Óscar Rodríguez. 11 octubre
Nogui Acosta, viceministro de Hacienda, junto a Priscilla Piedra, directora de Hacienda; y Carlos Vargas, director General de Tributación. Foto: Óscar Rodríguez A.
Nogui Acosta, viceministro de Hacienda, junto a Priscilla Piedra, directora de Hacienda; y Carlos Vargas, director General de Tributación. Foto: Óscar Rodríguez A.

El Ministerio de Hacienda prevé brindar 3.500 pensiones nuevas del Régimen No Contributivo (RNC) como medida para contener los efectos de la reforma fiscal en los hogares de menores ingresos.

El otorgamiento de estos beneficios económicos permitirían reducir el incremento de la pobreza generado por el impuesto sobre el valor agregado (IVA), incorporado en el proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, aprobado en primer debate el pasado 5 de octubre.

Así lo explicó Nogui Acosta, viceministro de Ingresos, este 11 de octubre, al referirse al estudio presentado -este mismo jueves- por el Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas (IICE), de la Universidad de Costa Rica.

El IICE estimó que el 1% del IVA a la canasta básica, subiría la pobreza al 20,41% desde el 20,3% actual, es decir, alrededor de 5.800 hogares y 18.000 personas.

Los investigadores del IICE explicaron que el Impuesto al Valor Agregado es un impuesto regresivo por definición (afecta más a los hogares más pobres respecto a su ingreso), porque las personas lo pagan independientemente de su ingreso.

Los análisis internos de Hacienda señalan que implementar el IVA tendría el efecto de elevar la pobreza en 0,3 puntos porcentuales.

“La medida de mitigación acordada por el Gobierno es mejorar la entrega de pensiones del Régimen No Contributivo que es el mecanismo más poderoso para atacar la pobreza, y dar una mejor distribución de los recursos que podremos recaudar a través del proyecto fiscal”, recalco el jerarca.

Acosta detalló que dar las pensiones, cada una de ¢78.000 por mes, significarían un costo anual de ¢5.000 millones.

El funcionario enfatizó que el IICE ratifica la progresividad de la reforma fiscal y que cumple con el principio de justicia tributaria.

El Régimen No Contributivo es financiado por el Gobierno y dicho fondo es administrado por la Caja Costarricense de Seguro Social.

Modificación de canasta básica

Otra de las medidas, para reducir el impacto del IVA en los hogares de menores ingresos, es establecer la canasta básica exonerada del tributo.

El proyecto fiscal, actualmente en consulta en la Sala IV, brinda seis meses al Ministerio de Hacienda -de aprobarse el proyecto en segundo debate- para establecer cuáles bienes quedarían exentos del impuesto.

“En la canasta estarán productos básicos como el arroz y los frijoles, los bienes que casi todos consumimos. Debe señalarse que esa exoneración es tanto para los ricos como para los pobres”, afirmó Acosta.

Hacienda también efectuará una depuración de la canasta básica para sacar los bienes que no son consumidos por los hogares de menores ingresos.