AFP . 4 mayo

Seúl. Corea del Norte afirmó el domingo haber probado lanzacohetes de largo alcance y armas tácticas teledirigidas, un día después del que podría ser el primer disparo de misiles de corto alcance de Pyongyang en más de un año.

La agencia estatal norcoreana KCNA precisó que los disparos de lanzacohetes se produjeron el sábado, e indicó que estos ejercicios estuvieron supervisados por el líder Kim Jong Un.

Fotografía facilitada el domingo 5 de mayo de 2019 por el gobierno de Corea del Norte, donde muestra al líder norcoreano Kim Jong Un observando pruebas de diferentes sistemas de armas en Corea del Norte. Foto: AP
Fotografía facilitada el domingo 5 de mayo de 2019 por el gobierno de Corea del Norte, donde muestra al líder norcoreano Kim Jong Un observando pruebas de diferentes sistemas de armas en Corea del Norte. Foto: AP

“El objetivo de estos ejercicios era inspeccionar las capacidades operacionales y la precisión de tiro de los lanzacohetes múltiples de gran calibre así como las armas tácticas teledirigidas”, indicó la agencia, añadiendo que los disparos fueron orientados hacia el mar de Japón.

También el sábado, Corea del Norte “lanzó varios proyectiles de corto alcance” desde la península de Hodo, cerca de la ciudad costera de Wonsan, en dirección noreste, señaló el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas de Corea del Sur. En un primer comunicado hizo referencia a “misiles”.

Los proyectiles recorrieron entre 70 y 200 kilómetros sobre el mar de Japón, según el texto. De acuerdo con el ministerio japonés de Defensa “no hay confirmación” de que los misiles sobrevolaran su territorio.

El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo el sábado estar confiado en la voluntad de Kim Jong Un de alcanzar un acuerdo sobre la cuestión nuclear, a pesar del anuncio de los disparos de misiles de corto alcance.

“Creo que Kim Jong Un comprende plenamente el gran potencial económico de Corea del Norte, y no hará nada para interferir o acabar con él”, reaccionó Trump en Twitter.

“También sabe que estoy con él y no quiere romper su promesa. íEl acuerdo se cumplirá!”, agregó el mandatario estadounidense.

La presidencia surcoreana dijo sentirse “muy preocupada” porque el lanzamiento vulnera un acuerdo militar firmado por las dos Coreas en Pyongyang el año pasado.

“Pedimos la participación activa de Corea del Norte en los esfuerzos para reanudar rápidamente el diálogo”, afirmó en un comunicado.

A inicios de esta semana, Pyongyang advirtió a Estados Unidos de un “resultado indeseable” si no ajustaba su posición para finales de año, después de tres meses de parálisis en las negociaciones sobre el programa balístico y nuclear de Corea del Norte.

“Nuestra resolución sobre la desnuclearización permanece intacta y lo haremos cuando llegue el momento", dijo el viceministro de Relaciones Exteriores de Corea del Norte, Choe Son Hui.

“Kim decidió recordar al mundo, y concretamente a Estados Unidos, que sus capacidades armamentísticas aumentan cada día”, dijo Harry J. Kazianis, director de estudios coreanos en el Center for the National Interest en Washington.

El experto teme “el inicio del regreso a la época de las amenazas de guerra nuclear y de los insultos personales, un ciclo de tensiones peligrosas que hay que evitar a toda costa”.

La iniciativa norcoreana se produce antes de la visita a Japón y Corea del Sur que realizará la semana próxima el representante especial de Estados Unidos, Stephen Biegun.

Según Washington, abordará con sus interlocutores los “esfuerzos para avanzar hacia una desnuclearización completa y totalmente controlada de Corea del Norte”.

Pyongyang ya había anunciado en noviembre y abril haber probado unas misteriosas “armas tácticas”, sin dar más detalles. Eran los primeros ensayos de armas que anunciaba el Norte desde el inicio, en 2018, de las negociaciones con Estados Unidos sobre sus programas militares.

El régimen norcoreano se abstuvo hasta ahora de probar misiles balísticos o armas nucleares, lo que supondría el fin definitivo a su acercamiento al Sur y a Estados Unidos. El último disparo de misiles fue en noviembre de 2017.

En tanto, el especialista en Corea del Norte Ankit Panda afirmó que los lanzamientos de misiles de este sábado "no violan la moratoria de pruebas de misiles adoptada por Kim Jong Un", ya que esa medida se refiere a misiles "balísticos de rango intercontinental".

"Históricamente Corea del Norte no realiza pruebas [de armamento] mientras haya conversaciones con Estados Unidos. Ahora no hay conversaciones", apuntó.

En la histórica cumbre con Donald Trump en junio de 2018 en Singapur, Kim Jong Un se comprometió a "trabajar por la desnuclearización completa de la península coreana".

Pero el escepticismo aumentó con la ausencia de progresos concretos, luego de que los dos líderes se distanciaron en febrero en Hanói por un desacuerdo.

Entonces Kim pidió que se levantaran las sanciones que, a juicio de Trump, eran demasiado importantes, a cambio de iniciar una desnuclearización que el estadounidense consideró demasiado tímida.

La ministra surcoreana de Relaciones Exteriores, Kang Kyung-wha , consideró el viernes que Pyongyang debía mostrar una desnuclearización “visible, concreta y sustancial” si esperaba el levantamiento de sanciones.