Política Económica

Publicidad exterior aprovecha vacíos en fiscalización para poblar las calles de San José

Normas desfasadas y falta de personal afectan control de Municipalidad sobre propaganda

Una gran cantidad de rótulos toma las calles del cantón Central de San José y genera contaminacón visual, por vacíos en la fiscalización, propiciados por la existencia de un Reglamento de Publicidad Exterior de la Municipalidad josefina, que no se renueva desde el 2014.

Además, el gobierno local cuenta con poco personal para inspeccionar que los establecimientos cumplan con el reglamento, junto con una fiscalización fraccionada por parte de la Dirección de Control Urbano de este ayuntamiento.

El Reglamento de Publicidad Exterior no solo no lo renuevan desde hace siete años, sino que también es una herramienta insuficiente para el control adecuado y la sanción respectiva en caso de que se den incumplimientos por parte de los establecimientos.

De acuerdo con el jefe de la Sección de Permisos de Construcción del municipio josefino, Royeé Álvarez, el reglamento vigente no les da suficientes armas para regular la publicidad exterior del cantón y, además, asegura que está fuera de la línea de tiempo porque se ha transformado mucho el tema de qué es publicidad.

Incluso el reglamento actual indica que para que un comercio en el cantón Central de San José pueda colocar publicidad exterior debe tener una licencia municipal y un permiso de construcción para la estructura publicitaria, ambos otorgados por el municipio. Sin embargo, con este último aspecto, hay formatos publicitarios que no se pueden sancionar, como por ejemplo los toldos.

“Imprimir un banner o un toldo sale más barato y, además, se sujeta, pero como lo sujeta entonces no está ligado a una estructura. Ahí yo me quedo sin dientes para poder multar o notificar, porque no tengo estructura”, dijo el funcionario.

“¿Qué hemos hecho? Nosotros tratamos de buscar un portillo para poder decir ‘bueno, si es del MOPT, ¿usted ya tiene el visto bueno? Si no es así entonces tiene que ajustarse”, agregó.

”Y si es una calle local -continuó- entonces yo poderle decir ‘¿usted al menos está amarrado a una ventana? Bueno, entonces esa ventana está funcionando como estructura. Entonces, usted necesita, ahora sí, sacarme un permiso porque la dimensión de ese banner gigantesco no va acorde al cálculo de lo que usted tiene de frente’”, mencionó el funcionario.

La colocación de stickers adhesivos tampoco está contemplada en el reglamento, al igual que el color con el que pintan las fachadas de los establecimientos, incluso cuando están a la par de edificios declarados patrimonio.

Aparte de los vacíos que existen en el reglamento, también hay presencia de un desconocimiento por parte de los comerciantes en cuanto al porcentaje que pueden destinar, del frente del local, a la publicidad.

Entonces, según explicó Álvarez, hay personas que alquilan inmuebles, colocan rótulos gigantescos y nunca se acercan a la municipalidad a sacar los permisos respectivos. Con esto, aparte de generar contaminación visual, no pagan ni cumplen con los requisitos.

Todos los aspectos mencionados anteriormente evidencian la necesidad de renovar este reglamento y ajustar detalles para tapar los vacíos existentes.

“Entonces, nosotros en este momento estamos en un proceso de reforma al Reglamento de Desarrollo Urbano -el cual incluye el Reglamento de Publicidad Exterior-, tanto así que desde finales de abril nosotros estemos haciendo las audiencias públicas para la aprobación final del mismo”, expresó Álvarez.

Además, según dijo, para que el nuevo Reglamento de Publicidad Exterior les dé músculos debe tener ajustes en el tema de las multas, definir el concepto de publicidad exterior y las dimensiones que cada interesado pueda tener para el rótulo que desea colocar.

Inspecciones y sanciones

Para mitigar los incumplimientos es necesario que la municipalidad inspeccione los comercios que se localizan en el cantón Central de San José y sancione a los que incumplan con lo establecido en el reglamento actual.

Según el jefe de la Sección de Permisos de Construcción, hay varios “escenarios” de inspección como el de denuncia y otro en el cual el ayuntamiento detecta por medio de un constante monitoreo de las construcciones.

Sin embargo, cuentan con tan solo 11 inspectores que se encargan del control de todas las construcciones de los 11 distritos que conforman el cantón josefino.

Si notan que algún local incumple con las directrices del Reglamento de Publicidad Exterior del 2014, el municipio sigue una “ruta” de sanción.

El periodo de tiempo que el ayuntamiento da para que el local se ponga en regla depende de cada caso, pero lo máximo que otorgan son 30 días. Además, de acuerdo con el funcionario, la sanción máxima es la suspensión de la patente.

No obstante, el jefe de la Sección de Patentes de la Municipalidad de San José, Carlos Montero, mencionó que no han cancelado patentes por publicidad exterior.

Además, explicó, por medio de correo electrónico, si las estructuras publicitarias no tienen el permiso constructivo, la sanción máxima es la eliminación de la misma, en caso de ser necesario.

Así lo indica, también, el reglamento en el artículo cinco y agrega que “en caso de rótulos antirreglamentarios ligados a una patente comercial la Municipalidad sancionará a los infractores con la clausura del establecimiento comercial, hasta que se ponga a derecho...”

En el caso de existir estructura de vallas y pantallas publicitarias sin permiso de construcción, aplicará la imposición de la multa del 1% sobre el valor de la obra...”

Según el director de Desarrollo Urbano de la Municipalidad de San José, Luis Vega, es palpable que sí hay establecimientos comerciales que incumplen con aspectos de rotulación, esto pese a las sanciones existentes.

Además, para conocer la actuación de la municipalidad por la vía administrativa, con respecto a publicidad exterior, La Nación solicitó datos sobre notificaciones, intervenciones, multas y eliminación de publicidad exterior, sin embargo, solo recibió la cantidad de notificaciones.

Control segregado

En la Municipalidad de San José, lo relacionado con publicidad exterior es competencia de la Dirección de Control Urbano, la cual tiene dos secciones: Permisos de Construcción y Patentes. Es decir, que la publicidad exterior es tratada en, al menos, dos secciones diferentes.

Pese a que es un mismo tema, la información y los datos se encuentran segregados por sección. Por ejemplo, para conocer datos sobre la eliminación de estructuras publicitarias por incumplimiento en algún aspecto del Reglamento de Publicidad Exterior es necesario dirigirse al área de Inspección Urbana de la Sección de Permisos de Construcción.

Sin embargo, la publicidad exterior no solo se fiscaliza de manera fraccionada dentro de este ayuntamiento, sino que también a nivel nacional. Así, si la publicidad exterior se ubica adyacente a una vía cantonal es regulada por el municipio correspondiente y si está adyacente a una ruta nacional es competencia del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT).

De esa forma, si un predio se ubica en el cantón Central de San José, pero está adyacente a una ruta nacional y quiere colocar un rótulo, deben tramitarse gestiones en las dos entidades públicas.

De acuerdo con el jefe del Departamento de Inspección Vial y Demoliciones del MOPT, Vinicio Barboza, en este caso en particular, para colocar un rótulo se debe pedir permiso al MOPT y, además, para ejercer la actividad comercial se necesita la patente y se tiene que buscar un permiso de construcción, ambos otorgados por la municipalidad.

“Nosotros debemos ir a la coordinación institucional porque a veces las municipalidades otorgan permisos de construcción sobre estructuras que están adyacentes a las rutas nacionales y en algunos casos nos hemos topado con vallas publicitarias que tienen permisos de construcción y que no tienen el permiso nuestro frente a rutas nacionales”, comentó Barboza.

Por su parte, el jefe de la Sección de Permisos de Construcción del municipio josefino, Royeé Álvarez, aseguró que la participación del ayuntamiento es suficientemente ágil hasta donde las normas le permiten. Empero, agregó que si los estatutos estuvieran más actualizados podrían hacer más.

“Sin embargo, no somos el ente único que regula esto. Entonces, cuando tienes vallas como la que está contiguo al Museo Nacional sobre la línea del tren y alguien dice ‘¿cómo es posible que la ciudad tenga esto?’ Qué pena, es que ni siquiera pasó por la ciudad, eso fue que, diay, no sé cómo el MOPT autoriza esto sobre la línea férrea.

”Ahora con las nuevas reformas pues no se va a poder, vas a tener que venir acá y vamos a entrar en un pulso tremendo con el MOPT, pero ya va a haber un artículo puntual para eso”, concluyó el funcionario municipal.

Aspecto estético de la ciudad

La existencia de muchos rótulos en los diferentes establecimientos del cantón Central de San José puede provocar contaminación visual, es decir, que la gran cantidad de esas estructuras perturbe la visualización y afecte la estética de la ciudad.

Ante esto, Roberto Guzmán, director de Chepecletas, una empresa que promueve el turismo por San José, lamentó el descontrol en el manejo de la publicidad exterior, la contaminación sónica, las aceras y otros aspectos en la ciudad de San José.

En lo relativo a la publicidad, adujo que la contaminación con rótulos, mantas y otro tipo de publicidad no permite contemplar edificios históricos, debido a que los elementos publicitarios se colocan sin control.

De acuerdo con Guzmán, es posible tener controles sobre ese tema en una ciudad, pues hay muchos ejemplos en el mundo, entre los cuales mencionó Antigua, en Guatemala, donde se cumplen totalmente las regulaciones para no afectar el valor histórico, cultural y arquitectónico.

Además, reconoció que pese a los problemas no se ha hecho una gestión oficial ante la municipalidad del cantón Central de San José para promover que se corrijan los problemas y lamentó que, al igual que los empresarios, los turistas y transeúntes tampoco se tomen el tiempo para denunciar y buscar una solución al problema.

Finalmente, expresó que como empresa tienen un canal de comunicación abierto con el ayuntamiento, pero que temas específicos como la contaminación visual provocada por la publicidad no se han llevado a la mesa.