AFP y Redacción. 19 junio, 2018
Manifestantes antigubernamentales se cubrían detrás de una barricada mientra se enfrentaban con la Policía en Masaya, este martes 19 de junio del 2018
Manifestantes antigubernamentales se cubrían detrás de una barricada mientra se enfrentaban con la Policía en Masaya, este martes 19 de junio del 2018

Masaya, Nicaragua. Fuerzas progubernamentales de Nicaragua lanzaron este martes una fuerte ofensiva para recuperar el control de la ciudad de Masaya, declarada por sus pobladores en rebeldía, lo que dejó al menos seis muertos.

Detrás trincheras de adoquines, pobladores, varios de ellos encapuchados, repelieron el ataque de fuerzas antimotines y grupos parapoliciales a punta de morteros y con escudos improvisados, en las calles de Masaya, 35 km al sureste de Managua, constató un equipo de la AFP.

Según el diario La Prensa, que citó a la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), se habían registrado seis fallecidos y 35 heridos.

Desde tempranas horas de la mañana, la ciudad fue blanco de ataques de policías antimotines y grupos de choque afines al gobierno, agregó el periódico.

Ofensiva del gobierno para retomar Masaya

Con esas seis víctimas fatales asciende a a 189 la cantidad de muertos en dos meses de violenta represión de las protestas contra el gobierno, que surgieron el 18 de abril contra una reforma al sistema de jubilaciones impuesta por el gobierno del presidente Daniel Ortega.

Fuertemente armados, los antimotines, de negro y muchos con pasamontañas, llegaron a Masaya luego de que esta ciudad, históricamente combativa, se declaró el lunes en rebeldía para exigir la salida del poder de Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo.

“Ayúdenme, él no es un perro, no lo puedo dejar aquí”, gritaba una mujer en una calle junto al cuerpo de un hombre baleado, según un video difundido ampliamente en las redes sociales. Cerca de ella, un grupo de antimotines la observaba.

La operación también tenía como objetivo rescatar al subdirector de la Policía Nacional, comisionado general Ramón Avellán,quien permanecía atrincherado en el comando policial de Masaya desde hace más de dos semanas indicó La Prensa. Aparentemente, el oficial fue envacuado en un helicóptero que lo trasladó a Managua.

En Ticuantepe, a 14 km de Masaya, resultaron heridas otras 37 personas cuando la Policía y los grupos paramilitares y turbas atacaron el tranque (bloqueo) que era resguardado por decenas de jóvenes.

Un manifestante disparaba un mortero artesanal durante choques contra fuerzas progubernamentales en Masaya, este martes 19 de junio del 2018.
Un manifestante disparaba un mortero artesanal durante choques contra fuerzas progubernamentales en Masaya, este martes 19 de junio del 2018.

Las fuerzas progubernamentales, apoyadas por tractores y camiones de volquete de la Alcaldía de Managua, levantaban los bloqueos sobre la carretera a Masaya.

Ráfagas de fusil se escuchaban varias zonas de la ciudad y en su entrada principal.

“Organismos Internacionales están enterados del ataque a Masaya. Le pedimos al Gobierno de Nicaragua que detenga la represión y no dañe más su imagen de cara a la comunidad internacional. ¡El gobierno puede detener una masacre!”, escribió en Twitter el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez.

'Impasse' en diálogo

El ataque a la ciudad se produjo la mañana del martes, horas después que la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) suspendió el diálogo hasta que el gobierno incluya a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos y la Unión Europea (UE) para investigar la violenta represión de las protestas.

“Este gobierno tiene que demostrar voluntad política. Esto no es un juego, esto es serio para el futuro de Nicaragua. Aquí no se pueden seguir asesinando más personas”, declaró el obispo Silvio Báez, arzobispo auxiliar de Managua.

El gobierno y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia habían acordado el viernes invitar a los organismos internacionales a ayudar a investigar la situación de violencia.

Pero la Alianza, que agrupa a empresarios, estudiantes y otros grupos de la sociedad civil, se retiró el lunes de las mesas de diálogo tras criticar al gobierno por el incumplimiento de ese acuerdo.

El canciller Denis Moncada, jefe de la delegación oficial, alegó razones “burocráticas” para no haber cursado las invitaciones, dijo Carlos Tünnerman, delegado de la sociedad civil en las conversaciones.

Los participantes tenían previsto discutir el levantamiento de los bloqueos de las vías, el adelanto de las elecciones del 2021 a marzo del 2019 y reformas en el Poder Judicial.

Tras la suspensión del encuentro, el gobierno emitió una declaración en la que se desmarcó de la represión y afirmó haber propuesto a la oposición “trabajar para alcanzar acuerdos verificables de seguridad, paz y reconciliación” .

Estados Unidos se sumó a la presión por la presencia de organismos internacionales y por el adelantamiento de las elecciones para acortar el mandato de Ortega.

Este martes llegó a Managua Carlos Trujillo, representante del gobierno de Donald Trump ante la Organización de los Estados Americanos (OEA).

“Estados Unidos condena la violencia e intimidación patrocinadas por el gobierno (...) esta mañana”, expresó el Departamento de Estado en un comunicado, al informar sobre el viaje de Trujillo.

En Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, durante una sesión del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, condenó la violencia en Nicaragua y llamó al gobierno a cumplir los compromisos.