Óscar Rodríguez. 19 julio, 2016
Japdeva recibirá, durante 30 años, casi $1.000 millones del canon por la concesión a APM Terminals de la nueva Terminal de Contenedores de Moín. Los recursos deben usarse para el desarrollo de la región caribeña. | JORGE ARCE/ARCHIVO
Japdeva recibirá, durante 30 años, casi $1.000 millones del canon por la concesión a APM Terminals de la nueva Terminal de Contenedores de Moín. Los recursos deben usarse para el desarrollo de la región caribeña. | JORGE ARCE/ARCHIVO

La Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva) aún no define la figura con la cual administrará el canon que recibirá la entidad por la operación del nuevo megapuerto de Limón en manos de APM Terminals.

La entidad propuso en conjunto con el Banco Nacional de Costa Rica, a finales de junio, la creación del fideicomiso Fondo de Desarrollo Sostenible de la Región Caribe para agilizar la utilización de los recursos por la operación de la nueva Terminal de Contenedores de Moín (TCM).

Sin embargo, Ann Mc Kinley, presidenta ejecutiva de la entidad, reconoció ayer que aún están el proceso de exploración del mejor mecanismo para utilizar los recursos.

“El Banco Nacional realiza un proceso de apoyo, ellos están colaborando porque Japdeva no tiene experiencia con el fideicomiso o la figura que se elija. Tomaremos una decisión, pero no nos sentimos presionados”, confirmó Mc Kinley.

La institución portuaria recibirá, por un plazo de 30 años, casi $1.000 millones por parte de la empresa holandesa APM Terminals, administradora de la TCM.

La compañía deberá transferir a la Junta el 7,5% de sus ingresos brutos anuales como canon de explotación de la concesión del megapuerto.

El dinero tiene como destino específico la creación de proyectos para el desarrollo de Limón. Sin embargo, la institución no ha definido las eventuales iniciativas que podrían ejecutarse en la región caribeña.

Acuerdo del Consejo administrativo
Acuerdo del Consejo administrativo

Aval. La Junta Directiva de Japdeva autorizó, a finales de mayo, que la jerarca firmara un acuerdo de confidencialidad con el Nacional para establecer la propuesta de administración del canon.

Previo al análisis que realizan ambas entidades no se detallará información del proceso porque aún no está claro el instrumento requerido para administrar los recursos, ni la entidad financiera a elegir, aseguró Mc Kinley.

“Es confidencial la estructuración del servicio que nos da el Banco Nacional, inclusive hasta la misma parte de qué se acostumbra en cuanto a comisiones. (...) Tiene que ver con el proceso que estamos y la información que se está intercambiando (con el banco)”, recalcó la jerarca.

La Dirección Jurídica del Nacional confirmó, este lunes, que en el acuerdo de confidencialidad el banco se obliga a no revelar o dar a terceros información financiera sin el consentimiento previo y por escrito de Japdeva.

La Contraloría General de la República confirmó que no ha recibido ningún trámite de Japdeva para refrendo de un contrato de fideicomiso.

Además g la Junta puede realizar un concurso para escoger al banco administrador o elegir directamente a la entidad financiera, según el ente contralor.