Marvin Barquero. 13 agosto
La cafetería modelo para el sistema de franquicias de Dota Café, está ubicada en Santa María, cabecera del cantón. Este centro ya está en operación y los locales nuevos serán parecidos. Cortesía Coopedota
La cafetería modelo para el sistema de franquicias de Dota Café, está ubicada en Santa María, cabecera del cantón. Este centro ya está en operación y los locales nuevos serán parecidos. Cortesía Coopedota

Unas 50 personas se interesaron hasta ahora en adquirir una franquicia del sistema de cafeterías Dota Café, proyecto de la empresa asociativa Coopedota que arrancará en los primeros meses del 2020 con la apertura de dos puntos de venta.

Se trata de la primera empresa local productora del grano que abre el sistema de franquicias para extender su programa de cafeterías, según el Centro Nacional de Franquicias de la Cámara de Comercio de Costa Rica y el Instituto del Café de Costa Rica (Icafé).

Hasta ahora las cafeterías han funcionado con modelos muy variados en el país. Por ejemplo, Café Flamingo y Cáthedra funcionan con el sistema de franquicias, así como la cadena Musmanni, pero no son directamente empresarios productores de café.

Otras empresas, como El Tostador y Grupo Britt, tienen cadenas de cafeterías, pero no aplican el sistema de franquicias. También hay numerosas cafeterías independientes en diversos cantones.

Además, se han extendido en el centro del país las franquicias internacionales de Starbucks y Juan Valdés.

Monserrat Hernández, directora comercial de Coopedota, explicó que el sistema de franquicias abrirá en los primeros meses del 2020. Será con dos cafeterías, cada una con un local de 80 metros cuadrados. Empero, Hernández prefirió no ahondar en detalles por ahora, ante lo cual se limitó a decir que uno de los puntos será el oeste de la capital y el otro en el sector este josefino.

Explicó que aún definen los detalles, por lo cual todavía no van a decir cuál es el valor de una franquicia y cuáles son las condiciones específicas para obtenerla, pese a tener dos centros acordados.

El sistema se basará en la cafetería modelo de esta cooperativa, ubicada en Santa María, cabecera del cantón de Dota, al sureste de la provincia de San José. Este punto de venta fue remodelado y ya se inauguró como parte del proyecto de Coopedota de extender las cafeterías mediante franquicias.

Hasta ahora, la cooperativa ha recibido a alrededor de 50 interesados en participar en el sistema, mencionó Hernández. Las solicitudes, empero, deben pasar por el análisis de la cooperativa y afinar detalles antes de determinar si se firman o no los contratos.

La cafeterías ofrecerán café de alta calidad, proveniente de Dota, uno de los tres cantones de Los Santos, región conocida por su grano fino y cultura cafetalera. Por ejemplo, el concurso de café de muy alta calidad Taza de la Excelencia fue ganado en los dos últimos años por empresarios cuyas fincas están en ese cantón.

Xinia Chaves, directora ejecutiva del Icafé, dijo que a esa entidad “le encantan” las iniciativas para despertar un mayor consumo local de la bebida mediante diferentes formas. Eso pese a que, explicó, no es función directa del Icafé la promoción de cafeterías, aunque si del consumo.

“Alentamos estas iniciativas porque ayudan incrementar el consumo local”, señaló Chaves.

Datos de la Organización Internacional del Café (OIC) indican que en Costa Rica el consumo se ubicó en 4,1 kilos por persona al año, en el 2017. En el 2016 esa cifra fue de 5,2 kilos por persona al año. Con esto, Costa Rica es el segundo en importancia por consumo entre los países exportadores, detrás de Brasil, donde se ubica en seis kilos por personal al año.

Sin embargo, ese nivel de consumo está muy por debajo de la demanda de muchos países importadores. Por ejemplo, el de mayor consumo mundial es Finlandia, con unos 12 kilos por persona al año, seguido por Suecia con 10,1 kilos por persona al año. Estados Unidos tiene 4,8 kilos por persona al año.