Fabrice Le Lous. 18 marzo
Un técnico de laboratorio de Northwell Labs comienza las pruebas semiautomáticas para COVID-19 en , Nueva York. Fotografía: AFP.
Un técnico de laboratorio de Northwell Labs comienza las pruebas semiautomáticas para COVID-19 en , Nueva York. Fotografía: AFP.

Dato necesario antes de leer este Explicador: todavía no existe una vacuna ni una cura para el covid-19, la enfermedad que causa el nuevo coronavirus. Se estima que una vacuna podría estar lista entre comienzos y mediados de 2021.

P: Entonces… ¿Por qué leo / veo / me dicen que China ya tiene la vacuna o la cura, no recuerdo cúal?

R: Porque es información incompleta o de la cual leíste o te enseñaron solo el titular, o bien es sencillamente desinformación.

Todo lo que has leído sobre posibles vacunas o curas en realidad se trata del avance natural de la ciencia para este tipo de pandemias, pero las personas exageran y los políticos ventilan la información para enviar mensajes de que están avanzando en la búsqueda de una solución.

Diferencia entre vacuna y cura

Vacuna: es una sustancia que se suministra ANTES de ser expuesto a una enfermedad. Es una de las formas más efectivas para prevenir enfermedades.

Una vacuna puede ser distribuida con una inyección, por una solución oral o con un spray nasal.

La vacuna sensibiliza y ayuda a nuestro sistema inmunitario para reconocer un virus o bacteria y luchar contra la amenaza. Una vez concentrado en la amenaza, nuestro sistema produce anticuerpos contra el virus o bacteria que causan una enfermedad y los mata.

La vacuna permite que nuestro sistema se prepare contra la enfermedad y pueda matar al causante. En el caso del covid-19, una vacuna nos permitiría matar al nuevo coronavirus antes de volvernos contagiosos y antes de adquirir la enfermedad en cuestión.

Las vacunas, una vez aprobadas y producidas, son eficaces. Ejemplos de vacunas que usamos actualmente: vacuna contra la polio, tétano, meningitis, influenza, cáncer cervical, etc.

Cura: es una sustancia o tratamiento que se suministra o efectúa DESPUÉS de haber contraído una enfermedad. Por lo general, la cura mata la enfermedad, pero otra veces lo que hace es activar el sistema inmunitario para que este mate la enfermedad.

La vacuna es preventiva --nunca te enfermás--. La cura es reactiva --ya estás enfermo y te curás de la enfermedad gracias a la sustancia o tratamiento.

Enfermeras hacen pruebas de covid-19 en Alemania. Fotografía: AP Photo
Enfermeras hacen pruebas de covid-19 en Alemania. Fotografía: AP Photo
Noticias difundidas sobre vacunas

El pasado lunes 16 de marzo, la agencia de noticias estadounidense AP (Associated Press) divulgó la noticia de que científicos en Seattle habían comenzado los ensayos clínicos para una vacuna prototipo desarrollada por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, junto con la firma de biotecnología Moderna, con sede en Boston.

El pasado martes 17 de marzo, casi en son de respuesta a la primicia de Seattle, el gobierno chino divulgó que se dio luz verde a investigadores para comenzar pruebas de seguridad en humanos de una vacuna experimental contra el nuevo coronavirus. La agencia de noticias internacional Reuters, al publicar esta noticia, precisó que se trata de una “Fase 1” en la búsqueda de la vacuna.

Lo que hay que retener aquí es “Fase 1”.

El método tradicional para elaborar una vacuna es usando el virus original. En este caso el grupo de virus que conforman al nuevo coronavirus.

En este artículo, la BBC explica que la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola se elabora utilizando versiones debilitadas de esos virus que no pueden causar una infección mayor en el cuerpo, pero que avisan a nuestro organismo de la presencia de esos males para que los sepan reconocer y los ataquen.

Actualmente, unas 35 entidades, entre privadas y nacionales de varios países, están trabajando en una vacuna contra el nuevo coronavirus que transmite el covid-19.

Podés esperar que distintas informaciones sobre diferentes fases de una vacuna irán saliendo al público de aquí a 2021. En todo caso, informate siempre con fuentes confiables y con las autoridades. Apenas exista una vacuna contra el covid-19 lo sabrás por las vías oficiales y no por un sospechoso audio de WhatsApp o por una “noticia” que ves en Facebook.

¿Cuándo podemos esperar realmente una vacuna para el covid-19?

Oficialmente, alrededor de junio de 2021.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dicho que podremos contar con una vacuna producida en masa hasta mediados de 2021.

Cuando sufrimos la influenza AH1N1, la creación de una vacuna infalible y producida en masa también duró aproximadamente un año.

Sin embargo, la diferencia con el virus de esa influenza, es que el covid-19 se transmite por coronavirus: un grupo de virus más complejo.

Ya en 2002-2004 (SARS) y en 2012 (MERS) tuvimos brotes de coronavirus que causaban enfermedades respiratorias, y ninguno llegó a tener oficialmente una vacuna y mucho menos una cura.

En ambos casos, cuando los contagios se controlaron y los enfermos murieron o se curaron atendiendo los síntomas, las búsquedas de las vacunas se archivaron.

Ojo: para el covid-19 la humanidad está buscando una vacuna, no desarrollando una cura. Para curar a las personas infectadas se están atendiendo los síntomas respiratorios con diversos medicamentos que ya existen.

Algunas compañías como Novavax han retomado los avances en la búsqueda de vacunas para el SARS, para no comenzar desde cero en la búsqueda de una vacuna contra el covid-19.

El SARS de 2002-2004 le debe sus siglas en inglés a Severe Acute Respiratory Syndrome (traducido al español: síndrome respiratorio agudo grave). Ese era el nombre de la enfermedad, pero el coronavirus se llamaba SARS-CoV.

El nuevo coronavirus de 2019 se llama oficialmente SARS-CoV-2, y se ha sabido que comparte entre 80% y 90% de material genético con el primero. De ahí su nombre.

Quienes lideran las búsquedas en el mundo para el desarrollo de la vacuna contra el covid-19 ya están en la Fase 1, como dijimos anteriormente. Esto quiere decir que ya realizaron pruebas preclínicas en células en laboratorios, y están listos para experimentar en personas.

Generalmente, las pruebas clínicas previas a la aprobación de una vacuna se realiza en tres fases, según explica The Guardian en esta publicación:

Fase 1: Se realiza con un número pequeño de individuos y busca determinar la seguridad y establecer las dosis que se darán.

En el caso de la vacuna contra el virus del Zika, por ejemplo, se aplicó a 90 personas en las ciudades de Houston y Miami. También se estudiaron los efectos secundarios.

Fase 2: Se involucra a cientos de personas de una parte del mundo afectada por la enfermedad (como China o Italia en el caso actual) y se les aplica la vacuna experimental. Se estudia cuán efectiva es la vacuna en los organismos de estas personas.

Cuando se experimentó con la vacuna del Zika en Costa Rica, se reclutó a 240 voluntarios. A la mitad se les aplicó la vacuna experimental ya la otra mitad una solución placebo a base de agua y sal. Ni los pacientes ni los investigadores sabían cuál era el grupo experimental y cúal el otro grupo. A esto se lo conoce como “ensayo doble ciego”, y sirve para prevenir que los resultados de una investigación estén influidos por el efecto placebo o por el sesgo del observador.

Fase 3: Se hace lo mismo en miles de personas en diferentes países del mundo. Si esta fase tiene éxito, la vacuna está cerca de ser aprobada oficialmente.

Muchos de los voluntarios o de las personas involucradas fallecen, dependiendo de la gravedad de la enfermedad (por ahora el covid-19 tiene una tasa de mortalidad del 4% --en marzo de 2020).

Estas pruebas, que conllevan muchas mediciones y seguimientos, difícilmente pueden hacerse más rápido de lo previsto. De hecho, es importante no tomar atajos cuando se trata de algo que no tiene antecedentes. O cuando los antecedentes similares no tuvieron vacuna (como en el caso actual).

Otro aspecto que ralentiza el desarrollo de una vacuna es la producción en masa. Para el 18 de marzo, cuando este artículo salió publicado, unas 215.000 personas tenían covid-19 en 156 países, con un crecimiento de miles de casos por día. O sea que se necesitarán millones de vacunas para proteger a las personas sanas de todos estos países o del mundo (recordemos que la vacuna es para los que están sanos, no para los que están enfermos). Esto requerirá de muchos millones de dólares.

Por esto es vital aplanar la curva de contagios, como se logró con el SARS y el MERS. Si los contagios declinan para cuando la vacuna esté disponible, será mucho más fácil repartirla en el mundo entero.

(Video) Covid-19: la realidad sobre la vacuna y la cura

Así se desarrolla una vacuna

La compañía biotecnológica Moderna, en Boston, está probando una versión experimental de vacuna llamada mRNA-1273 en los primeros voluntarios. Esta sustancia contienen proteínas del nuevo coronavirus.

Así se desarrolló la vacuna contra el virus del Zika en 2017, para que tengás un mejor ejemplo de cómo se hacen las vacunas:

1-- Los científicos seleccionaron dos proteínas de la superficie del virus del Zika.

2-- Se identificaron los genes que codifican estas proteínas.

3-- Los genes se inyectaron en una porción de ADN llamada plásmido y colocaron en un dispositivo inyectable.

4-- Con el dispositivo, se inyectaron los plásmidos a alta presión en el brazo de pacientes.

5-- En el músculo de estas personas, las proteínas formaron partículas que imitan al virus.

6-- Esta ‘imitación del virus’ potenció la respuesta del sistema inmunitario para atacar al patógeno invasor.

Pero como vimos, esto toma tiempo.

Por lo pronto, tratá de estar sano y de que tus seres queridos también lo estén. Te dejamos estos otros Explicadores para que sepás lo máximo posible sobre esta enfermedad: