Óscar Rodríguez. 7 abril
La baja en el precio de las gasolinas y el diésel fueron las razones principales de la variación negativa de 0,03% en el IPC, en el mes de marzo, comparado con febrero pasado. Foto: Alejandro Gamboa Madrigal.
La baja en el precio de las gasolinas y el diésel fueron las razones principales de la variación negativa de 0,03% en el IPC, en el mes de marzo, comparado con febrero pasado. Foto: Alejandro Gamboa Madrigal.

El índice de precios al consumidor (IPC), tuvo una variación de -0,03% en marzo respecto a la medición de febrero, según los datos presentados este martes 7 de abril por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

La entidad pública informó, este 7 de abril, que la reducción en la variación mensual del indicador se debió, principalmente, por la reducción en el precio de los combustibles.

La gasolina reportó una variación de -6% y el diésel de -10,56%, en ese periodo. Precisamente, estos dos productos fueron los que tuvieron la mayor relevancia y provocaron la variación negativa en el indicador.

Otros bienes que redujeron sus precios fueron la cebolla, con -10,67%; los boletos aéreos, con -1,89%; la pechuga de pollo, con 3,97% y el gas licuado, con -2,61%, según la información del INEC.

Del lado de los incrementos, los huevos tuvieron una variación porcentual de 8,39% en marzo, comparado con el mes de febrero.

La papa se incrementó en 9,04%, la televisión por suscripción, en 1,70%; los paquetes turísticos, en 2,43%, la leche en polvo, 6,70%, entre otros.

“De los 315 bienes y servicios que integran la canasta de consumo, 47% aumentaron de precio, 42% disminuyeron y 11% no presentaron variación”, destacó el Instituto, en su comunicado.

Debajo de la meta de inflación

Desde una perspectiva interanual, la información publicada por el INEC muestra que el IPC se incrementó en 1,91% al mes de marzo, comparado con el mismo periodo del 2019.

La inflación, medida por IPC, está desde noviembre del año anterior por debajo de la meta del Banco Central de Costa Rica (BCCR). El ente emisor tiene un objetivo inflacionario del 3%, pero con una desviación de un punto porcentual, es decir, un techo del 4% y un piso del 2%.

El Banco Central destacó, en su Comentario sobre la economía nacional, correspondiente a febrero de 2020, que la reducción de los precios internacionales de los hidrocarburos tendría un efecto directo de presión desinflacionaria.

Los comentarios del ente emisor se realizaron, el pasado 3 de marzo, en un momento en que ni la economía mundial, ni la costarricense estaban sumergidas y paralizadas debido a la crisis generada por el coronavirus.