Óscar Rodríguez. 25 marzo
BAC Credomatic ya eligió a 1.500 clientes pymes para ofrecerles la nueva tarjeta de crédito que se fondea con recursos de Banca para el Desarrollo. Foto: Alejandro Gamboa Madrigal.
BAC Credomatic ya eligió a 1.500 clientes pymes para ofrecerles la nueva tarjeta de crédito que se fondea con recursos de Banca para el Desarrollo. Foto: Alejandro Gamboa Madrigal.

BAC Credomatic anunció, este 25 de marzo, la creación de una tarjeta de crédito destinada para las pequeñas y medianas empresas (pymes).

El nuevo plástico es exclusivo para pymes, pues el financiamiento se dará con fondos del Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD).

Al usar recursos del SBD implicará que las condiciones deben apegarse a la ley del sistema, por lo cual la tasa de interés del plástico será de 4% anual, informó la entidad.

El banco privado pretende colocar $5 millones con este nuevo producto. Ya seleccionó 1.300 pymes dedicadas a sectores de comercio, turismo y servicios a las cuales les ofrecerá la tarjeta con un tope individual de $29.500.

“BAC Credomatic lanzó este producto innovador que brindará a los microempresarios mayor agilidad en la colocación de financiamiento y capital de trabajo para generar su negocio bajo las mismas condiciones y tasas que el crédito regular de Banca para el Desarrollo”, manifestó Federico Odio, de BAC Credomatic.

Odio dijo que el desarrollo de la tarjeta de crédito se hizo en conjunto con el SBD.

Los recursos para el instrumento financiero son los del denominado “peaje bancario”, que consiste en el 17% de las captaciones a 30 días o menos que los bancos privados deben trasladar a los estatales, según la Ley del Sistema Bancario Nacional.

Al lanzamiento oficial de la tarjeta BAC-MIPYMES-SBD acudieron la Primera Dama de la República, Claudia Dobles; la presidenta del Consejo Rector de SBD y ministra de Economía, Industria y Comercio (MEIC), Victoria Hernández; y el director ejecutivo de Banca para el Desarrollo, Miguel Aguiar.

“La línea de crédito es revolutiva y será una herramienta inmediata. El producto financiero es parte del peaje bancario y representa el interés de un banco de poner a funcionar los recursos y suplir las necesidades del mercado”, destacó Victoria Hernández, jerarca cal MEIC.

Hernández dijo que, el año pasado, el SBD colocó ¢235.000 millones en un total de 120.000 operaciones de crédito. Además de que se formalizaron 30.000 readecuaciones a pymes afectadas por la pandemia.

Omar Jiménez, gerente de Pymes de la entidad bancaria, añadió que las pequeñas y medianas empresas son un pilar del desarrollo de Costa Rica.

Jimenez afirmó que la cartera de crédito del plástico contará con el aval hasta 50% del Fondo Nacional para el Desarrollo (Fonade).

“Esta nueva herramienta aporta al éxito de los microempresarios que necesitan cada vez más soluciones novedosas que sumen a impulsar el desarrollo de sus negocios. Creemos que este proyecto permitirá que muchas pymes cuenten con recursos para mantener sus negocios a flote”, expresó Jiménez.

A la vez, el ejecutivo destacó que con la tarjeta de crédito, las pymes tendrán acceso a más de 45.000 comercios afiliados donde podrán realizar sus compras exclusivamente para suplir su negocio de forma rápida, ágil y en el momento en que se necesite.

El nuevo producto del BAC, se une a recientes lanzamientos de otras entidades financieras que buscan innovar en el mercado de tarjetas.

Por ejemplo, el Banco de Costa Rica (BCR) lanzó al mercado una nueva generación de plásticos conocido como “supertarjetas”.

Con esta nueva generación de tarjetas de débito o crédito se pueden pagar las compras, utilizar la banca en línea y también firmar un crédito o un trámite municipal, entre muchas otras posibilidades.

La tarjeta Signum del BCR, la cual tiene tecnología EMV (el chip para pagar sin contacto, con solo acercarla); cuenta con un certificado digital (firma digital) y es también un medio de pago (cuenta de débito o crédito).