Irene Rodríguez. 26 marzo
11/03/2021 San josé. Gente cminando, sobre todo trabajadores digiéndose a cumplir con su jornada laboral. Foto: Rafael Pacheco
11/03/2021 San josé. Gente cminando, sobre todo trabajadores digiéndose a cumplir con su jornada laboral. Foto: Rafael Pacheco

La tasa de contagio de covid-19 en Costa Rica alcanzó en los últimos siete días su nivel más alto de las diez semanas anteriores.

Dicho indicador sufrió una ligera alza, en una semana al pasar de 1,07 a 1,08. Sin embargo, supera el resultado del reporte emitido el pasado 14 de enero, cuando estuvo en 1,12.

Estas son las conclusiones del análisis semanal de la Universidad Hispanoamericana (UH).

“Ocho semanas seguidas tenía la curva en proceso descendente y de pronto, el promedio de casos repuntó y el índice de reproducción volvió a sentarse sobre 1, límite que nos advierte de la amenaza que pende sobre el país”, destacó Ronald Evans Meza, médico epidemiólogo y coordinador del análisis.

Dicha alza de las últimas dos semanas ya es palpable en el número de casos que se reportan. De acuerdo con la UH, los casos aumentaron en un 13% durante la última semana, al pasar de un promedio de 329 al día a 371.

“Estos cambios, aunque de poca magnitud por el momento, son preocupantes, ya que ocurren en medio de noticias espeluznantes sobre lo que ocurre en Brasil, en donde el martes 23 de marzo, por vez primera se pasó de la cifra de 3.000 muertos en un día y ya se sobrepasó la cifra de 300.00 defunciones por covid-19.

“Además, como se sabe, ya circulan en el mundo, al menos tres variantes que son más contagiosas”, manifestó Evans.

Entender la tasa de contagio

La tasa de contagio, también llamada tasa R o número de reproducción básica, nos habla de la velocidad de la transmisión del virus en un lugar.

Este indicador nos dice a cuántas personas infectaría, en promedio, cada portador del virus SARS-CoV-2, causante de la covid-19.

Si se toma en cuenta el tiempo de incubación del virus, las infecciones con las que se hace el cálculo de R se dieron unos seis días antes.

Este indicador es muy volátil y puede cambiar en cuestión de pocos días, pues depende de las interacción y dinámicas humanas. Sin embargo, sí es un valor importante al analizar el comportamiento de una enfermedad infecciosa.

Lo ideal es que R sea inferior a 1, ya que un índice en 1 diría que cada portador del virus, le pasa, en promedio, el virus a una persona más y la infección se mantiene constante. Un índice por debajo de 1 es señal de que el ritmo de casos nuevos va hacia la baja.

Si el valor es superior a 1 (como en esta ocasión) la evolución de la enfermedad tendrá mayor velocidad.

Por esta razón vemos que hoy ese grupo de 100 personas infectaría a un grupo mayor, a diferencia de lo visto durante ocho semanas en nuestro país.

Hace una semana un grupo de 100 personas con el virus habría contagiado a 107, esta semana esas 100 personas transmitirían el patógeno a 108.

La diferencia entre una semana y otra es muy pequeña. Sin embargo, al estar por encima de 1, ya cualquier número implica diferencia.

Debemos tomar en cuenta que en este momento son varios los grupos de 100 personas que en este país podrían pasar su infección a 108, esas 8 personas “extra” pueden hacer la diferencia en el número de casos.

Eso sí: R no habla de cuán agresiva o letal es una enfermedad, ya que mide la velocidad a la que este virus se transmite, pero esto sí tendrá impacto sobre el número futuro de casos. Entre más contagios se den, pueden aumentar las hospitalizaciones y las muertes.

Hay otro detalle que debemos tomar en cuenta: la acción de una tasa de contagio también depende de la cantidad de casos activos que puedan propagar el virus.

Una tasa de contagio de 1,08 como la que vemos hoy, en un lugar con muchos casos activos puede dar origen a más casos que una tasa de 1,5 en un lugar con muy pocos casos.

O, por el contrario, una tasa de 0,5 en un lugar con muchos casos, puede dar origen a más infecciones que la de 1,08 en un lugar con pocas personas que puedan transmitir la enfermedad.

Provincia por provincia

Como R es un valor que depende de las dinámicas humanas, no es igual en todo el país. Cada provincia lleva su propio ritmo.

Sin embargo, Evans se muestra preocupado de que, aunque con valores diferentes, solo Puntarenas está por debajo de 1, con 0,97. Allí, 100 personas infectarían a 97.

“Guanacaste tuvo un importante incrementó de 0,87 a 1,38. Es importante señalar que este es el índice de reproducción básico más alto en una provincia desde que inicio la pandemia”.

Después de Puntarenas, Alajuela muestra el segundo indicador más bajo con 1,01, seguido por San José (1,07), Limón (1,17), Cartago (1,18) y Heredia (1,19).

Así se ha comportado la tasa de contagio en las diferentes provincias en las últimas semanas. Gráfico: Universidad Hispanoamericana
Así se ha comportado la tasa de contagio en las diferentes provincias en las últimas semanas. Gráfico: Universidad Hispanoamericana
Riesgo cantonal

El análisis por cantones se enfoca en ver el riesgo en la cantidad de casos de covid-19, según la población de cada uno.

Esto también se hace porque el cálculo de la tasa de contagio no es factible en lugares con menos de 25.000 habitantes, situación que se da en varios territorios del país.

Se considera categoría de alto riesgo cuando hay más de 250 casos por millón de habitantes, por lo que más personas podrían contagiar.

Durante las últimas dos semanas no hubo cantones en la categoría de alto riesgo, pero esta semana hay dos: Uno es Garabito, con un tasa de 268,9 casos por millón de habitantes y un R 1,2.

El otro cantón es Dota, el último sitio en registrar casos en el país y que se mantuvo así durante meses, pero que en las últimas semanas ha tenido un repunte.

En este último lugar, la incidencia es de 251,6 por millón de habitantes. Su población es muy pequeña como para hacer cálculo de R.

En la categoría de mediano riesgo están los cantones con una incidencia de entre 150 y 249 casos por millón de habitantes. Allí hay cinco cantones, uno más que hace siete días.

Tres de esos cantones se encuentran en Limón: Talamanca, Siquirres y Matina. Se les unen Sarchí (Alajuela) y Quepos (Puntarenas).

“¡A vigilar Talamanca y Quepos por su elevada R (1,7 y 1,45, respectivamente)!”, instó Evans.

Lo bueno: 65 cantones (79,27%) están en la categoría de muy bajo riesgo. No obstante, son dos cantones menos que hace una semana y siete menos que hace dos.

Cuidados

Evans pide a las personas cuidarse con miras a Semana Santa.

“Se aproxima también, una semana larga de asueto y la eventualidad de más contagios, al concurrir circunstancias más favorables para la replicación del virus en humanos”, detalló.

“Tenemos ya la vacuna, que podría detener la aparición de una tercera ola en Costa Rica, pero hasta el momento, no se puede confiar en la inmunización debido a la lentitud con que avanza el proceso, principalmente por la escasa disponibilidad del producto biológico”, concluyó.