Agencia AFP. 17 julio
Un joven manifestante en el barrio Monimbó, de la ciudad de Masaya. Foto: AFP
Un joven manifestante en el barrio Monimbó, de la ciudad de Masaya. Foto: AFP

Managua. Fuerzas combinadas del gobierno del presidente Daniel Ortega lanzaron este martes un fuerte ataque sobre la ciudad rebelde de Masaya, en un nuevo intento de desarticular la resistencia en el barrio de Monimbó, símbolo de las protestas que dejan unos 280 muertos en tres meses en Nicaragua.

"¡Atacan Monimbó! Las balas están llegando hasta la parroquia María Magdalena, en donde está refugiado el sacerdote" de ese templo, denunció en Twitter el arzobispo auxiliar de Managua, Silvio Báez.

Las campanas de las iglesias sonaron al tiempo que ráfagas de armas de todo calibre se escucharon por todos lados de Masaya, dijeron testigos que llamaron a emisoras de Managua.

Más de 1.000 hombres fuertemente armados con ametralladoras entraron disparando a mansalva a esta ciudad de 100.000 habitantes, ubicada a 30 kilómetros al sur de la capital, indicaron pobladores.

Los antimotines y parapolicías ingresaron a bordo de 37 camionetas y rodearon Masaya, cerrando el acceso a la ciudad, según imágenes subidas por pobladores en las redes sociales.

"Están ametrallando las casas de manera irresponsable, el mensaje es que al que saque la cabeza lo matan, es un menaje de terror. Lo que más me preocupa son los niños, mujeres embarazadas y ancianos", dijo el secretario de la Asociación Nicaragüense de Derechos Humanos (ANPDH), Álvaro Leiva.

Desde Estados Unidos, el secretario de Estado adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental, Francisco Palmieri, pidió "enérgicamente" al presidente Ortega "que no ataque a Masaya".

(Video) Comunidad internacional pide cese de represión en Nicaragua

"La continua violencia y derramamiento de sangre promovidos por el gobierno en Nicaragua deben cesar inmediatamente. El mundo está observando", escribió en Twitter.

La acción de las fuerzas gubernamentales forma parte de la llamada "operación limpieza" que policías y paramilitares iniciaron a inicios de julio para limpiar las calles de manifestantes que exigen desde abril la salida del poder de Ortega, un exguerrillero de 72 años que gobierna desde el 2007.

La operación del martes, en la que también se observaron francotiradores, se concentra sobre el barrio indígena de Monimbó, donde la población ha levantado barricadas de adoquines de hasta dos metros.

"Nos están atacando con armas de alto calibre, es uno de los ataques más fuerte que han lanzado a Masaya, se oyen detonaciones y disparos de ametralladoras", relató el dirigente del movimiento estudiantil 19 de Abril, Cristian Fajardo.

Los muchachos resisten "con morteros y piedras", agregó.

Báez suplicó al presidente Ortega detener "la masacre" y pidió a la gente de Monimbó que se resguarde y "salven sus vidas".

La ciudad de Masaya se declaró en rebeldía contra el gobierno desde que iniciaron el 18 de abril las protestas antigubernamentales que reclaman la salida del gobierno de Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo.