Áncora

Isadora Duncan: novia del viento y el mar

Siempre es bello evocar a esta inmensa figura, que reconcibió el arte de la danza y creó la modernidad. Su vida fue una vorágine de éxtasis y agonías, pero todo valió la pena: Isadora es imperecedera.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.