Irene Rodríguez. 22 enero
Los turistas ya comenzaron a viajar con mascarillas. Estos son del aeropuerto de Hong Kong. Fotografía: Ng Han Guan/ AP
Los turistas ya comenzaron a viajar con mascarillas. Estos son del aeropuerto de Hong Kong. Fotografía: Ng Han Guan/ AP

El año comenzó con una noticia que enciende las alertas preventivas de salud a nivel mundial: un virus totalmente nuevo para la ciencia infectó personas en China y les provocó problemas respiratorios y neumonía. Pocos días después se registraban 17 muertos y cerca de 450 enfermos en cinco países.

A esto se le une un caso sospechoso en Tamaulipas, México. En ese país latinoamericano ya se descartó otro caso, al igual que en Queensland, Australia, donde se estudiaba a un hombre que había viajado a China.

Aún no tiene un nombre “oficial”, de momento se le llama 2019-nCoV, o “nuevo coronavirus”. Pero ¿qué es?, ¿cómo actúa?,¿debemos preocuparnos por su llegada a Costa Rica?

En La Nación conversamos con dos profesionales en virología (ciencia que estudia los virus) y revisamos los documentos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Ministerio de Salud de China y el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

Aquí te traemos las respuestas que se tienen hasta el momento.

Eso sí, esta es información que está en evolución constante, por lo que los números, sitios de infección y nuevos datos del virus pueden variar.

Para darnos una idea, esta es la evolución que ha tenido el nuevo virus.

Ok, es un coronavirus, ¿pero qué es eso?

El virólogo Christian Marín Muller explica que los coronavirus son un grupo grande de virus. Ellos se llaman así porque, cuando se les observa en un microscopio son redondos, pero tienen una proteína que los recubre y forma una especie de “pico” parecido a una corona. Este facilita su ingreso a las células de su hospedero (animal en el que “habitaría” para replicarse).

Los coronavirus son el segundo grupo de virus más responsable de los resfríos y gripes que tenemos –el principal grupo de virus que nos resfrían se llama rinovirus–.

El asunto es que pueden desde causarnos algo muy leve, o algo que sintamos como una gripe, o complicaciones para respirar, hasta neumonías que pueden matar a algunas personas (especialmente a quienes tienen un sistema inmunitario débil o que ya cuentan con enfermedades de fondo).

(Video) Todo lo que sabemos de la llegada del coronavirus a EEUU

La viróloga Eugenia Corrales-Aguilar también explicó que los coronavirus son de tipo ARN. ¿Qué significa esto? A ver, los virus pueden tener su información genética en forma de ADN (ácido desoxirribonucleico) o en el ARN (ácido ribonucleico). Pues los coronavirus tienen su información en el ARN.

Esto les da una característica particular: su replicación es más inestable, por así decirlo. Lo anterior hace que muten o cambien su genética más rápidamente, lo que dificulta conseguir una vacuna o tratamiento.

Por ejemplo, el VIH o la influenza son virus ARN. Todos los coronavirus lo son.

Ahora, ¿cómo son estos virus? Según Corrales-Aguilar, hay unos 200 o 300 coronavirus, pero casi todos tienen como hospedero o reservorio un animal que lo porta, pero no registra síntomas. Menos de 10 (siete, para ser exactos) afectan al ser humano.

La gran mayoría de los coronavirus tienen como reservorio a los murciélagos.

Los coronavirus más “famosos” son el el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS, por sus siglas en inglés) y el síndrome respiratorio agudo severo (SARS, por sus siglas en inglés).

Estos virus, que estuvieron en el ojo público por su incidencia y mortalidad –el SARS mató a 774 personas entre 2002 y 2003 y el MERS acabó con la vida de más de un tercio de los pacientes entre 2012 y 2014– hacen que se levanten alertas preventivas a nivel mundial.

“En su momento, el SARS creó un pequeño pánico porque las autoridades chinas ocultaron información durante días, entonces eso facilitó que el virus se expandiera y llegara a más países, a 21, e infectara a más de 8.000 personas. Con este virus el comportamiento fue diferente, desde un principio se notificó e incluso la codificación genética ya está disponible para que las naciones y científicos trabajaran con ella”, expresó Marín.

Hay otra característica que Marín apunta de los coronavirus: “no generan resistencia, es decir, si te infectaste con uno no quiere decir que ya no te podás volver a enfermar, si podrías, pero esto no necesariamente quiere decir que sea más grave”.

La OMS se reunió este miércoles para ver si declaraba esta enfermedad como emergencia internacional de salud pública, pero indicaron que se reunirán este jueves para continuar analizando el tema.

“Quedó claro que para proceder necesitamos más información, por esa razón, he decidido pedir al Comité de Emergencia, reunirse nuevamente mañana (jueves), para continuar sus discusiones. La decisión sobre si declarar, o no, una emergencia pública a nivel mundial, es una que me tomo muy seriamente y una para la cual solo estaré preparado para tomar, cuando tenga las consideraciones apropiadas de toda la evidencia”, explicó el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesu.

¿Qué es el nuevo coronavirus?

Países asiáticos atienden cientos de enfermos.

FUENTE: EUGENIA CORRALES-AGUILAR.    || w. s. / LA NACIÓN.

Si es ‘como el SARS’, ¿quiere decir que va a ser igual de contagioso o mortal?

El que este nuevo “personaje” sea también un coronavirus no quiere decir que se comporte igual que sus antecesores, es un virus totalmente nuevo que debe analizarse para ver su comportamiento.

El que sea un coronavirus tampoco quiere decir que sea “como el SARS”, recalcó Corrales-Aguilar. Los análisis genéticos indican que hay un 89% de similitud genética. Suena como si fuera mucho, pero ese 11% de diferencias puede significar un mundo de diferencia en su comportamiento.

“Hay que ver, ¿se va a comportar más como un MERS o más como un SARS?”, se preguntó Corrales-Aguilar.

“Con el SARS algunos creían que se iba a acabar el mundo, y no, desapareció. Se fue extinguiendo y ya ni se ve”, agregó.

Al ser un virus nuevo, faltan muchos estudios. No obstante, por lo que se conoce hasta ahora, se cree que tanto su capacidad de infección como su letalidad (capacidad para matar) no serían tan altas como las de sus predecesores.

“No es buenísimo infectando. No es como la influenza que usted estornuda y el virus viaja en las gotas de saliva y es fácil contagiar a la persona que está a la par”, destacó Marín.

Por ejemplo, todas las personas infectadas hasta el momento o se infectaron en Wuhan o eran trabajadores de la salud que atendieron a los pacientes (lo que comprueba que sí se transmite entre seres humanos). Las personas que viajaron a Japón, Tailandia, Corea del Sur o Estados Unidos con el virus fueron infectadas en Wuhan y no en otro lugar.

Corrales aclaró que, de momento, el nuevo coronavirus no parece ser tan mortal, dado que se reportan cientos de casos y solo 17 muertes.

“Muchos de estos muertos tenían patologías de fondo. Uno ellos tenía un fallo grave en el hígado y tres de ellos presentaban EPOC (enfermedad pulmonar crónica obstructiva, un mal respiratorio que complica cualquier otra enfermedad que presente el individuo)”, aseveró la profesional.

Y añadió: “hay personas que pueden tener el virus y no registrar síntomas del todo, la gran mayoría van a tener síntomas leves, de esos que tal vez confunden con una gripe, otros menos van a requerir hospitalización y un mínimo se muere”.

El ministro de Salud, Daniel Salas, agregó: “en este momento la tasa de letalidad (muerte) es de un 3,9%, si hay más casos como se cree, la mortalidad sería menor”.

Aún muchas cosas que aún se desconocen, por ejemplo, ¿de cuánto es el período de incubación? es decir, ¿cuánto tiempo pasa desde que una persona se infecta hasta que registra síntomas?

¿Cómo se sabe que es un virus completamente nuevo?

Cuando se registran casos como este y a los pacientes se les hacen pruebas para ver qué les sucede, los exámenes arrojan que no tienen los ya conocidos SARS o MERS, entonces se les toman muestras y se analiza la genética del patógeno. En primera instancia no podía saberse si la infección más bien era provocada por un hongo o bacteria, por ejemplo.

Pero al realizar pruebas genéticas sensibles se vio que efectivamente era eso: un coronavirus completamente nuevo para la ciencia que infecta a las personas.

En cuestión de 17 días se tenía la confirmación de que era un virus nuevo.

Si todo comenzó en un animal mercado de mariscos, ¿cómo llegó al ser humano?

Los virólogos explicaron que llega un momento en el que el coronavirus mua para hacer un “salto” y afectar a los seres humanos.

“El origen es algo que se desconoce por completo. Usualmente pasa de murciélago a otro animal y luego a las personas”, explicó Corrales-Aguilar.

Tanto el SARS como el MERS tuvieron otros animales que sirvieron de “puerta de entrada” para el ser humano. En el caso del SARS fueron las civetas (pequeños mamíferos carnívoros), y en el caso del MERS, los camellos.

“Todo comenzó en un mercado de mariscos, pero no necesariamente quiere decir que la transmisión al ser humano fuera a través de un marisco. En ese tipo de mercados no solo hay mariscos, hay todo tipo de animales vivos: patos, roedores, gallos, pollos... ahí lo venden todo vivo, o lo matan en frente tuyo o te lo dan vivo y vos lo matás en la casa, eso facilita la transmisión de virus”, destacó la especialista.

Llegó a Estados Unidos.... ¿eso quiere decir que va a llegar a Costa Rica?

FUENTE: EUGENIA CORRALES-AGUILAR.    || w. s. / LA NACIÓN.

No es imposible... pero sí muy poco probable. Ambos especialistas consultados coinciden en ello.

“No puedo decir que no (llegaría a Costa Rica), pero no es motivo de alarma. Se tendría que tener muy mala suerte. La transmisión, por lo que se sabe ahora, no es muy efectiva”, destacó Corrales-Aguilar.

Marín coincide: “Es muy difícil que llegue. En Estados Unidos están tomando todas las medidas para mantener aislado al paciente y a las personas con las que tuvo contacto. Además, no es un virus que se esparza tan fácilmente. Sí es importante mantener un nivel de limpieza mayor, pero no tenemos que preocuparnos tanto”.

“Eso sí, si usted estuvo en una zona donde está el virus y tiene síntomas respiratorios, vaya al médico y avise, más que todo para estar pendiente”, recalcó.

El Ministerio de Salud señala que si usted debe viajar a China evite lugares con concentraciones masivas de personas.

¿Entonces por qué Costa Rica tiene protocolo de prevención activado?

Porque la Organización Mundial de la Salud (OMS) elevó la alerta preventiva y el país se acogió a ella. Esto no quiere decir que vaya a entrar a Costa Rica, pero sí que se va a estar pendiente de la situación, se va a estudiar la información que vaya surgiendo y los médicos están listos para detectar signos sospechosos. Si se diera un caso, esto permitiría contenerlo para evitar más contagios.

¿Es posible que mute y se vuelva más agresivo?

Sí, de hecho esa es una preocupación de algunos científicos.

Los virus ARN son de alta mutación, pero esto no quiere decir que vaya a mutar para convertirse en más agresivo. Los virus mutan para poder replicarse de una mejor forma, pero no necesariamente para volverse mortales.

“Ningún virus muta con el fin de matar a su hospedero, ellos necesitan replicarse y para ello necesitan un organismo vivo, de nada les sirve tener como objetivo la muerte rápida de la persona”, destacó Corrales-Aguilar.

El director de la OMS indicó este jueves que un equipo de la Organización se encuentra en este momento en China, donde se trabaja con expertos y funcionarios de ese país para investigar el contagio y tener más información. Se prevé que estos datos estén disponibles este jueves.

¿Debería preocuparme?

Mientras la enfermedad no esté en Costa Rica es poco probable que usted se contagie. Eso sí, si usted va a viajar a zonas donde hay casos del virus, extreme sus medidas de higiene. Aún no es necesario comprar mascarillas.

De momento, en Costa Rica las medidas más recomendables son extremar la higiene.

“Si la gente supiera todo lo que protege lavarse las manos a conciencia, lo harían más seguido y mejor”, recalcó Marín.

Para Corrales-Aguilar, hay mayores preocupaciones de virus más infecciosos que ya están en el país.

“La gente no se preocupa tanto por la influenza, que sí está aquí y mata a medio millón de personas al año. Para esto hay vacunación y no todos le hacen caso”, destacó la especialista.

Salas apunta: “Costa Rica no tiene vuelos directos a China y es un destino poco común, tenemos los protocolos del caso, pero no hay tanto riesgo de entrada porque no hay acceso tan directo”.

¿Ya se trabaja en una vacuna?

Ya hay grupos de científicos en varios países que trabajan en ella. No obstante, al ser un virus de alta mutación se dificulta mucho obtener una vacuna específica.

“Sí estamos trabajando en ella, pero es algo que toma tiempo, no podemos decir que va a estar lista en una semana”, aseveró este martes en conferencia de prensa Nancy Messonier, directora del Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias de Estados Unidos.