Irene Rodríguez. 21 septiembre
El pasado 18 de abril nació Isabel Lucía, primer niña in vitro con la CCSS. Esta es la primer foto con su padre, Enrique Rodriguez. Fotografía: CCSS
El pasado 18 de abril nació Isabel Lucía, primer niña in vitro con la CCSS. Esta es la primer foto con su padre, Enrique Rodriguez. Fotografía: CCSS

Once familias están en el último trimestre de espera para la llegada de bebés con la técnica de fecundación in vitro (FIV) en la Unidad de Medicina Reproductiva de Alta Complejidad de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Así lo confirmó la institución en un comunicado de prensa. Dentro de estos embarazos, está el primero gemelar, el cual se espera culminar el próximo mes.

Jerchell Barrantes Solórzano, coordinador de la Unidad indicó que, hasta ahora, 21 parejas fueron dadas de alta y están siguiendo el control del embarazo en otros centros médicos y hospitalarios, tanto de la CCSS como privados. De estos, el 86% son embarazos únicos.

Este servicio se inauguró en julio de 2019. Hasta el momento, el 50% de las mujeres a quienes se les ha realizado transferencia embrionaria logran un embarazo.

No todas las parejas necesitan FIV. Por ejemplo, durante el primer año de trabajo de esta unidad, a 162 se les hizo estimulación ovárica. De estas, a 101 se les practicaron aspiraciones foliculares, esto consiste en extraer los ovocitos (células de los ovarios, es una fase de desarrollo del óvulo cuando aún no ha madurado).

Además, se han realizado 58 transferencias embrionarias en fresco (cuando el embrión pasa directamente al útero de la mujer) y 20 transferencias embrionarias diferidas (cuando el embrión pasa por un proceso de congelamiento y descongelamiento antes de ser implantado en el útero).

En abril pasado, nació la primera niña con la aplicación de la técnica en la Unidad de la CCSS. Ese mismo mes, se dieron otros dos nacimientos.

La fecundación in vitro se reanudó en el país por un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 2012, que revirtió la prohibición dictada por la Sala Constitución en el año 2000.

Otros servicios

La Unidad de Medicina Reproductiva de Alta Complejidad de la Caja brinda diferentes programas y servicios según las necesidades reproductivas de cada pareja. Uno de ellos es el de preservación de embriones, que consiste es el congelamiento de los embriones que no son transferidos para guardarlos para futuros embarazos de la pareja.

Barrantes explicó que a la mujer se le transfieren máximo dos embriones, por lo que los demás que estén en buena calidad se guardan para ser transferidos en el futuro. Hasta el momento se tienen 123 embriones vitrificados.

Adicionalmente, se cuenta con preservación de la fertilidad, que trata de que personas con cáncer que podrían tener como efecto secundario la infertilidad, guardan sus óvulos y semen ante una eventualidad.

Si al finalizar el tratamiento los pacientes no tienen problemas de fertilidad, los óvulos y el semen se desechan.

Hasta el momento, esta unidad especializada institucional tiene 37 óvulos guardados y 19 viales de semen de pacientes oncológicos. Pacientes con algún tipo de cáncer pueden ser referidos por el médico tratante para preservación de la fertilidad en esta unidad institucional.