Marvin Barquero. 5 diciembre
La menor demanda de materiales de construcción impactó en el desempeño general del sector comercio en el 2018, pese al avance de algunas obras públicas durante el año. Foto: Albert Marín.
La menor demanda de materiales de construcción impactó en el desempeño general del sector comercio en el 2018, pese al avance de algunas obras públicas durante el año. Foto: Albert Marín.

La caída en la venta de automóviles y de materiales de construcción se convirtieron en los principales factores que afectaron el desempeño a la baja del sector comercial costarricense, el cual creció apenas un 1,6% este año, frente a un aumento histórico promedio del 3%.

Otro factor en contra fue la incertidumbre de los consumidores, consecuencia de la inestabilidad por la situación fiscal, los incrementos en las tasas de interés y en el valor del dólar (tipo de cambio) y un menor crecimiento del crédito, explicó Alonso Elizondo, director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Costa Rica (CCCR).

Esta situación generó que las empresas del sector comercial generaran 2.094 empleos en el balance general (despidos frente a plazas nuevas) durante este año, mientras que el promedio anual de este indicador anda entre los 3.000 y 3.200 puestos, agregó Elizondo.

Los datos fueron divulgados este miércoles 5 de diciembre en una conferencia de prensa en la que el director brindó un balance del año, en compañía de la presidenta de la CCCR, Yolanda Fernández, y del economista de la entidad, Jason Chaves.

Aunque para el 2019 la expectativa mejorará un poco y sobre todo tras la aprobación del denominado plan fiscal en la Asamblea Legislativa, las estimaciones del gremio es que todavía no se alcanzarán los niveles históricos de crecimiento.

La previsión es que ese sector de la economía suba un 2,1% (inferior al 3% de promedio histórico), en particular porque se arrastrará un poco la incertidumbre de los consumidores y porque el cambio en impuestos reducirá un poco el ingreso disponible de las familias, consideró Elizondo.

Aún así, la generación neta de empleo se espera llevar hasta los promedios históricos, es decir, alrededor de las 3.000 plazas.

Elizondo y Fernández dijeron que ese gremio centrará su esfuerzos en el 2019 en ejes centrales y específicos.

Uno de ellos es la promoción de la formalidad, es decir, que las empresas estén conforme con la ley porque actualmente se estima que un 25% del Producto Interno Bruto (PIB) de Costa Rica se genera en la informalidad, contra un promedio del 17% en los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

El otro punto es el fortalecimiento del Observatorio del Comercio Ilícito. Según Elizondo, se realizarán todo tipo de esfuerzos para mejorar en este área, pues la competencia por el contrabando tiene un efecto muy fuerte en el sector.

A eso se añade el propósito de mejorar el internamiento de mercaderías en la Dirección General de Aduanas del Ministerio de Hacienda, así como un trabajo para bajar las comisiones que pagan los comercios sobre las transacciones con tarjetas de crédito y débito.

Según la CCCR, en Costa Rrica esa comisión es de un promedio general del 5%, mientras que muchos otros países ya está diferenciada, entre un 0,5% para tarjetas de débito y un 1,5% para las de crédito.

Además, el gremio comercial dijo que seguirá insistiendo acerca de lo mal que hace las compras el Estado. La Cámara se basó en un estudio del Banco Mundial, según el cual se puede ahorrar el equivalente a dos puntos porcentuales del PIB si se mejora y agiliza el sistema de compras públicas costarricense.