Patricia Leitón. 16 marzo
Se espera que la baja en las tasas de interés influya en el resto de tasas del mercado, lo cual aliviaría las cuotas a los deudores. En la foto, Alonso Fonseca atiende a Vladimir Burgos en el stand de Davivienda en Expocasa 2019. Fotos: Mayela López
Se espera que la baja en las tasas de interés influya en el resto de tasas del mercado, lo cual aliviaría las cuotas a los deudores. En la foto, Alonso Fonseca atiende a Vladimir Burgos en el stand de Davivienda en Expocasa 2019. Fotos: Mayela López

El Banco Central de Costa Rica redujo, este lunes 16 de marzo, su tasa de política monetaria, de 2,25% a 1,25%, como una medida para ayudar a bajar el resto de tasas de interés del sistema financiero y con ello, el costo de los préstamos.

Con la medida, la entidad pretende atenuar los efectos económicos negativos de la enfermedad covid-19 sobre la economía.

La tasa de política monetaria es la que que el Banco Central considera que es coherente con el costo de la liquidez en un momento dado y, generalmente, tiene impacto en el resto de tasas.

En el 2019, el Banco realizó siete bajas en la tasa de política monetaria y esta es la segunda que hace en el 2020 y la reducción más fuerte durante el periodo de Rodrigo Cubero, como presidente del Banco Central.

La tasa bajó casi a una tercera parte, de 5,25% en enero del 2019, a 1,25% actualmente.

El presidente del Banco Central, Rodrigo Cubero, confirmó que ya se perciben los efectos del nuevo coronavirus en la economía. “Uno de ellos es la baja en los precios del petróleo, reducción significativa. Nos beneficia porque somos importadores netos. Las presiones inflacionarias podrían disminuir”, explicó.

“Vemos la inflación a la baja en los meses futuros; en el horizonte de dos años, vemos que estará por debajo del punto medio del rango meta del 3%, incluso por debajo del 2%. Esta medida (la reducción de la tasa) trata de restablecer la inflación su nivel rango meta”, añadió durante una conferencia de prensa, al final de la tarde de este lunes.

Implicaciones

El economista José Luis Arce, director de FCS Análisis y Estrategia, explicó que la política monetaria expansiva que aplica el Banco Central tiene una dificultad.

“Sucede que los espacios para que el Banco Central sea expansivo se limitan sustancialmente si hay incertidumbre y volatilidad financiera, pues eso podría conducir a que los residentes se dolaricen o retiren sus capital del país en busca de refugios seguros”, indicó el economista.

“Además, la expansión monetaria en momento en que hay incertidumbre no se traduce en mayor crédito, sino en liquidez en los bancos, por lo que este efecto tampoco puede menospreciarse” añadió.

Sobre la efectividad de la política monetaria, Arce comentó que siempre hay dudas sobre su transmisión hacia otras tasas de interés, pues opera en los mercados de muy corto plazo de liquidez y no siempre se transmite a otras partes de la curva de rendimientos ( a otras tasas de mayor plazo).

“Una posibilidad que el Banco Central podría explorar, en caso de emergencia, es comprar deuda pública en el mercado secundario a plazos medios y largos - lo que se llama yield curve guidance or control - donde inyecta liquidez directamente en el mercado de bonos a plazos medios y largos.

EE.UU. también recorta tasas e impacta en el país

El domingo 15 de marzo el banco central estadounidense, la Reserva Federal, redujo también su tasa de referencia en un punto para paliar las consecuencias económicas del nuevo coronavirus.

El economista Félix Delgado, consideró que con alta integración de mercados financieros, la baja en las tasas de la FED tienen influencia en Costa Rica, porque se reflejan muy rápidamente en las tasas de depósitos de los bancos en Estados Unidos.

“La acción similar del Banco Central me parece adecuada, aunque quizá poco efectiva. Como ya sabemos, todavía en Costa Rica hay respuesta poca y lenta de las tasas de interés bancarias respecto a la Tasa de Política Monetaria", indicó Delgado.

Según Delgado, en condiciones normales, se anticiparía ingreso de capitales por arbitraje de tasas de interés, es decir, para aprovechar tasas de interés aquí más altas, mientras las de afuera bajan.

“Pero en las actuales condiciones, quién sabe qué puede pasar. Hay mucha incertidumbre con el tema de la pandemia y no es tan claro que la gente en estos momentos tome decisiones financieras guiado solo por la diferencia de tasas de interés”, comentó Delgado.