Óscar Rodríguez. 22 abril
La banca estableció entre dos y cuatro meses de prórroga para el pago mínimo de tarjetas de crédito a sus clientes a causa de la crisis del nuevo coronoavirus. Foto: Alejandro Gamboa Madrigal
La banca estableció entre dos y cuatro meses de prórroga para el pago mínimo de tarjetas de crédito a sus clientes a causa de la crisis del nuevo coronoavirus. Foto: Alejandro Gamboa Madrigal

Las deudas con tarjetas de créditos aglutinan la mayoría de los arreglos de pagos establecidos por los bancos para enfrentar la crisis generada por el nuevo coronavirus en Costa Rica.

Hasta el pasado 15 de abril, las 14 entidades del sistema bancario realizaron 1,7 millones de prórrogas en el pago mínimo de la tarjeta, de un total de 2,1 millones de operaciones crediticias que obtuvieron alguna flexibilización en sus condiciones, según la Asociación Bancaria Costarricense (ABC).

Cada entidad bancaria estableció las condiciones del periodo de gracia a sus clientes, así como las del pago posterior, una vez finalizado el plazo del beneficio.

La alta concentración en tarjetas se fundamentó en que la mayoría de los bancos efectuaron de forma automática la prórroga en el pago. Solo el Banco Popular y al Banco de Costa Rica (BCR) confirmaron que pidieron a sus clientes llenar un formulario para tramitar la flexibilización.

El resto de operaciones que tuvieron algún tipo de readecuación fueron préstamos de consumo, vivienda y para compra de automóvil.

Las prórrogas en el pago de tarjetas se aplicó a más de 1,4 millones de personas y a 83.000 empresas, según la ABC.

Las entidades bancarias establecieron las moratorias de pago en créditos de manera voluntaria como medida para mitigar los efectos económicos adversos de la pandemia del covid-19 en sus clientes.

Diferentes tipos de arreglos

Cada entidad estableció su propia condición de arreglo con los clientes. La norma general fue un periodo de gracia de dos a cuatro meses en el pago mínimo de la tarjeta.

Por ejemplo, el BAC Credomactic, uno de los principales actores en tarjetas de crédito, estableció de forma automática un periodo de gracia de dos pagos comprendidos entre marzo y abril, y abril y mayo.

“Los pagos se los trasladaremos de forma automática a seis cuotas mensuales sin intereses pagaderas a partir del tercer mes”, explicó Laura Moreno, vicepresidenta de Relaciones Corporativas del BAC.

En tanto, Scotiabank fue la entidad que brindó la moratoria más amplia para un total de cuatro cuotas.

Carlos Parada, director de Tarjetas de Crédito de Scotiabank, explicó que los montos se reflejarán en el estado de cuenta de la tarjeta y se sumarán a su saldo total.

“En el caso de tarjetas de crédito, el capital continúa generando intereses corrientes durante la vigencia de esta medida. Los intereses acumulados en las cuotas no pagadas durante este periodo no generarán más intereses”, destacó Parada.

En el caso de Banco Promérica, la entidad explicó por escrito que al cliente no se le efectuarán cargos de intereses moratorios ni cargos administrativos de mora, producto de las prórrogas de dos meses establecida por la entidad.

Aunque en la mayoría de los casos la medida fue automática, no significa que se aplicó por igual a todos los tarjetahabientes.

Dependiendo de la entidad, la prórroga en el pago solo aplicaba para los clientes cuya morosidad estuviera entre los 60 días y hasta un máximo de 90 días.

En el Banco Nacional solo se aplica la medida para los clientes cuyo nivel de atraso fuera de dos cuotas.

“A los deudores no asalariados de tarjetas crédito, automáticamente se les trasladaron los pagos mínimos de sus cuotas de los próximos tres meses, a la cuotas mensuales pagaderas a partir del cuarto mes, y por seis meses”, explicó Allan Calderón, subgerente de Riesgo y Crédito del Nacional.

Calderón detalló que a los asalariados también se les aplicó la prórroga de tres meses en el pago mínimo, pero previamente debían rellenar un formulario en línea donde demuestren la afectación generada por el covid-19.

Silvia Goyez, jefa de Tarjetas del Banco Popular, detalló que la prórroga en el pago, de hasta tres periodos, se reconoció a quienes completaron la solicitud en línea denominada Plan Solidario.

Pasados los tres meses de prórroga, el cliente tendrá hasta 24 meses para efectuar el pago.

“Es importante indicar que, una vez iniciado el plazo para pagar, si la persona llegara a presentar un atraso le aplican las condiciones indicadas en su contrato de tarjeta para pagos atrasados”, recalcó Goyez.

El BCR detalló que el monto correspondiente al periodo de gracia se podrá pagar en un lapso de 24 meses y a este se le cargará una tasa de interés equivalente a la tasa básica pasiva (TBP).