Marvin Barquero. 4 septiembre
El Régimen Especial Agropecuario sacará a este sector de las normas generales y establece obligaciones adaptadas a sus características, pero no exime a ningún productor de declarar el IVA. Se espera ponerlo en vigencia el 1.° de octubre. Foto: Rafael Pacheco
El Régimen Especial Agropecuario sacará a este sector de las normas generales y establece obligaciones adaptadas a sus características, pero no exime a ningún productor de declarar el IVA. Se espera ponerlo en vigencia el 1.° de octubre. Foto: Rafael Pacheco

El sector agropecuario espera superar vacíos legales detectados en la declaración y pago del Impuesto al Valor Agregado (IVA) mediante el denominado Régimen Especial Agropecuario, establecido en consenso con los ministerios de Hacienda y Agricultura y Ganadería (MAG).

Dicho reglamento salió a consulta pública el viernes 23 de agosto pasado por un periodo de 10 días hábiles y el Ministerio de Hacienda tiene la expectativa de ponerlo en vigencia a partir del próximo 1.° de octubre, según explicó el viceministro de esa cartera, Nogui Acosta.

Mientras tanto, todos los productores agropecuarios del país están obligados a declarar el IVA y a pagar si es que deben hacerlo. Lo tienen que hacer bajo la normativa establecida en la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, que rige desde el 1.° de julio pasado y que define declaraciones mensuales.

Juan Rafael Lizano, presidente de la Cámara Nacional de Agricultura y Agroindustria (CNAA), y Álvaro Coto Keith, presidente de la Cámara Nacional de Productores de Leche (Caprole), coincidieron en que el esquema establecido en esa ley tiene problemas específicos para el sector agropecuario.

Uno de ellos es la forma de diferenciar entre productor agropecuario general y productor agropecuario de canasta básica, mediante la cual, el segundo, podría adquirir insumos y servicios para su actividad a tarifa diferenciada del 1%, en lugar del 13%.

Al aplicar esta tarifa del IVA diferenciada surgen una serie de reglamentos en los cuales se exoneran productos para uso en labores agrícolas, lo cual crea confusión y diferentes interpretaciones entre la administración tributaria, declaró Coto.

Lizano, por su lado, explicó que la obligación de las declaraciones mensuales no se ajusta a los ciclos de producción de las actividades agropecuarias, que son muy distintos a los de la industria, el comercio y las otras actividades.

El secretario general de la Unión Nacional de Pequeños y Medianos Agricultores (Upanacional), Guido Vargas, señaló que hay claridad entre los afiliados en el sentido de la obligación de estar inscritos. “Por supuesto que si la finca no da para pagar impuestos, pues no se hace, pero se debe declarar”, detalló.

Añadió que las dos grandes inquietudes de los miembros de Upanacional son la periodicidad de las declaraciones y un régimen donde no se deba emitir factura electrónica. Las dos interrogantes se atienden con el Régimen Especial Agropecuario, consideró Vargas.

El viceministro Acosta reconoció la existencia de las confusiones y vacíos, tanto en el tema de las exoneraciones como por la ubicación de muchas de las fincas, en sitios donde se dificulta la conexión digital, así como por la adecuación de los tiempos de las declaraciones a los ciclos productivos.

“Precisamente para eso estamos trabajando este reglamento, para facilitarles el proceso a ellos”, argumentó el Viceministro.

Para todos

Acosta explicó que el régimen especial se propuso y se pondría en marcha para todo el sector agropecuario, con el fin de atender sus características particulares y la alta sensibilidad. Las más discutidas son los ciclos de cosecha, que no se dan todo el año y la ubicación de las fincas en regiones donde hay acceso difícil a medios digitales para emitir facturas electrónicas.

El funcionario señaló que con la obligación de registrarse en el MAG se logran varios objetivos. Uno es que las exoneraciones lleguen a quienes realmente están dirigidas. Por ejemplo, una pala está actualmente con tarifa especial de IVA, pero se puede usar para un jardín de una casa o para producir la brócoli o el tomate. A partir del régimen especial solo el agricultor registrado accederá al IVA de 1%.

Algunos ejemplos de declaraciones agropecuarias del IVA

El productor realiza una venta y sobre ese monto determina un 1% que debe pagar. Empero, puede deducir el impuesto pagado en la cadena al adquirir servicios e insumos. Le resta el monto y al final define si debe pagar (IVA por pagar) o no (saldo a favor).

FUENTE: FRMA DE ASESORÍAS DELOITTE.    || C.F. / LA NACIÓN.

Otro aspecto, agregó el viceministro, es que la obligación de declarar anual o cada cuatro meses se adecua a las características del sector agropecuario. Se añade que habrá un formulario especial para las declaraciones de ese sector.

Además, un objetivo es formalizar a productores agropecuarios, un problema cuya magnitud se prevé muy grande pero sobre el cual hay muy poca información. Los agricultores, además, hasta ahora están acostumbrados a declarar únicamente el impuesto de renta y esta situación les plantea un nuevo reto, según Acosta.

Según Coto, el sector lechero y el agropecuario, en general, reconocen la labor del MAG y de Hacienda para conseguir ese régimen, cuyo borrador salió a consulta.

Mientras tanto, el registro en el MAG como productor agropecuario se abrió el pasado 1.° de se setiembre. Cada mes se recibirán registro de personas físicas y jurídicas, de acuerdo con el último dígito de la cédula de identidad o de la cédula jurídica. Se iniciara con los números 1 y 2 y termina en enero del 2020. Se hace gratuitamente, de manera personal, en todas las agencias de extensión de ese ministerio.