades democráticas en el país.

El martes por la noche, miles de personas se manifestaron en diferentes lugares de Polonia contra esta ley.

La implosión de la coalición no significa la caída automática del gobierno ya que se necesita un voto formal de confianza en el Parlamento. El gobierno podría gobernar en minoría.

Según los observadores, el resultado de la votación del miércoles demuestra que el Pis dispone de una mayoría muy incierta y tendrá que negociar con los diputados de los otros partidos, y en particular con la extrema derecha, antes de cada votación.