Política

Policía orteguista secuestra a dirigente Dora María Téllez y otros tres opositores

El régimen sandinista ha detenido a una docena disidentes y precandidatos presidenciales desde el pasado 2 de junio

La policía al servicio de Daniel Ortega detuvo este domingo a la exguerrillera sandinista y líder opositora Dora María Téllez, miembro de la opositora Unión Democrática Renovadora (Unamos). Téllez es la cuarta mujer detenida en las últimas horas.

Junto a Téllez se encontraba la también opositora de Unamos, Ana Margarita Vigil Guardián, quien también fue detenida, aunque todavía la Policía no ha explicado de qué se les acusa.

Algunos medios de comunicación reportaron que, supuestamente, a la vivienda de Téllez ingresaron drones del oficialismo que estaban haciendo vigilancia en contra de las dos mujeres.

Horas después, la policía informó de la detención de la presidenta de Unamos, Suyen Barahona Cuan, y del vicepresidente de la agrupación, el general en retiro y disidente sandinista Hugo Torres.

La policía dijo que los detenidos “son investigados por realizar actos que menoscaban la independencia, la soberanía y la autodeterminación, incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos”, entre otros delitos.

El régimen sandinista ha detenido a una docena opositores y precandidatos presidenciales desde el pasado 2 de junio.

Salvo a la candidata presidencial Cristiana Chamorro, a las demás presas se les ha aplicado la “Ley de Soberanía”, Ley 1055 aprobada por el régimen el 21 de diciembre de 2020, la cual castiga con cárcel a las personas que promueven la intervención extranjera.

“(...) incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos, pedir intervenciones militares, organizarse con financiamiento de potencias extranjeras para ejecutar actos de terrorismo y desestabilización, proponer y gestionar bloqueos económicos, comerciales y de operaciones financieras en contra del país y sus instituciones, demandar, exaltar y aplaudir la imposición de sanciones contra el Estado de Nicaragua y sus ciudadanos, y lesionar los intereses supremos de la nación”, dice el comunicado de la Policía.

Horas antes, efectivos de la Policía orteguista arrestaron también a la activista y miembro de la Unidad Azul y Blanco Támara Dávila, quien se encontraba en su vivienda con su hija de cuatro años.

La policía nicaragüense arrestó este domingo a cuatro reconocidos dirigentes de la disidencia sandinista, entre ellos a la exguerrillera Dora María Téllez, una de las voces más críticas del gobierno de Daniel Ortega, como parte de la persecución que la oposición dice enfrentar desde inicios de junio, informaron fuentes oficiales y políticas.

“El día de hoy domingo fueron detenidas las ciudadanas Dora María Téllez y Ana Margarita Vigil Guardián”, ambas dirigentes de la opositora Unión Democrática Renovadora (Unamos), dijo la policía en un comunicado.

Horas después, la policía informó la detención de la presidenta de Unamos, Suyen Barahona Cuan, y del vicepresidente de la agrupación, el general en retiro y disidente sandinista Hugo Torres.

La policía dijo que los detenidos “son investigadas por realizar actos que menoscaban la independencia, la soberanía y la autodeterminación, incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos”, entre otros delitos, según la nota.

En diciembre pasado, Nicaragua aprobó una polémica “Ley de Defensa de los Derechos del pueblo a la Independencia, la Soberanía y Autodeterminación para la Paz”, que castiga con cárcel a las personas que promueven la intervención extranjera.

Unamos, antes conocido como Movimiento de Renovación Sandinista (MRS, de centroizquierda), está conformado por disidentes del presidente Ortega, líder del gobernante Frente Sandinista (FSLN, de izquierda).

El operativo de este domingo, descabezó a la agrupación política opositora.

Destacada guerrillera

Téllez, historiadora de 65 años, fue una de las comandantes de los frentes guerrilleros que luchó contra la dictadura de Anastasio Somoza en los años 70, así como ministra de Salud durante la revolución sandinista en los años 80.

En 1978 participó, junto al fallecido Edén Pastora, en la toma al Palacio Nacional, una operación contra la dictadura somocista en la que la exguerrilla sandinista logró la liberación de 50 presos políticos.

En 1995, Téllez ayudó a fundar el MRS con sectores críticos al liderazgo de Ortega.

En 2018 denunció fuertemente al gobierno de Ortega —en el poder desde hace 14 años— por reprimir con violencia las protestas que pedían su salida y que dejaron al menos 328 muertos, según grupos humanitarios.

En medio de una grave crisis política, el gobierno atribuyó las manifestaciones a un fallido golpe de Estado de la oposición, fraguado con el apoyo de Estados Unidos, obispos y empresarios.

El arresto de las dirigentes opositoras de Unamos se produjo luego que la policía antimotines allanara sus residencias en Managua.

La Policía informó que los detenidos serán investigados y remitidas si es necesario ante “las autoridades competentes para su enjuiciamiento y determinación de las responsabilidades penales”.

Una docena opositores secuestrados en diez días

Estas detenciones se suman a la de la precandidata presidencial Cristiana Chamorro, de quien no se conoce nada desde que fue retenida por la Policía en su casa de habitación el pasado 2 de junio.

La opositora Violeta Granera, el 8 de junio recibió el régimen de casa por cárcel de facto, y posteriormente fue trasladada el 11 de junio en horas de la noche a la Dirección de Auxilio Judicial conocida como “El Chipote”, reconocida cárcel con múltiples denuncias de torturas.

La noche del 12 de junio, también fue detenida la miembro de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), Tamara Dávila, quien se encontraba vigilada por policías desde hacía semanas.

El régimen de Ortega ha detenido a 10 opositores y precandidatos presidenciales desde el 2 de junio. Chamorro, hija de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro, fue la primera.

Después, el 5 de junio, el régimen detuvo al precandidato presidencial Arturo Cruz, quien regresaba de un viaje a Estados Unidos. Se lo llevaron del Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, y dos días después, el 7 de junio, allanaron su vivienda y ampliaron su detención a 90 días.

Félix Maradiaga fue el siguiente. El Ministerio Público lo citó el 8 de junio a entrevista, posteriormente dio declaraciones a los medios de comunicación y cuando iba camino a su casa, la Policía lo detuvo.

Esa misma noche, fue detenido el también precandidato presidencial, Juan Sebastián Chamorro, quien un día después estaba citado por el Ministerio Público para declarar por una investigación que se realiza en contra de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

La Policía confirmó en esa ocasión que Juan Sebastián Chamorro había sido detenido, y de igual manera se llevaron al expresidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, José Adán Aguerri, y a Granera.

El 9 de junio las detenciones continuaron. La Policía de León allanó la vivienda del opositor José Pallais, quien recibió golpes, según denunciaron familiares.