Ximena Alfaro M. y agencias. 19 abril

Managua. Cientos de manifestantes enfrentaron este jueves en la capital de Nicaragua a fuerzas antimotines que intentaban neutralizar con gases lacrimógenos y balas de goma una protesta contra una reforma al sistema de pensiones.

Las protestas convocadas por universitarios, jubilados y vecinos comenzaron la mañana del jueves en las cercanías de la Universidad Nacional Agraria (UNA) en Managua, y durante la tarde se extendieron a otros recintos y ciudades vecinas.

Los manifestantes rechazan el monto de cotización a patronos y trabajadores y la imposición de una rebaja del 5% a la pensión de jubilados para atención médica en una reforma decretada por el gobierno del presidente Daniel Ortega, por recomendación del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Según los medios La Prensa de Nicaragua y Confidencial, los enfrentamientos cobraron su primera víctima la noche de este jueves. Se trataría de un joven que se enfrentó con manifestantes fuera de la sede de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli).

Un integrante de la Juventud Sandinista agredió al fotógrafo de la Agencia AP, el miércoles 18 de abril. Foto: Confidencial
Un integrante de la Juventud Sandinista agredió al fotógrafo de la Agencia AP, el miércoles 18 de abril. Foto: Confidencial

Un ambiente tenso se percibía en las cercanías de la Universidad Centroamericana (UCA) y la Universidad Politécnica (UPOLI), donde manifestantes intentaban protestar, mientras grupos de apoyo al gobierno se mantenían sobre las rotondas de la capital.

“Anoche Managua fue una cacería de manifestantes. Muchas personas debieron refugiarse en la UCA, porque fueron agredidos con piedras. Hubo mucha gente lesionada. Estamos en un estado de terror”. Joven agredido en manifestación.

En Masaya, 30 kilómetros al sureste, cientos de manifestantes encabezados por jubilados que rechazan la deducción a sus pensiones se manifestaban en las calles, en presencia de las fuerzas antimotines.

El gobierno de Ortega también ordenó la suspensión de las señales de los canales de televisión 100% Noticias y Canal 12, los cuales estaban transmitiendo las protestas.

Las protestas iniciaron el miércoles cuando al menos 18 personas, entre ellos periodistas, resultaron con heridas y golpes por objetos contundentes al ser sorprendidos por simpatizantes del Frente Sandinista.

Dos estudiantes de la Universidad Centroamericana (UCA) que participaron en la manifestación y quienes prefirieron reservar su identidad, afirmaron a La Nación que fueron golpeados y abusados por miembros de las turbas durante la protesta.

Las protestas con alternados también han ocurrido en León (oeste) y Matagalpa (norte), según reportes de redes sociales.

Autoridades de la UCA suspendieron este jueves las actividades académicas, luego de que la noche del miércoles manifestantes se refugiaran en sus instalaciones al ser perseguidos por los grupos de choque.

Por su parte, el presidente de la Comisión Permanente de Derechos Humanos de Nicaragua, Marcos Carmona, condenó la violencia en contra de los manifestantes.

"Hemos visto que los estudiantes han ejercido su protesta dentro del marco cívico; sin embargo, las turbas y los militares del Gobierno están reprimiendo las marchas. Es un acto represivo y condenable", afirmó Carmona.

El Obispo Auxiliar de Managua, Julio Báez, llamó a la sensatez al presidente Daniel Ortega y a la vicepresidenta Rosario Murillo para que “detengan la violencia y la represión. ¡No pongan en peligro la paz del país!”, publicó en su cuenta de Twitter.

Los policías disparan balas de goma a estudiantes que tomaron las calles para protestar contra la reforma de pensiones impuesta por el Gobierno, en Managua el 19 de abril del 2018. Foto: Agencia AFP
Los policías disparan balas de goma a estudiantes que tomaron las calles para protestar contra la reforma de pensiones impuesta por el Gobierno, en Managua el 19 de abril del 2018. Foto: Agencia AFP

La vicepresidenta Rosario Murillo dijo que las protestas son dirigidas por grupos “minúsculos”, a los que tildó de “almas pequeñas, toxicas, llenas de odio” que no representan el sentimiento del pueblo.

“Estas circunstancias dolorosas tan manipuladas, esa corrupción de pensamientos e intenciones, estos corazones enfermos, cargados de odio y pervertidos, no pueden sembrar el caos y negar a todas los nicaragüenses la tranquilidad que gracias a Dios tenemos”, agregó.

¿En qué consiste la reforma?

Los cambios al sistema de pensiones fueron recomendados por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para darle sostenibilidad al Instituto Nicaragüense de Seguro Social (INSS).

El Consejo Directivo del INSS acordó aumentar de 6,25% a 7 % la cotización que pagan los trabajadores a partir del 1°. de julio próximo y elevó de 19% a 21% la cuota patronal a partir de esa fecha, un punto porcentual más a partir del 1°. de enero del 2019 y 0,5 puntos porcentuales a partir del 2020, hasta alcanzar un 22,5 %.

De igual forma, las medidas aprobadas obligan a los jubilados a aportar un 5% de la pensión en concepto de cobertura de enfermedades.

Aunque el Gobierno mantuvo intacto la edad de jubilación y el número de cotizaciones para pensionarse, los aumentos en las contribuciones han sido rechazados por empresarios, sindicatos opositores y sociedad civil.

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) advirtió que la reforma provocará “despidos y más desempleo” y proyecta que unos $200 millones dejarán de circular en la economía, lo que redundará en una desaceleración del consumo y mayor informalidad.

Llamado de Costa Rica

El director general de Política Exterior de Costa Rica, Christian Guillermet, manifestó la preocupación por los hechos de violencia que están ocurriendo en el país vecino. A su vez, hizo un llamado para solucionar el conflicto mediante vías pacíficas y condenó la censura a los medios de comunicación.

"Toda situación de violencia, de exaltación social, lógicamente que causa preocupación y seguimos por ello con muchísima atención lo que está sucediendo en Nicaragua. Hacemos un llamado para lo que los derechos humanos se respeten y no hayan actos de violencia y sobretodo para que esto se pueda solucionar por vías pacíficas y por medio del diálogo. Es importante mantener la paz social y en ese sentido creemos que no contribuye mucho el hecho de coartar la libertad de expresión", manifestó Guillermet.

El Colegio de Periodistas de Costa Rica se unió al rechazo de las medidas tomadas por el gobierno de Ortega contra la prensa.

“No podemos tolerar que ningún gobierno utilice grupos de choque para acallar las voces de los comunicadores. Cuando este tipo de incidente ocurre, se reafirma que se está frente a una débil democracia, muy cercana a una dictadura. El derecho a la información es inviolable”, indicó Allan Trigueros Vega, presidente de la organización, en un comunicado de prensa.