Marvin Barquero. 20 enero
Uno de los programas afectados por la caída en ingresos del Instituto Costarricense de Turismo es el de Gestión Integral de Destinos Turísticos, el cual involucra comunidades como las de Los Santos. En la imagen, un recorrido que ofrece la empresa Casa Parra Adventures, en Dota. Foto: Cortesía Casa Parra
Uno de los programas afectados por la caída en ingresos del Instituto Costarricense de Turismo es el de Gestión Integral de Destinos Turísticos, el cual involucra comunidades como las de Los Santos. En la imagen, un recorrido que ofrece la empresa Casa Parra Adventures, en Dota. Foto: Cortesía Casa Parra

Las acciones de promoción, las encuestas a la salida en los aeropuertos, la ayuda a las comunidades turísticas y la inversión en infraestructura se cuentan entre los proyectos afectados este año por la caída de 60% en el presupuesto del Instituto Costarricense de Turismo (ICT).

Mientras tanto, la entidad adelantó que sigue gestionando un crédito de entre $15 millones y $20 millones, en condiciones blandas, para apoyar el plan de gastos de este año y del 2022, en vista de la reducción de ingresos.

Aunque no ahondó en detalles por estar aún en negociaciones, ese préstamo se gestiona en dólares, a una tasa de interés de entre 2,5% y 3% anual, a un plazo de ocho años y con un periodo de gracia de 12 meses, adelantó el gerente general del ICT, Alberto López.

La entidad rectora del turismo respondió, el 8 de enero pasado, que estima un presupuesto total, para este año, de ¢20.294 millones ($33,1 millones), el cual se financia con recursos frescos o ingreso corriente en 53,1% y con el uso del superávit el restante 46,9%.

Ese plan de gastos es 60% inferior al original planteado para el 2020, que se propuso en $83,41 millones. Pese a esta merma, la entidad reconoció que este 2021 tendrá que acudir a todas sus reservas.

Los ingresos del ICT dependen de impuestos que se cobran al ingreso de turistas, un sector muy afectado en el 2020 por la pandemia y que incluso se redujo a cero de marzo a julio, por el cierre de las fronteras.

La institución se financia con un tributo de $15 de entrada que se cobra a todos los turistas que ingresen por la vía aérea, 5% por cada boleto aéreo que se origina en Costa Rica para viajes internacionales y también del 5% sobre la compra de boletos cuyo destino sea Costa Rica.

Impacto

Ante una consulta para ampliar acerca del impacto por la caída en los ingresos y el presupuesto, López explicó que todos los programas de la institución tienen un grado de afectación.

Empero, dijo que se debe posponer el desarrollo de infraestructura pública para el turismo. También hay afectación, señaló, en la atención de temas de zona marítimo terrestre y recolección de datos en los principales aeropuertos al ingreso o egreso del país, así como en la segunda medición nacional del Índice Progreso Social en Centros de Desarrollo Turístico y en el Programa de Gestión Integral de Turismo.

Además, se impactan los programas de mercadeo. En este caso, detalló López, mientras se buscan recursos para robustecer la promoción turística internacional del país.

“Dado que los programas institucionales impactan de una u otra manera todos los destinos del país, la afectación es general para los 32 Centros de Desarrollo Turístico del territorio nacional”, advirtió López ante la consulta de cuáles comunidades o regiones se verán más afectadas.

Reveló que se cerraron totalmente los programas de Artesanías con Identidad y las capacitaciones presenciales, pero en su lugar se reforzó la plataforma ICT Capacita para formación virtual, en uso desde finales de mayo de 2020.