Marvin Barquero. 5 junio
El tránsito de vehículos con permiso para transportar turistas se abrió, pero con restricciones específicas y solo para llegar sitios de hospedaje. Foto: Archivo
El tránsito de vehículos con permiso para transportar turistas se abrió, pero con restricciones específicas y solo para llegar sitios de hospedaje. Foto: Archivo

El Instituto Costarricense de Turismo (ICT) y el sector privado, por medio de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), abogaron por una flexibilización en las medidas para el transporte turístico, luego de las restricciones anunciadas por el Consejo de Transporte Público (CTP).

El jueves 4 de junio, el CTP autorizó el transporte de turistas, pero con la restricción de que los lunes y martes solo circularán las unidades con placa terminada en cero o en par; los miércoles y jueves lo harán solo los vehículos con placa que finaliza en número impar, y de viernes a domingo se permite el tránsito de todos.

El CTP también avaló el traslado a centros de hospedaje (hoteles, cabinas y otros) mediante las unidades con permiso de Servicio Especial de Turismo.

Tanto el ICT como Canatur consideran que esas medidas constituyen una limitante muy fuerte a la reactivación del sector turismo, pues reducen la capacidad de respuesta de los transportistas.

Mediante un comunicado, el ICT dijo que apoya la posición de los transportistas, pues las medidas adoptadas por el CTP limitan el acceso al trabajo a un sector que suma casi tres meses sin ingresos debido a la pandemia del covid-19.

El Instituto recordó que en conjunto con los empresarios se desarrollaron protocolos específicos para cada sector turístico, entre ellos el de transporte, pensando en una reactivación pronta de las actividades.

Por su lado, Canatur criticó que se autorice llevar turistas solo a hoteles y que se excluya el traslado a parque nacionales, reservas y otro sitios que ya se pueden visitar.

Los empresarios también solicitan flexibilizar la restricciones de circulación por placa. “Existe preocupación por la implementación de esta medida, pues limita por sí misma la reactivación de la actividad. Creemos que, en este caso, no debemos impedir el acceso al trabajo de forma sistemática y que los transportistas se vean obligados a rechazar un servicio por una norma impuesta, cuando están urgidos de generase ingresos”, advirtió Rubén Acón, presidente de Canatur.