Finanzas

Japdeva arrastra cinco años de malos resultados financieros

Empresa portuaria tuvo una pérdida de ¢4.134 millones el año pasado. El 70% de los ingresos anuales se destina al pago de salarios, beneficios laborales y cargas sociales de 1.405 empleados

La Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva) cumplió, en el 2017, el quinto año consecutivo de resultados financieros negativos.

La empresa pública tuvo, en el 2017, una pérdida de ¢4.134 millones, según los estados financieros de Japdeva, de los cuales tiene copia La Nación.

La información detalla que los ingresos por la actividad de los puertos del Caribe alcanzaron para enfrentar el gasto operativo de la entidad, incluso se genera un superávit de ¢4.289 millones.

Sin embargo, cuando se incorporan los egresos financieros el resultado es negativo.

Pablo Díaz, gerente general de la Junta de Administración, explicó que la depreciación acumulada de activos ha tenido un peso en el resultado de los últimos años.

"También incidió (el año pasado) una facturación de servicios portuarios por debajo de las estimaciones previstas, causadas por la reducción de servicios a los barcos por fuertes oleajes, sumada a la falta de operación de las nuevas grúas en el 2017”, enfatizó Díaz.

La última vez en que la entidad portuaria tuvo un resultado positivo fue en el 2012, cuando logró una ganancia de ¢1.079 millones.

Ese año la institución recibió la última actualización tarifaria por parte de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).

La Aresep obligó a Japdeva a presentar estados financieros auditados para poder optar a un ajuste tarifario.

Díaz dijo que la falta de actualización del costo de los servicios brindados golpeó a la institución, pero ya cuentan con estados financieros auditados para solicitar un ajuste.

En los próximos años Japdeva enfrentará un nuevo reto para sus finanzas, pues parte del actual servicio de carga y descarga será asumido por la terminal de contenedores de APM Terminals.

Según la Gerencia Portuaria de Japdeva, solo en el primer año de operación, APM Terminals, asumirá 700.000 de los 1,2 millones de contenedores que pasan por los puertos de Japdeva, cada año.

Por tal razón, la entidad pública apuesta por elevar la movilización de hierro y automóviles con el fin de enfrentar la reducción de ingresos, confirmó la entidad, en febrero pasado, a La Nación.

"La institución ha venido trabajando en la búsqueda de nuevos negocios y opciones de manejo de cargas que hoy no se manejan en nuestra terminales (...) como desarrollar una marina y fortalecer la terminal de cruceros", recalcó Díaz.

Japdeva vende los servicios portuarios que se dan a todos los barcos de carga y pasajeros que arriban a los muelles de Limón y Moín. La institución, creada en 1963, tiene entre sus funciones estimular el desarrollo en la provincia de Limón.

La entidad portuaria reportó, el año pasado, ingresos por ¢46.089 millones por la venta de servicios a las embarcaciones; así como la carga y descarga de bienes para importación y exportaciones.

Precisamente, este último rubro significó el 52,3% de los ingresos, muestran los estados financieros de la entidad.

"Los ingresos de servicios a la nave y a la carga reflejan un aumento del 6% en contraste con el mismo periodo del 2016", se señala en el informe financiero contable entregado por la institución a la Contraloría General de la República.

Pese al incremento, los egresos de Japdeva ascendieron a ¢50.223 millones el año pasado, es decir, un alza del 12% frente al 2016, según los estados financieros.

El gasto más relevante en la estructura de costos son los asociados a los sueldos, beneficios laborales y las cargas sociales de los 1.405 empleados de la entidad.

Estos tres rubros consumieron el 70% del egreso de la entidad portuaria, el año pasado, es decir, ¢32.163 millones.

Díaz explicó que los costos ligados a las remuneraciones son fijos y se incrementan por los ajustes semestrales de salarios y por estar contemplados en la convención colectiva.

Añadió que se han hecho esfuerzos para contener el gasto con la supresión de plazas por renuncia o por pensión de trabajadores.

El segundo en importancia, con el 17% del gasto, fueron las contrataciones relacionadas con la actividad portuaria como transporte y fletes, entre otros servicios.

La inversión de capital de la entidad portuaria significó el 3,4% del gasto, es decir, ¢1.570 millones y se concentró en el mantenimiento y reparación de maquinaria necesaria para brindar el servicio en los muelles.

Este rubro tuvo una reducción en el peso de la estructura financiera, pues en el 2016 fue del 4% con ¢1.757 millones.

Del total de gastos de la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva), en el 2017, solo realizaron transferencias de recursos a las seis municipalidades caribeñas por un monto de ¢10 millones.

La institución portuaria, por mandato legal, debe destinar parte de sus ingresos a mejoras de la región Atlántica.

La entidad entregó a los municipios de Limón, Matina, Siquirres, Pococí y Talamanca, ¢7,7 millones, es decir, ¢1,54 millones a cada entidad.

Mientras que al gobierno local de Guácimo se destinaron ¢2,3 millones, según la liquidación de gastos presentada por Japdeva a la Contraloría General de la República.

La entidad portuaria señaló en el informe, como un logro, dar recursos a las seis municipalidades limonenses para cumplir con la norma legal de ayudar al desarrollo.

"La Administración toma previsiones para garantizar las transferencias a las municipalidades según lo establece la Ley Orgánica de Japdeva, se logró depositar la suma de ¢10 millones", se señala en el documento entregado a la Contraloría.

Pablo Díaz, gerente general de Japdeva, enfatizó en que la institución cumple con el mandato legal de desarrollo de la provincia limonense.

"Por un acuerdo del Consejo de Administración de Japdeva se otorga un porcentaje de los ingresos para destinarlos a la Administración de Desarrollo para que geste acciones para promover el desarrollo de la Región Caribe", afirmó Díaz.

El presupuesto de dicha división ascendió, el año pasado, a ¢4.200 millones, lo cual significa un retroceso del 14%, frente al 2016, cuando fue de ¢4.900 millones, según los estados financieros.

Tal baja significó que dicho rubro perdiera peso entre el gasto de la entidad, pues significó el 9% del total del egreso el año pasado, frente al 11% en el 2016.

Del total del egreso para desarrollo, ¢3.000 millones fueron para sufragar los sueldos de los empleados encargados de coordinar los programas sociales, se detalla en el informe de liquidación presupuestaria.

El documento entregado a la Contraloría revela que los trabajos efectuados, el año pasado, como dragado de ríos y arreglo de caminos vecinales fueron hechos con dinero dado por la Corporación Bananera Nacional (Corbana) y por el Instituto de Desarrollo Rural (Inder).

Pablo Díaz, gerente general de Japdeva, explicó que la institución está en la búsqueda de nuevas opciones de negocios para enfrentar la disminución de servicios a barcos una vez que entre en operación la nueva terminal de contenedores, administrada por APM Terminals.

– La empresa cerró con una pérdida de ¢4.134 millones en el 2017. ¿Cuáles fueron las razones del déficit?

– La institución presentó un déficit originado por un aumento en el rubro de depreciación acumulada.

“También incidió una facturación de servicios portuarios por debajo de las estimaciones previstas, causadas por la reducción del servicio a los barcos al enfrentar el Caribe fuertes oleajes, sumado a la falta de operación de las nuevas grúas“.

– Japdeva cumplió cinco años de no tener ganancias. ¿Cómo se explica ese resultado negativo? ¿Es por un tema tarifario?

– Las tarifas vigentes fueron establecidas de oficio por la Aresep, desde el 2012. En la resolución se estableció como requisito tener estados financieros auditivos.

“A partir del 2015 se contrató a una auditoría externa par que realizara los estados de los periodos 2011, 2012, 2013 y 2014 y hoy se cuenta con una opinión positiva.

“Esto permite presentar a la Aresep una nueva petición tarifaria que contemple actualizar costos e incluir nuevos servicios“.

– ¿Cómo hará frente, la institución, a sus gastos si se prevé una merma en la actividad cuando entre en operación la terminal de contenedores de APM Terminals?

– La Terminal de Contenedores de Moín se especializará en buques full container lo que implica una disminución de manejo de contenedores.

“Japdeva ha venido trabajando en la búsqueda de nuevos negocios y opciones de manejo de cargas que hoy no se manejan en nuestras terminales.

“Además de aprovechar los terrenos de la institución y emprender nuevas actividades como desarrollar una marina y fortalecer la terminal de cruceros“.

– El 70% del gasto es en áreas relacionadas a remuneraciones. ¿Por qué no se ha podido reducir el peso de este egreso?

– Es un costo fijo que se incrementa con los ajustes de salario semestrales y que está contemplado en la convención colectiva.

“No obstante, se han realizado esfuerzos para aplicar las medidas de contención del gasto y la supresión de plazas por renuncia o pensión.

“Con la adquisición de nuevos equipos hay un incremento de loFs ingresos y la proporción (del gasto) tiende a cambiar. Incluso para el cierre de febrero estos rubros representaron un 67,8% del gasto“.

- Con una estructura de gastos tan fija, ¿cómo cumplen con el mandato legal de promover el desarrollo en el Caribe?

- Por un acuerdo del Consejo de Administración de Japdeva se otorga un porcentaje de los ingresos institucionales para destinarlos a la Administración de Desarrollo para que geste acciones para promover el desarrollo de la Región Caribe.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.