Irene Rodríguez. 15 julio
Georgianela Rodríguez y María Nelsy Barrantes son dos pacientes beneficiadas con las prótesis. Ellas posan con un modelo que ilustra la lesión que tuvieron en su cráneo y para la cual necesitaron esta solución. Fotografia de Jorge Castillo
Georgianela Rodríguez y María Nelsy Barrantes son dos pacientes beneficiadas con las prótesis. Ellas posan con un modelo que ilustra la lesión que tuvieron en su cráneo y para la cual necesitaron esta solución. Fotografia de Jorge Castillo

Los síntomas de Georgianela Rodríguez, vecina de Barrio Córdoba, y de María Nelsy Barrantes, de San Rafael de Oreamuno de Cartago, comenzaron de la misma forma: dolores de cabeza insoportables que al principio solo les dificultaban hacer sus actividades básicas, pero después fueron afectándoles otras partes del cuerpo.

El diagnóstico fue el mismo: un tumor cerebral. Rodríguez recibió esta noticia hace 14 años, Barrantes, 10 años después, pero sus casos evolucionaron de la misma forma.

Luego de cirugías para remover el tumor, la presión del cráneo obligó a remover parte del hueso y esto no solo dejaba su cerebro más expuesto, también deformaba sus cabezas.

Luego de varias prótesis, especialistas del Hospital Calderón Guardia (HCG) dieron con la solución, que iba de mano de la tecnología en tercera dimensión (3D) .

Especialistas de Neurocirugía, Cirugía Maxilofacial y Cirugía Reconstructiva de este centro médico utilizan prótesis especiales impresas en 3D y diseñadas según las características de cada paciente. De esta forma se reemplazan las partes del cráneo pérdidas por cada persona según su lesión o daño.

Este tipo de procedimiento beneficia a quienes sufrieron complicaciones graves en el cráneo y tienen ausencia parcial de esta estructura ósea, ya sea debido a accidentes de tránsito o laborales, golpes o tumores.

Este no es el único centro médico que realiza este tipo de técnica en el país, pero según comentó Héctor Torres, jefe de Neurocirugía, el Calderón ya cuenta con un programa debidamente establecido para estos casos. Incluso, el protocolo diseñado por estos especialistas fue tomado en cuenta por otros países del mundo.

“Es para pacientes que, luego de ser sometidos a cirugía presentan un problema llamado hipertensión intracraneal, en donde la presión interna es muy fuerte y es muy problema difícil de manejar”, dijo Torres.

(Video) Prótesis en 3D protege a pacientes con lesiones craneales

La prótesis paso a paso

¿Cómo funcionan estas prótesis?

Estas prótesis se colocan a personas con lesiones en el cráneo y que perdieron parte de este.

FUENTE: HOSPITAL CALDERÓN GUARDIA.    || w. s. / LA NACIÓN.

Una vez que el paciente es seleccionado para este tipo de prótesis se le hace una tomografía en tercera dimensión milímetro a milímetro de su cráneo y de la zona que debe cubrir la prótesis.

“Esto es vital, porque si no es así, la prótesis no podría calzar a la perfección. Y eso es lo que necesitamos, que pueda adherirse sin problemas para que tenga las mismas funciones del hueso”, destacó Eric Vargas, jefe de cirugía maxilofacial del HCG.

Una vez que se tiene este examen, los resultados y las imágenes son enviadas al laboratorio en Jackonsville, Florida, Estados Unidos, donde se elaboran las prótesis y se trabaja con un biomaterial (material que tiene características para interactuar con células y tejidos vivos).

"Antes teníamos que tomar huesos de la costilla para hacer este tipo de reconstrucciones, ya no es necesario", señaló Henry Sequeira, jefe de cirugía reconstructiva del HCG.

De acuerdo con Vargas, antes de esta tecnología se utilizaban mallas o placas, pero estas no tenían las mismas características.

Las nuevas prótesis cuentan con una serie de huecos pequeños que le dan mayor flexibilidad y espacio de movimiento a los músculos.

“Anteriormente las prótesis venían sin estos huequitos, pero vimos que no permitía la movilidad de algunos músculos que son necesarios para la masticación. Entonces solicitamos hacerle esos huequitos y sí funcionaron para que estos músculos se mantuvieran activos. Esto resultó tan bien que ahora la compañía las hace todas así y así las envía a todos los países”, recalcó Vargas.

Cuando estos dispositivos llegan al país vienen sin esterilizar, por lo que aquí se esterilizan para que puedan usarse sin riesgos de infección. Las prótesis se colocan y se fijan con placas y tornillos de titanio en una cirugía cuya duración varía entre una y dos horas y media.

La inversión es de unos $10.000 por prótesis (cerca de ¢6 millones). Según explicó Taciano Lemos, director del HCG, se espera conseguir una impresora en 3D para realizar todos los pasos en el centro médico.

Los resultados
Especialistas de Neurocirugía, Cirugía Maxilofacial y Cirugía Reconstructiva del Hospital Calderón Guardia utilizan prótesis especiales impresas en tercera dimensión o 3D y diseñadas según las características de cada paciente. Foto: Jorge Castillo
Especialistas de Neurocirugía, Cirugía Maxilofacial y Cirugía Reconstructiva del Hospital Calderón Guardia utilizan prótesis especiales impresas en tercera dimensión o 3D y diseñadas según las características de cada paciente. Foto: Jorge Castillo

Hasta el momento 23 pacientes han recibido esta prótesis, pero el HCG ya tiene en planes finalizar el año con 40 personas intervenidas. Inclusive, el próximo jueves la recibirá una joven de 23 años.

De las 23 personas con este dispositivo, 17 son hombres y seis mujeres. Cuatro tienen entre 20 y 30 años, ellos sufrieron traumas luego de accidentes en moto en donde, aunque portaban casco, el exceso de velocidad, el licor o las drogas hicieron peor el percance.

Los pacientes que se han visto beneficiados aseguran que este procedimiento les cambió la vida.

“La prótesis es una maravilla. Nada me duele. Ni la siento. Creo que me protege muy bien el cerebro, que era algo a lo que le tenía miedo antes”, señaló Rodríguez, primera paciente en recibir esta prótesis. Ella fue diagnosticada con un tumor cerebral en el 2005 y antes de esta tuvo dos prótesis que no funcionaron.

Barrantes, quien fue intervenida hace cuatro meses, complementó: “tenía dolores horribles,me cansaba, me mareaba, no podía dormir bien. Ahora ya es otra cosa”.

Para Vargas, los resultados son de sus mayores satisfacciones.

“Hemos visto personas con problemas de equilibrio que no podían estar en pie, salir caminando después de la colocación de la prótesis. Gente que llegaba en camilla, con traqueostomía y oxigenodependientes que hoy llevan vida normal. Gente con problemas de memoria que ya no los tienen. Esto le ha devuelto calidad de vida no solo a los pacientes, también a las familia. Dios nos ha permitido ser instrumentos y ver los resultados", concluyó.