Salud

Solo el 0,4% de personas vacunadas contra covid-19 en Costa Rica reportan efectos adversos

El dolor de cabeza es el más común tanto para la vacuna de Pfizer como para la de AstraZeneca; se han recibido 14 reportes de eventos graves, todos ellos con producto de Pfizer

Solo el 0,4% (3.596 personas) de quienes han recibido la vacuna contra la covid-19 en Costa Rica, han reportado eventos adversos o efectos secundarios.

Este es un porcentaje menor al visto en el informe de abril, cuando la cifra fue del 0,74%.

De acuerdo con el informe del Ministerio de Salud, 3.448 de los reportes provinieron de personas que recibieron la vacuna de Pfizer/BioNTec, que se administra en el país desde el 24 de diciembre. Los 88 restantes se dieron en personas que recibieron el fármaco de la empresa AstraZeneca, que se aplica desde el 19 de abril.

En ambas vacunas, el efecto más común fue la cefalea o dolor de cabeza. Esta se vio en el 17% de los reportes de Pfizer y en el 32% de los de AstraZeneca.

El dolor en el sitio de la inyección apareció en el 16% de los reportes de personas vacunadas con Pfizer y en el 13% de los de AstraZeneca.

Otros efectos comunes fueron fiebre o febrícula, en el 14% de quienes tuvieron algún efecto luego de ser vacunados con Pfizer y en el 23% , en el caso de AstraZeneca.

El cansancio y la debilidad fueron situaciones registradas en menor medida.

Todos estos efectos se conocen como Eventos Supuestamente Atribuibles a la Vacunación e Inmunización (Esavi), y se definen como cualquier situación de salud (signo, hallazgo anormal de laboratorio o síntoma) desfavorable, no intencionada, que ocurre posterior a la aplicación de la dosis y que no necesariamente tiene una relación causal con el proceso de vacunación o con la vacuna.

Hasta el 2 de mayo anterior, el Centro Nacional de Farmacovigilancia (CNFV) había analizado 3.291 de las notificaciones para Pfizer y 53 de las de AstraZeneca.

Casos graves

Desde el inicio de la vacunación hasta el pasado 30 de abril se han notificado y analizado 14 notificaciones clasificadas como graves.

Todos estos efectos fueron posteriores a la vacunación con el producto de Pfizer/ BioNTech: 10 personas recuperadas o en proceso de recuperación y cuatro fallecimientos de personas con múltiples factores de riesgo y/o comorbilidades.

De los cuatro fallecidos, CNFV los clasificó así:

- Dos casos fueron considerados como condicionales. Esto significa que la reacción no se explica por el estado clínico del paciente, pero el cuadro presentado no es conocido como efecto indeseable de la vacuna.

- Dos casos se clasificaron como improbables, es decir, carecen de reportes previos y no cumplen con los criterios para establecer una relación de causalidad con la vacuna.

En los diez recuperados o en proceso de recuperación se estableció:

Cinco casos probables, dada la potencial relación entre el síntoma y la administración de la vacuna.

Dos casos posibles, dado que puede deberse a otros factores del paciente. Aquí se ubica el único caso presentado en mayo.

Tres casos condicionales, lo que significa que podría estar condicionada a patologías presentadas por el paciente que pudieron desencadenar el padecimiento.

Eventos ‘de especial interés’

Se mantiene en tres los registros de personas que presentaron eventos de interés (AESI, por sus siglas en inglés) y se les da seguimiento. Es decir, en el último mes no se presentaron casos de este tipo.

¿Qué presentaron estas personas?

- Una miocarditis (inflamación del corazón), clasificada como probable, dada la potencial relación entre el síntoma y la administración de la vacuna.

- Una flebitis (inflamación de las venas), catalogada como posible, dado que puede deberse a otros factores o fármacos consumidos por el paciente.

- Un caso de síndrome de Guillain Barré (también contabilizado en los eventos graves), el cual se clasificó como condicional, debido a las patologías presentadas por el paciente que pudieron desencadenar el padecimiento.

El comité

¿Quiénes investigan estos casos? Desde octubre pasado se conformó la CNFV, un equipo de trabajo de varias instituciones que analizan cada reporte de evento adverso que pueda ser atribuible a la vacuna.

En este grupo hay funcionarios de la Dirección de Subvigilancia Epidemiológica y la Dirección de Fármaco-epidemiología de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) y del Ministerio de Salud.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.