Política Económica

Diputados promovieron 66% de los 191 tributos vigentes en Costa Rica

Estado de la Nación determinó que los diputados son los responsables de impulsar el 66% de los tributos actuales

El impuesto más antiguo de Costa Rica tiene 137 años de recaudar dinero, poco, pero genera ingresos al Gobierno. En tanto que el tributo más reciente tiene un año y seis meses de existir y su objetivo es financiar al cantón de Sarapiquí, en Heredia.

En total, el sistema tributario costarricense está conformado por 191 impuestos, tasas y contribuciones especiales vigentes, y cada año, se incorporan en promedio tres nuevos, así se detalla en una investigación realizada por el Programa Estado de la Nación (PEN) que, por primera vez, contabilizó todos los impuestos vigentes en el país. Entre los hallazgos también se determinó que la mayoría fueron promovidos por los diputados.

El estudio, publicado en junio anterior, creó una base de datos de todas las obligaciones impositivas vigentes aprobadas en la Asamblea Legislativa a través de leyes ordinarias, especiales o por medio de reformas fiscales integrales. De esta manera es que ahora se sabe que el impuesto más viejo del país empezó a cobrarse en octubre de 1885, durante el gobierno de Próspero Fernández.

La economista Pamela Jiménez, autora de la investigación, explicó que el trabajo permite conocer la administración cuando se crearon la mayoría de las cargas tributarias y quién impulsó la creación.

Por ejemplo, el 66% del total de gravámenes del país, es decir 126 tributos, fueron promovidos por diputados en el Congreso. Una tercera parte de las leyes, o sea 60, fueron impulsadas directamente desde el Poder Ejecutivo y en cinco casos se desconoce quién las impulsó, en especial en normativas avaladas a finales del siglo XIX e inicios del siglo XX.

“A finales del año pasado empezó a surgir la discusión de eliminar impuestos, pero nadie sabía en realidad cuántos existían en el país. Entonces en enero nos propusimos crear un inventario de los impuestos vigentes porque nuestro objetivo es que la discusión (en el Congreso) se realice a partir de información precisa y con datos técnicos”, explicó la especialista.

Jiménez detalló que la fuente principal de la información fueron las propias leyes, información del Departamento de Servicios Parlamentarios de la Asamblea Legislativa y el Archivo Nacional, para las legislaciones más viejas.

La investigación del Estado de la Nación muestra que la mitad de normas tienen como objetivo la recaudación de ingresos mediante la venta de bienes y servicios, principalmente de las municipalidades. De hecho, el análisis concluyó que los gobiernos locales son los responsables de recaudar 96 de los 191 gravámenes del país.

Entre los gravámenes municipales destacan las patentes por actividades lucrativas en el cantón y los cánones y tasas por actividades como recolección de basura, aseo de vías, agua potable, entre otros. En algunos gobiernos locales hay tributos específicos por actividades portuarias o extracción de materiales.

En el caso de los impuestos a nivel nacional, sobresalen los gravámenes de renta al salario y las utilidades empresariales de trabajadores independientes. Además de tributos específicos por importaciones, vehículos, construcción y bebidas alcohólicas.

La base de datos del PEN muestra que durante la administración de Rafael Ángel Calderón, entre 1990 y 1994, se aprobaron 29 tributos. En tanto que en el gobierno de Miguel Ángel Rodríguez (1998-2002) fueron 22. En ambos periodos los gravámenes fueron impulsados principalmente por legisladores.

En la administración de Daniel Oduber (1974-1978) también se avalaron 22 impuestos, pero la mitad las propuso el Poder Ejecutivo.

Para los especialistas Francisco Villalobos y German Morales, el sistema tributario costarricense es complicado y tiende a complicarle a los contribuyentes el cumplimiento de sus responsabilidades.

“Las normas deben ser un medio para generar desarrollo y distribución de la riqueza en los países. Es muy importante entender que los sistemas tributarios deben favorecer el crecimiento económico y promover que las empresas mejoren su productividad”, sostuvo el exdirector de Tributación y socio de ICS Consultores.

Villalobos agregó que debería existir una interconexión entre las plataformas de pago de impuestos a nivel nacional y local, precisamente para facilitarle a las empresas y personas los procesos de pago de sus obligaciones.

En tanto, Morales insistió en que las tasas, contribuciones e impuestos que se obliga a los contribuyentes a pagar deben generar el beneficio estipulado, por ejemplo, el arreglo de carreteras.

El socio de la firma Grant Thornton Costa Rica agregó que el problema con algunos tributos es que son un monto fijo, con lo cual se desactualizan y, para generar recaudación, se ha optado por reformar la ley o crear nuevos impuestos.

“Los impuestos más importantes en recaudación para el Gobierno son renta, IVA (impuesto sobre el valor agregado) y los vinculados con importaciones. Pero hay otros que generan poca recaudación y es más caro hacer el proceso de cobro”, afirmó el especialista, quien cree necesario simplificar el sistema tributario del país.

En junio anterior, el jefe de bancada del Partido Liberal Progresista (PLP), Eli Feinzaig, presentó un proyecto de ley para simplificar el sistema tributario mediante la eliminación de 13 impuestos, como el gravamen de ¢0,260 centavos al jabón de tocador y el de 5% sobre el valor de los pasajes internacionales aéreos o terrestres cuyo origen de ruta sea Costa Rica.

Feinzaig propuso suprimir los que no generan recursos al Gobierno o a las instituciones beneficiarias, pues cinco no tienen clara su condición y solo cuatro reportan ingresos.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.