Uno se calcula con base en los ingresos y otro es multidimensional

Por: Patricia Leitón 15 octubre, 2015
El país contará con más información para atacar la pobreza.La nueva medición considera el estado de las viviendas.
El país contará con más información para atacar la pobreza.La nueva medición considera el estado de las viviendas.

San José

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) publicará este mes dos indicadores de pobreza.

El 22 de octubre publicará el resultado de este flagelo que se mide con base en la línea de pobreza y que es comparable con resultados de años anteriores.

Con base en esta metodología se considera el costo de la canasta básica alimentaria, más otro grupo de necesidades y se compara con el ingreso de los hogares.

Los que no logran tener los recursos para adquirir dichos bienes y servicios se consideran pobres.

Este es el método que tradicionalmente se ha utilizado en el país. Los datos de ingresos se toman de la Encuesta Nacional de Hogares que se realiza cada año.

Con este método en el 2014 el 22,4% de los hogares se consideraron pobres.

El 29 de octubre el INEC divulgará otra medición basada en el Índice de Pobreza Multidimensional.

Este indicador, desarrollado por la Universidad de Oxford, procura medir las diferentes caras de la pobreza y para ello cada país define las dimensiones que quiere calcular y los indicadores que lo conforman.

Floribel Méndez, gerente del INEC, y el grupo técnico que ha elaborado el indicador explicaron a la prensa que para Costa Rica seleccionaron cinco dimensiones: educación, vivienda y uso de Internet, salud, trabajo y protección social.

El equipo técnico que participó en la actividad estuvo conformado por: Sofía Mora, Francisco Delgado, y Mariela Madrigal.

Para cada dimensión se define un grupo de indicadores. Por ejemplo, uno de los indicadores para educación es no asistencia a la educación formal.

Este indicador se define así: "Se considera con privación aquellos hogares con al menos una persona que se encuentre entre los 5 y 17 años y no asista a la educación formal. El hogar también se considera con privación si una persona de 5 a 17 años asiste a la educación abierta".

Cada indicador tiene un porcentaje de valor.

De esta forma se van clasificando los hogares según sus privaciones y aquellos cuyas privaciones sean de 20% o más se consideran pobres.

Méndez explicó que son dos metodologías diferentes, pero complementarias. La segunda permitirá definir con más detalle políticas públicas para atacar este mal y ver cada año el avance del país.