AFP. 27 agosto
El sultán omaní, Haitham bin Tariq, recibió este jueves 217 de agosto del 2020, en Mascate, al secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo. AFP
El sultán omaní, Haitham bin Tariq, recibió este jueves 217 de agosto del 2020, en Mascate, al secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo. AFP

Mascate, Omán. El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, concluyó el jueves una gira por Oriente Medio sin aparentemente convencer a otros países árabes de normalizar sus relaciones con Israel, tal como lo hizo Emiratos Árabes Unidos.

Antes de volar a Washington, Pompeo se reunió en Mascate con el sultán Haitham bin Tarek para tratar temas regionales. No se hizo mención alguna a Israel.

Pompeo, quien se declaraba “optimista” al inicio de su gira respecto a la posibilidad de que otros países siguieran el ejemplo de Emiratos, recibió una negativa de Sudán y una objeción de Baréin.

La histórica normalización entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, patrocinada por Estados Unidos y anunciada el 13 de agosto, se produjo a menos de tres meses de la elección presidencial estadounidense y Washington trataba de capitalizarla con un más amplio éxito en la región.

Ese acuerdo hizo que Emiratos se convirtiera en el tercer país árabe, después de Egipto (1979) y Jordania (1994), en tener relaciones oficiales con Israel.

Pero fue denunciado como una "puñalada" a la espalda por los palestinos, y recibido de forma dispar en las capitales árabes.

El asesor de Seguridad Nacional de Emiratos Árabes Unidos, Tahnoun bin Zayed al-Nahyan (centro, derecha), se reunió el miércoles 26 de agosto del 2020, en Abu Dabi, con el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo. AFP
El asesor de Seguridad Nacional de Emiratos Árabes Unidos, Tahnoun bin Zayed al-Nahyan (centro, derecha), se reunió el miércoles 26 de agosto del 2020, en Abu Dabi, con el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo. AFP

“La falta de compromiso público suplementario (a normalizar las relaciones con Israel) durante la gira de Pompeo se asemeja a un revés”, consideró Hugh Lovatt, analista del European Council on Foreign Relations.

Tanto “los responsables estadounidenses como los israelíes hicieron creer en la perspectiva de que otros países árabes seguirían a Emiratos” agregó.

Sin frutos a la vista

En Jartum, las autoridades sudanesas descartaron este martes el reconocimiento de Israel antes de las elecciones del 2022, ya que el mandato del actual gobierno de transición -tras la caída del expresidente Omar Al Bashir- no permite tomar esas decisiones

Por su lado, Baréin, pequeño reino del golfo Pérsico, e Israel comparten con otros países árabes de la región la misma hostilidad hacia Irán, país al que acusan de injerencia.

Pero las autoridades de Baréin subrayaron ante Pompeo la necesidad de crear un Estado palestino antes de cualquier normalización.

Baréin sigue una posición cercana a la de su aliado Arabia Saudí, peso pesado de la región, que no criticó el acuerdo del 13 de agosto, pero descarta una normalización con Israel hasta que no haya una solución a la cuestión palestina, así como una retirada israelí de los territorios ocupados en 1967.

“La política extranjera de Baréin está estrechamente alineada con la de Arabia Saudí” explicó Elham Fakhro, del International Crisis Group.

Pompeo inicia en Israel gira por Oriente Medio

Y en lo que se refiere a Omán, este país ha logrado “equilibrar sus relaciones entre actores regionales importantes como Arabia Saudí, Irán e Israel, y es poco probable que quiera arriesgarse a perder su posición de neutralidad”, destacó la analista Kakhro.

“Los cálculos internos también desempeñan un rol importante”, agregó. En efecto tanto en Baréin como en Omán varias capas de la población podrían oponerse a tal acuerdo, por lo que los dirigentes de ambos países “no quieren correr ese riesgo”.

El consejero de la Casa Blanca y yerno de Trump, Jared Kushner, viajará a la región la semana que viene para intentar mantener la "dinámica" negociadora.

Kushner planea tomar el primer vuelo comercial directo entre Israel y los Emiratos durante su visita, informó una fuente de la Casa Blanca.

Para Lovatt, “las reticencias (a la normalización con Israel) están vinculadas tanto con políticas regionales como internas, y posiblemente a la posición de Arabia Saudí” verdadero peso pesado regional.

“Pero a largo plazo, se trata más bien de una ralentización” del proceso de normalización con el Estado hebreo “que de un cambio de rumbo”, opinó.

Y recordó que “los países implicados (Baréin, Sudán, Omán, etc) han reforzado sus discretas relaciones con Israel y este proceso proseguirá con o sin normalización formal”.