AFP. 10 septiembre
Miembros de las pandillas Mara 18 y MS-13 custodiados por guardias penitenciarios en la cárcel de máxima seguridad de Izalco, en Sonsonate, El Salvador. AFP
Miembros de las pandillas Mara 18 y MS-13 custodiados por guardias penitenciarios en la cárcel de máxima seguridad de Izalco, en Sonsonate, El Salvador. AFP

San Salvador. El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, recibió advertencias del gobierno de Estados Unidos y de congresistas de Washington que expresaron su preocupación sobre “la creciente hostilidad” hacia la prensa después de que el diario digital El Faro denunció una presunta negociación entre el gobierno salvadoreño y pandillas.

"Los periodistas realizan un trabajo crucial en una democracia y su independencia debe ser respetada", dijo en Twitter este jueves el jefe de la diplomacia estadounidense para América Latina, Michael Kozak.

Bukele calificó el artículo como "ridículo" y al periódico como "un panfleto". Este diario ya había sido objeto de sus descalificaciones y el mandatario llegó incluso a bloquear su acceso a coberturas en la Casa Presidencial.

En tanto, un grupo de congresistas, incluyendo el presidente del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, Eliot Engel, expresaron su “alarma” frente a los ataques recientes contra El Faro.

“Además, estamos extremadamente preocupados por la agresiva auditoría lanzada por el ministerio de Finanzas sobre El Faro, que parece un esfuerzo para intimidarlos”, indicaron los senadores y representantes.

El senador Patrick Leahy advirtió de que la ayuda que Washington da al país se basa en “compromisos con los valores compartidos, incluyendo la libertad de prensa”.

“Si ese compromiso falla, nosotros tenemos la responsabilidad de responder”, indicó Leahy en relación con la ayuda que Estados Unidos entrega, que para el año fiscal 2020 es de $45 millones, según datos oficiales.

De acuerdo con el Ministerio de Justicia y Seguridad, Bukele, quien llegó al poder en junio del 2019 con un estilo que representaba una ruptura con los partidos tradicionales, recibió el país con una tasa de 52 homicidios por cada 100.000 habitantes y cerró el 2019 con una de 36.

La investigación de El Faro denunció además que la negociación con las pandillas incluyó también el apoyo de la Mara Salvatrucha al partido político Nuevas Ideas, que Bukele ayudó a formar.