Irene Rodríguez. 23 febrero
Esta imagen retrata a los siameses Samuel y Ezequiel en su primer año de vida. Los acompañan Stalin Nuñez,su padre y Evelyn Badilla, su madre. Foto: Jeffrey Zamora.
Esta imagen retrata a los siameses Samuel y Ezequiel en su primer año de vida. Los acompañan Stalin Nuñez,su padre y Evelyn Badilla, su madre. Foto: Jeffrey Zamora.

La cirugía para separar a los siameses Samuel y Ezequiel Núñez Badilla, quienes nacieron en diciembre del 2015 unidos por su cabeza, podría extenderse hasta horas de la madrugada.

Así lo dio a conocer cerca de las 5:30 p. m. de este viernes la Oficina de Comunicación Organizacional de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) en un comunicado de prensa.

Esta es una de las intervenciones más complejas, largas y difíciles hechas por ese centro hospitalario, ya que es la primera de esta magnitud que se efectúa en el hospital, en virtud de las características anatómicas de la unión que presentan los hermanos.

(Video) Comenzó cirugía para separar a los siameses ticos

La cirugía se efectúa en dos quirófanos. En ella participan neurocirujanos, cirujanos reconstructivos, anestesiólogos, auxiliares de sala, circulantes, enfermeras, instrumentistas y personal de aseo, entre otros.

Stalin Núñez, padre de los bebés, confirmó que la cirugía comenzó pasadas las 7 a. m. Esta familia es oriunda de Fila Pinar de Coto Brus, en la zona Sur del país.

"Sabemos que es algo muy complicado, pero estamos muy tranquilos. Están en manos de Dios y de muy buenos doctores. Ahora estamos desayunando y vamos a ir a misa de 9:30 a. m.", afirmó Núñez a las 8:30 a. m.

Horas más tarde, después de las 5:30 p. m., el padre relató que los especialistas se habían comunicado dos veces con ellos y que todo marchaba bien, pero que el proceso iba más lento de lo esperado.

"Estamos bien. Mi esposa está allá con unas amistades y familiares. Yo me vine a Cartago a hacer unas diligencias y a estar con Fran (su hijo mayor, José Francisco). Aquí también estoy con familia. La ventaja es que estamos muy acompañados por familiares", recalcó.

La CCSS indicó que "por petición expresa de los padres, el hospital no se referirá a la cirugía en este momento. Se trata de un procedimiento muy complicado con pronósticos reservados".

El caso fue cuidadosamente analizado y discutido por los diferentes equipos en ciencias médicas del Hospital de Niños, incluso fue necesario efectuar consultas a uno de los especialistas con mayor experiencia en Estados Unidos.

Profesionales de la CCSS darán información en cuanto se presenten resultados, pero aún se desconoce cuánto tiempo falta para eso.

Preparativos

Olga Arguedas, directora del centro médico, expresó que antes de llevar a los niños al quirófano se les efectuó una batería de exámenes –tomografías y resonancias magnéticas–. También se comprobó que los menores están bien de salud y su sistema inmunitario está en orden.

En la cirugía están empleando equipos de última generación adquiridos recientemente para mejorar la calidad y la precisión de las intervenciones quirúrgicas que se efectúan en ese hospital pediátrico.

Como la gran mayoría del personal médico está dedicado a esta cirugía, este viernes no se programaron cirugías electivas (las que no son de vida o muerte) y se tienen seis quirófanos disponibles para casos de emergencia o cuya programación no puede esperar más.

Detalles de la cirugía

En una entrevista anterior, Juan Luis Segura, jefe de Neurocirugía de Hospital Nacional de Niños, y coordinador de este procedimiento, indicó que no hay forma de saber cuánto durará la cirugía, pero que en casos anteriores se ha visto que son muy extensas.

"Hay gente que dice que se durará unas 27 horas como la de otros siameses separados en Estados Unidos, pero ningún caso es igual al otro. Solo puedo decirles que, entre más dure la operación, mayores señales de éxito hay. Si desgraciadamente uno de los niños muriera, será una operación más rápida porque solo habría que preocuparse por uno de los dos", aseveró el médico en aquella oportunidad.

"En esto no solo cuenta la pericia de los cirujanos. También depende de cómo reaccione cada chiquito", añadió en ese entonces.

¿En qué consiste la separación? Segura ofreció algunos detalles a La Nación, meses atrás.

Debido a la edad de los niños y a que son dos, se calcula que solo la preparación de la anestesia podría durar de dos a tres horas. Luego, los neurocirujanos procederían a realizar la incisión en el punto donde los cirujanos plásticos indicaron que es la mejor zona.

Los especialistas removerán el cráneo, y verán si hay duramadre (membrana que protege el cerebro). Si no hubiera, se utilizarán sustitutos.

Las venas y arterias también serán separadas y suturadas, a la espera de que la circulación logre restablecerse.

Luego de separarlos, se procederá inmediatamente a reconstruir los cráneos. Eso sí, no se sabe si habrá suficiente hueso para reconstruirlos y, por lo tanto, podrían tener que hacer uso de fragmentos de otros huesos de los bebés o sustitutos biológicos.

Para realizar esta intervención se requirió de gran cantidad de reservas de sangre. Con eso en cuenta, el jueves pasado se efectuó una campaña interna en el hospital para captar donadores de sangre y así satisfacer cualquier necesidad de este líquido vital.

La cirugía es apenas la primera parte de un proceso que podría extenderse por años y que Segura aún no se aventura a prever, pues dependerá de los resultados de la intervención.

Los bebés estarán hospitalizados el tiempo que los médicos consideren necesario.

Después se les dará el apoyo que requieran, ya sea con rehabilitación, terapia ocupacional o algún otro tipo de acompañamiento para procurar que su desarrollo sea el más adecuado según sus posibilidades.

¿Cómo ocurre un caso de siameses?

Los siameses se originan como cualquier otro parto de gemelos idénticos: un solo óvulo se fecunda y, por razones desconocidas, se divide en dos, cada uno con su propio cordón umbilical.

Pero en los siameses hay una diferencia clave: la división no ocurre cerca del día 10 de gestación, sino más bien cerca del día 13, con lo que la división no se completa y ambos bebés terminan compartiendo uno o más tejidos u órganos.

Solo el 2% de este tipo de bebés están unidos por la cabeza (como sucede con los hermanos de San Vito), el 73% están unidos por el tórax, el 13% por la espalda y el 6% por la pelvis.

Los casos más complicados de separación son los que comparten cerebro y corazón.

Este es el primer caso de separación de siameses en los que ambos nacieron vivos y unidos por la cabeza que se realiza en Costa Rica. En 2014, se efectuó una separación de unas siamesas unidas por el cráneo pero, en ese caso, una las niñas había muerto en el vientre, lo que representó una intervención muy distinta y menos compleja.

El último caso de separación se dio hace 13 años con Fiorella y Yurelia Rocha, quienes nacieron unidas por tórax y abdomen, pero ellas fueron separadas en Estados Unidos.

En 1985 en el Hospital de Niños separó a las siamesas Karen y Karo. Ellas estaban unidas por el tronco, compartían una porción del hígado y sus dos corazones estaban entrecruzados. Se les separó a los cinco meses de nacidas, fallecieron días después.

Otros casos de siameses

A la fecha, han nacido 14 pares de siameses desde 1977 –cuando se dio el primer caso del que se tiene registro en La Cruz, Guanacaste–.

  • 1977: La Cruz, Guanacaste.
  • 1983: Alajuela.
  • 1985: Puntarenas. Karen y Karol, sus corazones estaban entrecruzados, se les separó a los cinco meses de nacidas, fallecieron días después.
  • 1988: Pérez Zeledón.
  • 1993: San José. Hermanos Torrente Prado, murieron a las 16 horas de nacidos.
  • 1998: Guápiles, siameses compartían un mismo tronco y un solo corazón.
  • 2000: San José. Dos niñas, compartían tórax, una de ellas tenía el cuerpo incompleto. Fueron separadas, la que estaba completa falleció tres días después.
  • 2002: Dos niñas nacieron en el Hospital de la Mujer. Compartían corazón.
  • 2005: Alajuelita. Yurelia y Fiorella. Nacieron unidas por parte inferior de tórax y abdomen. Tienen 13 años y ya van al colegio.
  • 2015: Costa Rica vivió la inédita gestación de cuatro parejas de siameses. Dos de ellas murieron en el vientre materno. Una pareja de siamesas nació y murió poco después en el Hospital San Juan de Dios. El otro caso es el de Samuel y Ezequiel.