Irene Rodríguez. 16 julio, 2020
El pasar más tiempo conectado en Internet y plataformas virtuales en tiempos de pandemia y confinamiento aumenta el riesgo de sufrir 'bullying' cibernético.Fotografía: Shutterstock
El pasar más tiempo conectado en Internet y plataformas virtuales en tiempos de pandemia y confinamiento aumenta el riesgo de sufrir 'bullying' cibernético.Fotografía: Shutterstock

“Nos fuimos a la virtualidad por la pandemia, pero vayan donde vayan las clases, ahí va a ir la violencia. No es cierto el hecho de que si no estemos en clases presenciales no haya bullying. Lo que les atacaba en el centro educativo hoy ataca en un lugar que se supone seguro, que es su casa”.

Con esas palabras, Ingrid Naranjo, vocera del Colegio de Profesionales en Psicología, evidenció el problema de niños y adolescentes que sufren de ciberbullying o bullying cibernético.

“La palabra es bullying. Y, en caso de los medios electrónicos, ciberbullying. No hay traducción directa al español. No es matonismo, porque el matonismo es solo una de las características. Son muchos verbos que componen esta palabra, e incluyen amedrentar, hacer a un lado, humillar, burlarse, ejercer control”.

Aunque aún no se tienen datos de denuncias ante el Ministerio de Educación Pública (MEP) sobre este tema, reconocen que puede ser una realidad en muchos hogares.

Por esta razón, el Colegio de Profesionales en Psicología, el MEP y el Patronato Nacional de la Infancia (PANI) se unen a la empresa privada en la tercera edición de la campaña Alto al Bullying: Rompé el Silencio, que en esta ocasión está enfocada al ciberbullying.

Se puede acceder mediante la dirección www.psicologiacr.com/ciberbullying. Allí se encuentra información en textos, gráficos y video de cómo detectar esta forma de violencia y cómo combatirla.

“A veces creemos que nuestros niños están seguros porque están en su cuarto, pero aún con todo lo bueno que tienen las tecnologías, también tienen un potencial para generar violencia, debemos estar pendientes”, manifestó Gladys Jiménez, ministra de la condición de la niñez y presidenta ejecutiva del PANI.

Riesgos de la violencia cibernética

De acuerdo con Naranjo, en Internet, los menores están expuestos a tres tipos de riesgo, y por eso es necesario que las familias acompañen en el uso de estas tecnologías a los menores de edad y establezcan las reglas.

1. El cyberbullying, que es ejercido por pares (compañeros, amigos) con una intencionalidad clara de hacer daño y que se vive de manera frecuente y sistemática. Toma formas como compartir fotografías, memes, audios o videos en la que se hacen burlas y humillaciones de las personas, pero también puede darse cuando se hacen grupos o chats aparte, en los que se excluye deliberadamente a una persona.

“No podemos normalizar esto y pensar que ‘son cosas de chiquillos'”, expresó Gabriela Valverde, directora de vida estudiantil del MEP.

Las consecuencias para la salud mental y emocional también son muy distintas: llanto, inseguridad, debilidad, dificultad para disfrutar, ansiedad, problemas para dormir, aislamiento, nerviosismo, sentimiento de culpa y pocos deseos de ir a la escuela o al colegio.

2. El sexting: consiste en enviar (o pedirles a los menores que envíen) imágenes de contenido sexual. Se les pueden pedir fotos de partes íntimas o en determinadas poses. Estas en ocasiones son utilizadas para manipular o amenazar a las personas. “Si no me envía más fotos o si no hace esto, las difundo en redes sociales”, explican las especialistas.

3. El grooming que es acoso sexual vía Internet.

“Hay personas que se esconden detrás de una computadora. Dicen que es alguien de tu edad, con tus mismos gustos, pero en realidad son personas adultas que quieren aprovecharse de los menores”, dijo Naranjo.

¿Cómo ayudar?

Lo primero, de acuerdo con Naranjo, es reconocer que esto existe, y, con esto trazar un plan de acompañamiento de los menores en el uso de las nuevas tecnologías, que tenga horario y que sea controlado.

“No es que nos estemos metiendo en las vidas de nuestros hijos, es que es nuestro deber como papás y mamás establecer esto y poner reglas”, puntualizó la psicóloga.

El diálogo constante con los menores, sin importar su edad, también es necesario.

No siempre es fácil detectar las señales, pero Naranjo insiste en ver los cambios.

“Usted conoce a sus hijos, sabe cómo actúan y cómo reaccionan, vea si tiene algún cambio en su comportamiento o en la conducta a la hora de interactuar con medios electrónicos”, aseguró la especialista.

SEÑALES DE QUE UN NIÑO O ADOLESCENTE SUFRE CIBERBULLYING

FUENTE: COLEGIO DE PROFESIONALES EN PSICOLOGÍA    || INFOGRAFÍA/ LA NACIÓN.

La página también contiene consejos para los niños o adolescentes que son víctimas de este tipo de violencia en las redes.

Estos consejos también pueden ser de utilidad para las personas que tal vez no sufren directamente, pero sí han sido testigos de estas actuaciones por parte de otros compañeros.

¿QUÉ PUEDO HACER SI SOY VÍCTIMA DE CIBERBULLYING?

FUENTE: COLEGIO DE PROFESIONALES EN PSICOLOGÍA    || INFOGRAFÍA/ LA NACIÓN.

Finalmente, la campaña también se dirige a los padres, hermanos, abuelos y familiares de personas que pasan por esta situación para que ellos sepan cómo guiar a estos niños y adolescentes y cómo ofrecer el apoyo.

La opción de apoyo profesional en psicología también debe tomarse en cuenta.

¿CÓMO APOYAR A ALGUIEN QUE SUFRE CIBERBULLYING?

FUENTE: COLEGIO DE PROFESIONALES EN PSICOLOGÍA    || INFOGRAFÍA/ LA NACIÓN.