AFP. 30 agosto
"Hay muchas más reuniones con líderes árabes y musulmanes para normalizar sus relaciones con Israel”, afirmó el primer ministro Benjamín Netanyahu, este domingo 30 de agosto del 2020 en conferencia de prensa en Jerusalén. AFP

Jerusalén. Israel mantiene negociaciones secretas con líderes árabes y musulmanes respecto a la normalización de sus relaciones, sostuvo este domingo el primer ministro Benjamín Netanyahu en vísperas del “primer vuelo comercial directo” entre el Estado hebreo y Emiratos Árabes Unidos, tras su reciente acuerdo.

Desde el anuncio, el 13 de agosto, por parte de Washington de la normalización de sus vínculos, Israel y Emiratos, que mantienen lazos informales desde hace años, aumentaron los intercambios telefónicos entre ministros y firmaron sus primeros contratos comerciales. Inclusive, el sábado, Abu Dabi derogó una ley de 1972 que estipulaba el boicot al Estado hebreo.

Por su parte, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, en el marco de una gira por Oriente Medio la semana pasada, en que visitó Sudán, Baréin y Omán, intentó convencer -sin éxito- a otros países de la región a seguir el ejemplo emiratí.

Entretanto, en los últimos meses, Netanyahu ya había hablado con dirigentes de Sudán, Chad y Omán.

“Estas son las entrevistas conocidas. Pero hay muchas más reuniones no mediáticas con líderes árabes y musulmanes para normalizar sus relaciones con el Estado de Israel”, aseveró este domingo al desvelar los países concernidos en estos debates.

El primer ministro Benjamín Netanyahu (izquierda), y el asesor presidencial estadounidense, Jared Kushner, se refirieron este domingo 30 de agosto del 2020 a las posibles relaciones de Israel con otros países árabes y musulmanes. AFP
El primer ministro Benjamín Netanyahu (izquierda), y el asesor presidencial estadounidense, Jared Kushner, se refirieron este domingo 30 de agosto del 2020 a las posibles relaciones de Israel con otros países árabes y musulmanes. AFP

“Los avances de hoy serán los estándares de mañana, despejarán el camino para que otros países normalicen sus relaciones con Israel”, añadió Netanyahu, junto al asesor de la Casa Blanca, Jared Kushner -y yerno del presidente Donald Trump-, y al asesor presidencial de Seguridad Nacional, Robert O’Brien.

Hasta ahora, la paz con los palestinos era considerada requisito previo para cualquier normalización de relaciones entre Israel y el mundo árabe y musulmán.

Pero el Estado hebreo ha intentado invertir la ecuación en los últimos años para convencer a los países árabes de hacerlo sin demandar tal condición.

Los palestinos fustigaron el acuerdo entre Israel y Emiratos, que calificaron de una “puñalada por la espalda” por parte de Abu Dabi, y sostuvieron que los otros países árabes “no pueden hablar en nombre de los palestinos”.

“Si tuviéramos que esperar a los palestinos, entonces esperaríamos para siempre”, expresó Netanyahu.

Israel y Emiratos Árabes Unidos acuerdan la paz

A su lado, Jared Kushner calificó el acuerdo con Emiratos como "un paso de gigante" y afirmó que "nunca había sido tan optimista respecto a la paz" en Oriente Medio, a pesar de la negativa de los dirigentes palestinos a reanudar conversaciones con Israel sobre la base del plan Trump.

Anunciado en enero pasado, este proyecto, calificado el domingo como “una oferta afable y realista” por Kushner, prevé en particular la creación de un Estado palestino pero en un territorio reducido y discontinuo en Cisjordania ocupada, parte del cual (cerca del 30%) sería anexado por Israel.

Primer vuelo comercial

Testimonio de la voluntad de avanzar velozmente en la normalización con Abu Dhabi, una delegación estadounidense-israelí viajará el lunes de mañana en el “primer vuelo comercial directo” entre Israel y Emiratos.

El vuelo LY971 de la compañía israelí El-Al, cuyo avión lleva inscritas las palabras “Paz, salam, shalom”, despegará del aeropuerto Ben-Gurion de Tel Aviv hacia Abu Dabi, con altos funcionarios a bordo. Entre ellos viajan israelíes, incluido el jefe del Consejo de Seguridad Nacional, Meir Ben-Shabbat, y una delegación estadounidense liderada por Kushner.