Irene Rodríguez. 9 septiembre
El uso de mascarilla, el evitar aglomeraciones y procurar distancia física con las otras personas disminuye las posibilidades de contagio de covid-19. Fotografía: Rafael Pacheco
El uso de mascarilla, el evitar aglomeraciones y procurar distancia física con las otras personas disminuye las posibilidades de contagio de covid-19. Fotografía: Rafael Pacheco

Hay seis distritos costarricenses en donde la tasa de contagio de covid-19 supera ampliamente la del promedio del país y podría significar mayores brotes en los próximos días.

Así lo señala el más reciente informe del Centro Centroamericano de Población de la Universidad de Costa Rica (CCP-UCR), que cada miércoles mide cómo está la transmisión del virus causante de la pandemia.

Esta lista la encabeza San José de la Montaña, en Barva de Heredia, donde el contagio actual indica que cada portador del virus infectaría, en promedio, a cuatro más.

Le siguen el distrito de Cañas, en Cañas (Guanacaste), Guaycará en Golfito (Puntarenas) y La Ribera de Belén (Heredia), donde esta tasa está cercana a 2,3 y cada persona con el virus contagiaría a entre 2 y 3... o si hubiera diez personas, estas darían origen a 23 casos nuevos.

Santa Lucía, también en Barva, y Los Chiles, en Los Chiles (Alajuela) tienen una tasa que va entre 2,1 y 2,2.

El análisis del CCP encontró otros diez distritos con una tasa mayor a 1,75: Espíritu Santo en Esparza (Puntarenas), San Rafael, San Juan y Dulce Nombre en La Unión (Cartago), La Fortuna y Venecia en San Carlos (Alajuela), La Virgen y Horquetas en Sarapiquí (Heredia), y Dulce Nombre y Guadalupe en el cantón central de Cartago.

¿Qué quiere decir esto? Para Luis Rosero, demógrafo e investigador del CCP-UCR, esto indica que en estos lugares hay un brote en proceso y aún puede contenerse.

“Se está presentando aumento explosivo en estos lugares. Sin embargo, es importante decir que en todos estos distritos el número de casos que se habían acumulado era pequeño”, explicó Rosero a La Nación.

Y añadió: “estos datos nos indican que hay tiempo para actuar. Se trata de 20 0 30 casos semanales, son números perfectamente trazables. Con rastreo de contactos y testeo se puede contener el brote”.

¿A qué se debe este aumento? Según Rosero, aunque no hay razones precisas, en muchos de estos lugares hay plantaciones y empresas agrícolas en los que a veces se dificulta el distanciamiento.

“En los lugares más urbanos habría que ver si hay asilos de ancianos o algunos lugares en los que se pudieran dar focos de mayor contagio”, puntualizó el especialista.

Velocidad de la transmisión

Este índice no quiere decir que hay más casos en estos sitios, sino que su velocidad de transmisión o la velocidad con la que se propaga es mayor que en otros distritos.

La tasa de contagio, también llamada tasa R, indica a cuántas personas podría contagiar, en promedio, cada enfermo.

Si es igual a 1, cada persona enfermará, en promedio, a otra más, y esto mantendrá la infección constante. Si está en 2, en promedio, cada persona enfermará a dos más y la velocidad de transmisión se duplicará.

Lo ideal, por eso, es que esta cifra sea inferior a 1, que es señal de que el ritmo de casos nuevos va bajando.

El informe del CCP-UCR para esta semana indica que Costa Rica tiene una tasa R de 1,16, muy similar a las últimas tres.

Esto quiere decir que un individuo con el virus podría transmitirlo a 1,16 personas en promedio. O, visto de otro modo, 100 personas que porten este patógeno podrían dar origen a una generación de 116.

Aun cuando estos números no suenan muy altos, debemos tomar en cuenta que cuando los casos activos se cuentan por más de 1.000, cada 1.000 casos activos podrían significar un promedio de 1.160 casos más.

“Desde hace como tres semanas estamos muy similar, entre 1,1 y 1,2. Estamos estancados a una tasa de reproducción que no es catastrófica, pero que va sumando y poniendo presión, lo que vamos viendo en los casos y en las proyecciones”, subrayó Rosero.

El análisis para este 9 de setiembre toma en cuenta que estos contagios se dieron aproximadamente el 3 de setiembre. Esto se basa en que el periodo de incubación del virus (tiempo que transcurre entre la infección y los primeros síntomas), que en promedio está en seis días.

Comparación con otros países

El reporte compara Costa Rica con otros países de América Latina, España, Portugal y el estado de Florida en Estados Unidos, este último fue considerado debido a sus similares características culturales con la región latinoamericana.

“La curva de la tasa R de Costa Rica en semanas recientes se ubica dentro de un grupo de seis países –Argentina, Portugal y España entre ellos– con tasas R persistentemente mayores que uno y, por tanto, con la pandemia en expansión”, cita el documento.

Para esta semana, el país con una tasa de contagio más alto es Paraguay, con 1,36, seguido de República Dominicana, con 1,35 y Uruguay con 1,22. Por su parte, los países con menor transmisibilidad son Honduras, con 0,68, El Salvador, con 0,72 y Ecuador con 0,73.

Los investigadores del CCP-UCR advierten que R es un factor muy volátil y puede experimentar grandes cambios en cuestión de pocos días.

Posibles escenarios

Los investigadores trabajan con posibles escenarios de qué sucedería si se mantiene la tendencia actual y qué pasaría en un contexto más optimista si la tasa baja, o más pesimista si la tasa sube.

Si la tasa se mantiene, el ritmo será constante y no crecerá el número de casos diarios, o lo hará muy lentamente, pero esto no quiere decir que no haya presión para el sistema de salud, el cual recibe embates desde mediados de junio.

“El pronóstico en este escenario es que dentro de un mes, el 9 de octubre, el acumulado de fallecimientos será cercano a 1.200, mientras que el número de personas hospitalizadas ascendería a 900 y la demanda por camas UCI a 400. Estas cifras podrían desbordar la capacidad de atención de la CCSS, lo que obligaría a aplicar dolorosas medidas de racionamiento”, asegura el reporte.

Esa posibilidad fue advertida este mismo miércoles por autoridades de Salud y la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

En el escenario 2, u optimista, la tasa de contagio bajaría a 0,8. Sin embargo, esto también genera preocupaciones en los autores

del informe, pues los casos nuevos por día rondarían los 1.000 para el 9 de octubre y esto también pone presión sobre el sistema de salud y dificulta hacer pruebas y rastrear contactos para así contener la propagación.

“Esta cifra, pese a ser optimista, es problemática, tanto por la presión sobre los servicios hospitalarios como por el hecho de continuar por encima de las capacidades del país para el rastreo y testeo de contactos para contener el brote. Creemos que una situación confortable de óptima trazabilidad de los casos y contención del brote solo se logrará si el número de nuevos casos diarios se mantiene por debajo de 100 (como antes del 20 de junio)”, enfatiza el informe.

En el escenario 3, o pesimista, R continuaría en crecimiento hasta llegar a 1,5, esto significaría que octubre comenzaría su segunda semana con promedios de 4.500 casos diarios.

Sin embargo, este último escenario es más difícil de conseguir. Este se daría si las personas bajan la guardia y hacen mal uso de las mascarillas.

Lugares con más posibilidad de infección: ‘índice baby shower’

El análisis del CCP-UCR señala por primera vez el llamado “índice baby shower”, que enmarca a los distritos en los que una reunión de 20 personas es de mayor riesgo para contagios.

“Hemos estimado la probabilidad de que en una reunión de 20 personas (un baby shower, una boda, una reunión de trabajo, un seminario, un bar y similares) provenientes del distrito en cuestión, al menos una persona se encuentre activamente infectada. En esta estimación con propósitos ilustrativos se asumió que no hay cuarentena, que por cada caso detectado hay dos personas sin síntomas y que la duración media de la enfermedad es dos semanas”, proponen los investigadores.

Ellos encontraron 26 distritos en los que una reunión de más de 20 personas tendría una probabilidad de al menos un 40% de convertirse en foco de contagio.

Hay cuatro lugares con un riesgo aún mayor. En Hospital, Carmen y La Uruca (San José) y Cinco Esquinas (Tibás), la probabilidad de que en el hipotético baby shower haya un enfermo es de más del 60%.

Le siguen Merced (San José), Pital (Cuidad Quesada), San Rafael (Alajuela), Pavas (San José), Tirrases (Curridabat), Río Cuarto (Río Cuarto), León XIII (Tibás) y Catedral (San José), donde las posibilidades están entre el 50% y el 60%.

“Son distritos que ya sabíamos que eran problemáticos en cuanto número de infecciones; siguen siendo problemáticos, riesgo de contagio es muy alto”, detalló Rosero.

Y concluye: “esta información es para tomadores de decisiones, pero también nosotros podemos tomar las nuestras, no es estigmatizar lugares, es saber que debemos cuidarnos”, concluyó.