Política Económica

Comisión Europea realiza primeras transferencias del plan de Recuperación Económica

El primer desembolso fue de €800.000 millones y se repartió entre Bélgica, Luxemburgo y Portugal

La Comisión Europea anunció, este martes 3 de agosto, las primeras transferencias del plan de Recuperación Económica, que tuvieron como destino Bélgica, Luxemburgo y Portugal, por casi €3.000 millones de euros (más de $3.550 millones).

Esos tres países son los primeros en recibir un anticipo del 13% de las cantidades prometidas en el marco del plan de recuperación de la Unión Europea (UE), de €800.000 millones para superar las consecuencias económicas de la pandemia de covid-19.

“La Comisión Europea ha desembolsado €770 millones para Bélgica, €12,1 millones para Luxemburgo y €2.200 millones para Portugal en forma de prefinanciación”, declaró el ejecutivo europeo en un comunicado.

"Tenemos la intención de continuar los pagos de prefinanciación a otros Estados miembros a lo largo de todo el mes de agosto, una vez que los países miembros hayan concluido los procedimientos nacionales pertinentes que les permitan finalizar los acuerdos de financiación y de préstamo", precisó una portavoz de la Comisión, Arianna Podestá, en una rueda de prensa.

"Para algunos Estados miembros es cuestión de días, para otros puede llevar más tiempo", dijo, sin más detalles.

Estas prefinanciaciones "contribuirán a aplicar las medidas esenciales de inversión y reforma descritas en los planes nacionales de recuperación y resiliencia", precisa la Comisión, que "permitirá nuevos desembolsos sobre la base de la aplicación de las inversiones y las reformas propuestas en los planes de recuperación y resiliencia de los países".

Todos los países, excepto Holanda y Bulgaria, han presentado sus planes nacionales de recuperación a la UE para su aprobación.

Un total de 16 países (Austria, Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Letonia, Luxemburgo, Portugal, Eslovaquia, España, Croacia, Chipre, Lituania y Eslovenia) han obtenido el visto bueno definitivo de la UE para los primeros pagos.

La Comisión todavía está evaluando los planes de siete países.

Este examen tuvo que prolongarse para Hungría y Polonia, en un contexto de preocupaciones relacionadas con el Estado de Derecho.