[NO USAR] Patricia Leitón. 18 diciembre, 2017
Las reservas monetarias internacionales son los recursos que tiene el país para hacerle frente a dificultades externas. Foto: Melissa Fernández
Las reservas monetarias internacionales son los recursos que tiene el país para hacerle frente a dificultades externas. Foto: Melissa Fernández

El Banco Central aprovechó la abundancia de dólares de fin de año para comprar divisas y así restituir parte de las que perdió en el año.

Las reservas monetarias internacionales son los recursos que tiene el país para hacerles frente a dificultades externas.

El Banco Central compra divisas por medio del Mercado de Monedas Extranjeras (Monex). Parte de ellas las usa para venderlas, posteriormente, al sector público y parte para sumarlas a sus reservas.

En noviembre y diciembre del 2017, la entidad compró neto (compras menos ventas) en el Monex $474 millones, casi la tercera parte de lo que adquirió en todo el año.

En ese mismo periodo vendió al sector público la suma de $338 millones, pero, además, sus reservas aumentaron en $149,6 millones.

Este año el Banco Central experimentó una reducción de reservas monetarias, especialmente entre el 20 de mayo y el 12 de junio.

La reducción obedeció, en buena medida, a las acciones emprendidas por el Banco Central para frenar movimientos que consideró abruptos en el tipo de cambio.

Coyuntural

Para José Antonio Cordero, director del Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica, la restitución de reservas es positiva; sin embargo, hay que tener cuidado de que es un tema coyuntural.

“Me parece que esa situación que se está dando ahora con esa buena afluencia de dólares es un asunto meramente coyuntural que responde un poco a lo que pasa a final de año cuando, por los periodos de pagos, de repente llega un poco más de lo que inicialmente se estaba esperando y el Banco toma ventaja para equilibrar un poco los balances”, dijo.

“Me preocuparía que se piense que esto es simplemente una situación normal, que a futuro vamos a tener el mismo balance y la misma solvencia”, añadió el economista.

Ante las tensiones cambiarias que enfrentó el Banco Central en el 2017, la entidad negoció un crédito con el Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR) por $1.000 millones, cuyos recursos ingresarían antes de terminar el año, según había explicado el gerente, Eduardo Prado. Estos recursos serían para reforzar todavía más las reservas de la entidad.

Para el expresidente del Banco Central, Francisco de Paula Gutiérrez, el crédito con el FLAR no es necesario y costará alrededor de $45 millones en intereses el próximo año.

“Hubiera preferido que dejaran las puertas abiertas con el FLAR, sin pedir el préstamo, pero teniendo mucha comunicación en caso que fuera necesario solicitarlo en el futuro”, dijo.