Política Económica

Fitch considera vital el acceso del Gobierno a recursos externos para impedir alzas en tasas y tipo cambio

Próxima Administración enfrentará vencimientos de deuda en dólares por $7.400 millones. Analista de calificadora ve alto riesgo político en avance de proyectos pactados con FMI

Las calificadora de riesgo Fitch Ratings estima esencial que el Gobierno Central tenga acceso al financiamiento externo para hacer frente a sus obligaciones de deuda en dólares e impedir un aumento en las tasas de interés y el tipo de cambio. Mientras que Moody’s, por su parte, advirtió que Costa Rica enfrentará condiciones más estrictas en los mercados internacionales.

Para la próxima Administración será vital buscar recursos en el extranjero porque encara pagos por $7.428 millones en vencimiento en títulos valores internos y eurobonos, según el perfil de deuda publicado por el Ministerio de Hacienda en su sitio web.

Carlos Morales, analista soberano de Fitch Ratings, destacó que el Gobierno tiene una fuerte demanda de divisas, para los próximos años, con lo cual deberá adquirir financiamiento en el extranjero, pero enfrentará la limitante de no contar con el acceso inmediato.

El Poder Ejecutivo debe solicitar autorización al Congreso para realizar una colocación de deuda externa, conocida como eurobonos, o para suscribir préstamos con organismos multilaterales.

“Costa Rica tiene presiones de gasto en moneda extranjera, pero no tiene el financiamiento denominado en dólares, lo que conlleva a una mayor demanda de divisas y presiones sobre el tipo de cambio”, explicó Morales en el foro Perspectivas económicas y de inversión a nivel nacional e internacional para el 2022, organizado por BAC Credomatic.

El vocero de la agencia estadounidense destacó que el principal riesgo es no aprobar el paquete de medidas pactadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI), porque el país encara altos vencimientos de deuda en el corto plazo, lo cual implica riesgos de liquidez.

“El Gobierno siempre ha tenido la capacidad de ir al mercado local y cumplir con sus necesidades financieras. Sin embargo, a medida que aumenta la presión de financiamiento por los altos déficits fiscales y vencimientos de la deuda, continuará la presión sobre el mercado local. Si no se da la aprobación del financiamiento externo, eso podría llevar a mayores costos por el aumento de tasas de interés e impedir reducir la carga fiscal”, expresó Morales.

Precisamente, Moody’s destacó en un reporte que Costa Rica estará entre los países latinoamericanos con débil posición de liquidez que enfrentarán un mercado global en condiciones más estrictas dada la previsión de incremento en tasas internacionales. Además, porque la carga de la deuda continuará creciendo.

“Esperamos que el promedio regional de la relación entre los pagos de intereses y los ingresos del gobierno se mantenga estable en general, siendo Costa Rica, Belice y Bahamas los únicos países soberanos que informaron aumentos superiores”, destacó la calificadora en un informe publicado este martes 16 de noviembre.

Fitch mantiene a Costa Rica una nota de riesgo de B con perspectiva negativa, mientras Moody’s en B2, también en perspectiva negativa. Ambas calificaciones implican que hay un riesgo de impago si la situación financiera del emisor varía notablemente. Las calificaciones de riesgo de los países son tomadas en cuenta por inversionistas para exigir un mayor rendimiento en las emisiones de deuda colocada por los países.

Riesgo político

Por otra parte, para los próximos meses, el principal riesgo señalado por el analista de Fitch es el atraso que pueda darse en la aprobación del plan establecido con el FMI, principalmente en el componente de elevar los ingresos del Gobierno.

Morales consideró que prevén que el proyecto de ley de empleo público obtenga el respaldo en el Congreso, lo cual tendría un efecto positivo en la contención del gasto gubernamental, adicional al proporcionado por la regla fiscal. Pero reconoció que el resultado electoral y el apoyo del próximo Gobierno a las iniciativas pactadas es la principal incertidumbre.

“Esperamos una segunda vuelta de las elecciones presidenciales y una mayor fragmentación en la Asamblea Legislativa lo cual continuará los riesgos de que no se lleguen a acuerdos fiscales y de financiamiento para el Gobierno”, dijo el analista soberano.

Sin embargo, Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central, manifestó que los candidatos a la Presidencia no muestran una posición en contra del convenio con el Fondo y hay una alta probabilidad de que siga adelante. Además, defendió que la reducción en el gasto gubernamental es un componente estructural debido a la regla fiscal.

“Alrededor de dos tercios del proceso de consolidación fiscal vendrá del ajuste del gasto, los créditos internacionales darían alrededor de un tercio adicional, eso no quiere decir que no sean importantes porque sí se requieren esos préstamos”, sostuvo el jerarca quien participó en el foro.

Agregó que el país debe enfocarse en blindar la regla fiscal de presiones políticas para evitar que se diluya en el tiempo, o incluso su derogación.

Elian Villegas, jerarca de Hacienda, reconoció en agosto pasado que para el próximo año y los siguientes será necesaria la emisión de nuevos eurobonos. Adicionalmente, se prevé que el Ejecutivo acceda a créditos de apoyo presupuestario por $2.661,5 millones con diferentes organismos.

Óscar Rodríguez

Óscar Rodríguez

Periodista de Economía. Máster en Periodismo Económico de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Escribe sobre finanzas y macroeconomía. Ganador del premio Jorge Vargas Gené 2015 y Distinción del Mérito Periodístico 2011 de Canatur. Redactor del año La Nación en 2017.