6 enero, 2016

Cuidar a dos bebés al mismo tiempo no es tarea sencilla..., pero más complejo se torna si se trata de siameses. La forma de alimentarlos, dormirlos, bañarlos, vestirlos y trasladarlos, amerita una logística distinta.

Al menos esto es lo que experimenta el matrimonio compuesto por Stallin Núñez y Evelyn Badilla, papás de los niños Samuel y Ezequiel , quienes nacieron en el Hospital Calderón Guardia, el pasado 11 de diciembre, unidos por su cabeza (no comparten cerebelo).

Los papás de los siameses compartieron estas fotos de sus hijos en Facebook. | IMAGENES AUTORIZADAS POR LOS PADRES PARA LN
Los papás de los siameses compartieron estas fotos de sus hijos en Facebook. | IMAGENES AUTORIZADAS POR LOS PADRES PARA LN

“Estamos felices de que ya estén en la casa, pero claro que hemos tenido que acondicionar muchas cosas para atenderlos”, explicó Núñez.

En ese sentido, detalló que la ropita que utilizan debe ser con botones o broches, los bañan en la cama matrimonial y los duermen en un “encierrito”, mientras llega una cuna más ancha (pensada para gemelos) que les van a donar.

Los bebés salieron del hospital el 28 de diciembre pasado. Para su traslado se requirió de una ambulancia con la idea de colocarlos sobre una camilla y abrocharlos bien. “Me dijeron que así los seguirán llevando al Hospital de Niños para todas las citas”, detalló Stallin. No pueden transportarlos en las tradicionales sillas de bebé.

Como todavía se desconoce la fecha de la cirugía de separación (podría ser hasta dentro de ocho meses o un año, cuando el sistema inmunológico de los menores esté más desarrollado), la familia tiene que ser muy cuidadosa con sus gastos. Aunque son oriundos de Fila Pinar de Coto Brus y allá tienen casa, debieron alquilar un apartamento en Cartago para para facilitar la atención médica de los niños.

Sin trabajo. “Por ahora no puedo dejar sola a mi esposa con los chiquitos y mi otro hijo de dos años. Los bebés son prematuros, pero grandecitos, inquietos y pesan bastante. Por eso, aunque tengo tres ofertas de trabajo, no he podido tomar ninguna”, relató el padre con angustia.

Los bebés implican gastos que preocupan al matrimonio. “Gracias a Dios están comiendo muy bien. Mi esposa les da leche, pero también fórmula. Y, bueno, en pañales se van como ocho por día entre los dos”, dijo Núñez .

La próxima cita de control de los niños será el 14 de enero.