AFP. 10 marzo
Así se apreciaba la contaminación con diésel del río Norilsk, en el Ártico ruso, en junio del 2020. AFP
Así se apreciaba la contaminación con diésel del río Norilsk, en el Ártico ruso, en junio del 2020. AFP

Moscú. El gigante minero ruso Norilsk Nickel anunció este miércoles que pagó una multa récord de $1.900 millones a la que fue condenado por la Justicia de su país por haber contaminado el Ártico.

El grupo dijo en un comunicado haber “hecho el pago de 146.200 millones de rublos ($1.900 millones) por los daños causados al medio ambiente tras el derrame de diésel del 29 de mayo del 2020” cerca de la ciudad ártica de Norilsk.

La suma será destinada al presupuesto federal.

(Video) Empresa rusa paga multa récord por contaminación en el Ártico

Unas 21.000 toneladas de combustible se vertieron en varias cursos de agua tras el colapso de un depósito de una central térmica que pertenece a una entidad de Norilsk Nickel que no había realizado unas obras que se necesitaban en el 2018.

En el momento de los hechos, el grupo consideró que el accidente podría haber sido causado por el deshielo del permafrost, consecuencia del cambio climático, que habría provocado el colapso de los pilares que sostienen la cisterna.

Esta contaminación generó una inmensa marea roja, visible desde el espacio. La limpieza completa de la zona debe tomar años.

El principal accionista del grupo es Vladimir Potanin, el hombre más rico de Rusia según la clasificación Forbes, y cercano al presidente ruso, Vladimir Putin.

Pese a esta proximidad, el mandatario ordenó a la empresa asumir todos los gastos de limpieza, cosa que el grupo rehusó hacer primero (proponiendo una suma muy inferior) antes de obedecer.

La empresa, una de los mayores contaminadores de Rusia, según ONG especializadas, parece estar buscando desde entonces una imagen más verde. Recientemente afirmó haber “aprendido una lección importante” y que desea “revisar drásticamente su enfoque de la gestión de los riesgos medioambientales”.

Nornickel también anunció en los últimos meses el cierre de una fundición de cobre y otra de níquel en la península de Kola (noroeste del país), lugares considerados entre los más contaminados del mundo debido a las emisiones de dióxido de azufre.

Diques flotantes instalados para contener la dispersión de la contaminación con diésel en un río fuera de la localidad de Norilsk, en junio del 2020. AFP
Diques flotantes instalados para contener la dispersión de la contaminación con diésel en un río fuera de la localidad de Norilsk, en junio del 2020. AFP