Finanzas

Fitch pone calificación del BAC en observación negativa

Agencia tomó la decisión a raíz del anuncio de la reducción accionaria de Grupo Aval en el banco regional. Por el contrario, días atrás, Moody’s y S&P reafirmaron la nota otorgada a la entidad financiera

Fitch Ratings decidió colocar la calificación de riesgo de BAC International Bank en observación negativa (negative watch) por la decisión de Grupo Aval de reducir su participación accionaria en la entidad financiera que opera en el Istmo.

La agencia estadounidense fundamentó su decisión en el anuncio de la empresa colombiana, del pasado 15 de setiembre, de desconsolidar el 75% de las acciones de la holding del BAC Credomatic, Leasing Bogotá S. A. Panamá, en favor de Luis Carlos Sarmiento, principal accionista de Grupo Aval y BAC.

El restante 25% de la sociedad de la entidad centroamericana quedará en el Banco de Bogotá, que es una subsidiaria del grupo colombiano.

La medida se tomó con la intención de que BAC Credomatic comience a cotizar en la Bolsa de Valores de Colombia por medio de su principal tenedora. Pero también implica que dejará de ser una filial de Grupo Aval.

La agencia estadounidense mantuvo sin modificación la nota de riesgo de emisor de largo plazo en BB+ y la de escala nacional en AA. En el primer caso implica que la calificación puede variar ante cambios económicos de la región; mientras que la segunda, se otorga a empresas de calidad crediticia alta.

“Fitch espera resolver la calificación al cierre de la transacción (de modificación accionaria), lo que podría demorar más de seis meses. La transacción depende de la aprobación de los reguladores y se espera que se complete durante el primer trimestre del 2022”, informó la calificadora, en un comunicado el viernes 24 de setiembre.

Fitch detalló que la revisión de la calificación de BAC no afecta las notas de riesgo del Banco de Bogotá ni del Grupo Aval.

La agencia informó de que la revisión de la calificación se explica por la propensión de que el soporte del Grupo Aval o Banco de Bogotá, hacia al BAC, sea menor a partir de la modificación accionaria.

La agencia sí adelantó que el cambio en la calificación de largo plazo del holding del banco de América Central sería dentro de su actual nivel, es decir, la BB.

Paolo Sasmay, director de Instituciones Financieras de Fitch, explicó a La Nación que la observación negativa en la calificación fue por la reducción accionaria.

“En una revisión futura, y luego de concretarse la transacción, Fitch evaluará si dicha participación menor tiene o no, implicaciones en su evaluación de respaldo de Banco de Bogotá”, explicó el vocero de la agencia.

Adicionalmente, las calificaciones locales de BAC Credomatic, en sus respectivos países de operación, no se ven afectadas por los cambios a nivel corporativo. De hecho, la nota del banco en Costa Rica se mantuvo en B+, a raíz de la calificación de riesgo país.

Gisela Sánchez, directora Regional de Relaciones Corporativas de BAC Credomatic, aseguró, el pasado 16 de setiembre, que no prevén un cambio en la calificación del banco.

“No vislumbramos cambios en los ratings del Grupo, creemos que serían a positivo en caso de darse. Primero porque el respaldo de Banco de Bogotá se mantiene, pues mantiene aún un control del 25% de las acciones del BAC”, destacó Sánchez.

En contraposición, Moody’s y S&P Global Ratings reafirmaron sin modificación la calificación de riesgo de BAC International Bank porque no prevén que tenga una implicación adversa para la entidad financiera a raíz de su diversidad geográfica y por su posición de liderazgo en la región centroamericana. Las notas se mantuvieron en ba1 y bbb, respectivamente.

“Moody’s reconoce los fundamentos financieros consistentes del banco, como se refleja en su diversificación geográfica y comercial, la continua y sólida generación de ganancias incluso en momentos de estrés, el acceso constante a los depósitos básicos, así como una adecuada gestión de liquidez, factores que ayudan para compensar las condiciones operativas relativamente débiles en los países donde opera”, destacó la agencia.

Por su parte, S&P destacó que las fortalezas de la entidad financiera provienen de su estructura de fondeo, que consiste en una base de depósitos estable y fragmentada, y obligaciones financieras manejables a corto plazo.

En julio del 2010, la compañía colombiana anunció la compra del BAC, en ese momento propiedad de GE Capital, por $1.900 millones.

Factores decisivos

La agencia destacó que la calificación del BAC puede bajar, en el mismo nivel BB, si al final de la transacción se determina que hay una inclinación del Banco de Bogotá a un menor respaldo.

También se afectarían si hay un movimiento en negativo en la nota soberana en los países centroamericanos donde opera la entidad, en especial Costa Rica.

“Las acciones de calificación positivas son poco probables en la actualidad debido a la perspectiva negativa de la calificación”, resaltó Fitch.

La observación de la nota se revisaría a estable si el entorno operativo del BAC mejora, en especial en Costa Rica, según el boletín de la agencia.

Óscar Rodríguez

Óscar Rodríguez

Periodista de Economía. Máster en Periodismo Económico de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Escribe sobre finanzas y macroeconomía. Ganador del premio Jorge Vargas Gené 2015 y Distinción del Mérito Periodístico 2011 de Canatur. Redactor del año La Nación en 2017.