Por: Óscar Rodríguez.   12 julio
La construcción privada tuvo un fuerte impulso por las obras comerciales en el último año, según el Banco Central. En la imagen, el nuevo centro comercial Oxígeno que se construye en Heredia. Foto: Cortesía.
La construcción privada tuvo un fuerte impulso por las obras comerciales en el último año, según el Banco Central. En la imagen, el nuevo centro comercial Oxígeno que se construye en Heredia. Foto: Cortesía.

Una fuerte recuperación en la construcción modificó la tendencia de crecimiento que venía mostrando la economía costarricense, la cual reporta ahora 10 meses consecutivos de aceleración.

El índice mensual de actividad económica (IMAE) comenzó a acelerarse a partir de agosto del año pasado y reportó, a mayo anterior, una variación interanual de 4,4%, informó la tardede este12 de julio el Banco Central de Costa Rica (BCCR).

El ente emisor detalló que la actividad de la construcción tuvo una variación de 13,3% a mayo, comparado con el mismo mes del 2017.

La edificación con destino privado fue la más dinámica con un alza interanual del 16%, frente a la construcción pública que varió 0,1%.

Las obras comerciales y naves industriales fueron las más dinámicas durante el último año.

Henry Vargas, director del departamento de Estadística Macroeconómica del BCCR, explicó que la más reciente encuesta sobre construcción privada –elaborada por la autoridad monetaria– fue la que mostró la mejora tan significativa de este sector.

“Hicimos una corrección de los datos en construcción desde abril, que creció un 7,6%, y en mayo, un 13%, después de venir cayendo desde inicios del 2017”, recalcó Vargas.

El funcionario añadió que, al incluir los nuevos datos sobre edificaciones, se corrigió toda la tendencia del índice general del IMAE.

Otro de los sectores que ayudó a la aceleración económica fue el de manufactura, en específico por la mayor demanda de dispositivos médicos, que aumentaron su producción interanual en 28% a mayo pasado.

"El crecimiento de los dispositivos médicos fue casi sin precedente. En el régimen especial (de zona franca) estamos acostumbrados a ver tasas de variación del 15%, pero no del 28%", detalló Vargas.

El resto de actividades económicas mantuvieron un nivel de incremento muy similar al de los últimos meses.

El sector agropecuario mostró una variación del 4,1% a mayo; el comercio de 3,3% y los servicios, de 4,2%, según el Banco Central.

Vargas añadió que, para los próximos meses, será relevante observar el comportamiento de la evolución de la totalidad de actividades económicas, pues es posible una modificación en la tendencia del IMAE.

“Las nuevas observaciones de evolución de las actividades productivas pueden generar un ajuste en la dirección del Índice ya sea de aceleración o en la dirección opuesta”, afirmó el jerarca.