Por: David Vargas.   23 julio
Desde el 2013 se realizan cambios en la manera en que se enseñan las matemáticas a los alumnos. Foto: Mayela López
Desde el 2013 se realizan cambios en la manera en que se enseñan las matemáticas a los alumnos. Foto: Mayela López

Desde el año 2013, en Costa Rica, se inició el cambio en la manera en que se enseñan las matemáticas a los alumnos. Fue el exministro de Educación Pública, Leonardo Garnier, quien impulsó una reforma curricular en la materia para solventar debilidades en la preparación de los alumnos de escuelas y colegios.

Cinco años después, un estudio de la Escuela de Matemáticas del Tecnológico de Costa Rica (TEC) detecta dificultades en profesores de secundaria para que apliquen el nuevo método de enseñanza. El estudio detalla que factores como tiempo, recursos materiales y falta de
capacitación inciden en el uso del nuevo plan, que desde el 2017 se utiliza en todos los centros del país.


Con el fin de contrarrestar estas deficiencias, el TEC planea impartir un curso para capacitar a educadores del cantón central de Cartago y alrededores. Se abordarán temas como el uso de la resolución de problemas como método de enseñanza, investigación-acción para mejorar competencias, y solventar problemas que se tengan con los nuevos contenidos.

Luis Gerardo Meza, Evelyn Agüero y Zuleyka Suárez, investigadores de la Escuela de Matemática del TEC, realizaron una investigación sobre la aplicación de la reforma de educación matemática en Costa Rica. El trabajo se centró en analizar la manera en que los docentes ejecutan la modificación.

Durante dos años, los investigadores visitaron diez colegios públicos ubicados en las siete provincias del país para observar cómo se comportaban los profesores con los cambios en el programa. Además, los entrevistaron y analizaron documentos, entre otras evaluaciones.

Tras concluir la investigación, el grupo hizo una serie de recomendaciones para mejorar la aplicación de la reforma. Entre ellas destaca el desarrollo de un proyecto de extensión que mejore las creencias de los docentes hacia la modificación del currículo, pues la investigación
concluyó que existen posiciones negativas. Además, se recomienda incorporar en eventos académicos actividades concretas que mejoren la imagen de la reforma y que propicien espacios para que los docentes puedan externar su propia visión de los cambios.

El TEC trabaja en aprobar y programar la capacitación para los profesores, cuyas lecciones las impartirán los investigadores Meza, Agüero y Suárez, así como otros profesores de la Escuela de Matemática.

“(A los profesores) se les capacitará en computación, probabilidad y estadística. Se les apropiará en conceptos y técnicas en estos temas. El factor tecnológico también será abordado, ya que los colegios no cuentan con los recursos suficientes”, dice Gerardo Meza.

Para el investigador, este esfuerzo no se trata solo de capacitación sino de formación. “Para lograr resultados, las cosas se deben hacer de manera diferente y con paciencia”, añade.