Lysalex Hernández A.. 3 diciembre, 2018
Miriam 'Midge' Maisel decidió que este es el momento para asumir, públicamente, la felicidad que le aporta a su vida el ser comediante. Fotografía: Amazon Prime para La Nación

La historia de Miriam Midge Maisel (Rachel Brosnahan) está más vigente que nunca. Si bien, en la ficción está ambientada en la década de los años cincuentas, los dilemas sociales a los que se enfrenta son los mismos que asume en la actualidad cualquier mujer.

Con el estreno de la segunda temporada de La maravillosa Sra. Maisel, este miércoles 5 de diciembre en la plataforma streaming de Amazon Prime, la comediante que en un inicio buscaba tener su propia voz, ahora tendrá que lidiar con una realidad en la que el reconocimiento y la fama comenzarán a a pasarle la factura.

Manhattan seguirá siendo la sede en la que esta mujer vivirá las aventuras, y una que otra desventura, al ser una dedicada ama de casa judía, una empleada que intenta destacar en importantes almacenes y una comediante que trabaja en secreto. Sí, ella se negaba por completo a que su familia se enterara de cuál era su verdadera vocación y lo que la hacía feliz.

Según ha adelantado la producción de la serie, escrita y dirigida por Amy Sherman-Palladino, en los nuevos 10 episodios, el público podrá ver la evolución de Midge, quien, al final de la primera entrega, parecía haber logrado su objetivo de convertirse en una exitosa monologuista.

La trama inicia, precisamente, en el intento de la protagonista por conquistar a un público internacional, en la ciudad de París, al mismo tiempo que Susie (Alex Borstein), su mano derecha, comienza a experimentar las repercusiones de tener una mala reputación en el negocio del entretenimiento.

“Algo que espero explorar más en la segunda temporada es la tensión entre los tres distintos mundos de Midge. Ella es madre e hija, además de exesposa, es una mujer que ama enormemente su trabajo y es una luchadora en lo que hace. Realmente parece que ninguno de estos tres mundos se pueden mezclar, así que quiero descubrir si, finalmente, será así”, declaró la actriz Rachel Brosnahan a la revista Variety.

Sus palabras fueron escuchadas y en esa lucha personal se centrará esta temporada: ella deberá buscar el equilibrio entre sus monólogos y la vida familiar. Será a partir de estos capítulos que Midge deberá asumir las consecuencias de las decisiones que tomó en el pasado.

Tanto el equipo de producción como el reparto de la serie, apostaron porque esta nueva etapa fuera realmente grande, tanto en el desarrollo de la trama como en la incorporación de locaciones más impresionantes, como París y Catskills, en Binghamton, Nueva York.

“Las personas que le dieron una oportunidad a la serie, terminaron enamorándose de ella no solo por la historia, sino por el vestuario y las locaciones. Cada una de ellas puede estar segura que estos elementos fueron llevados a otro nivel en esta temporada. Ese fue uno de nuestros principales objetivos”, explicó la directora.

La maravillosa Sra. Maisel seguirá siendo consecuente en su consigna de promover el respeto por los derechos de las mujeres y su espacio dentro de una sociedad que sea más equitativa. Al menos, ese es el sentir de de Brosnahan.

La amistad entre Midge y Susie será puesta a prueba cuando la mala reputación de la mánager llegue a entorpecer los negocios. Sin embargo, la incondicionalidad entre ambas será inquebrantable. Fotografía: Amazon Prime para La Nación

“Cuando te dicen que interpretarás a una mujer que vive en la década de los años cincuentas, pensarías que no tienes nada en común. A medida que se desarrolló la historia, fui aprendiendo a ser más fuerte como lo es ella, a entender la importancia de atreverse en la vida e ir tras lo que se desea”, dijo la actriz cuando se confirmó la continuidad del programa.

Experiencias

Dar el salto de cumplir su sueño de hacer reír a otros hará que el entorno más cercano de Midge asuma las consecuencias. Algunos de ellos serán sus padres, Abe (Tony Shalhoub) y Rose Weissman (Marin Hinkle), quienes tendrán que enfrentarse a la decisión de si su matrimonio realmente tiene salvación.

“Ahora que Midge decidió darle rienda suelta a su vida y hacer este drástico cambio, se generará un efecto dominó y afectará a todos quienes la rodean. Cada uno de ellos empezarán a sentir cambios como si se tratara de las olas de un tsunami”, declaró a la misma revista Sherman-Palladino.

Para la guionista, el despertar de Midge será gradual, ya que hasta ahora ella será consciente de que antes de entrar al mundo de la comedia se encontraba en una especie de “molde de perfección” del que se negaba a salir. Ahora que está fuera de lo que algunos consideraban como correcto, ella aprenderá a valorar otras cuestiones más importantes.

“En esta segunda temporada, la atención no solo estará dirigida a Midge, sino que gran parte también se enfocará en Susie, en sus padres, en fin, en aquellos que de una u otra forma son pilares fundamentales en su mundo”, afirmó Sherman-Palladino a Vanity Fair.

Mención aparte merece el exesposo de la comediante, Joel (Michael Zegen), quien también deberá hacerle frente al error que cometió al final de la primera temporada. Esto no solo lo llevará a cuestionarse sus actitudes a nivel personal, sino también será puesto a prueba en el plano empresarial.

Según afirmó el equipo de producción, en esta segunda temporada los capítulos serán más grandes, en cuanto a la trama, vestuario, escenografía y locaciones. Fotografía: Amazon Prime para La Nación

“Siempre va a existir algo de resentimiento y celos, pero también hay amor y respeto, además de que tienen dos hijos juntos, así que siempre estarán en la vida del otro. Quiero ver a dónde va todo esto, porque, honestamente, no tengo idea”, declaró Zegen a los medios en el estreno a la prensa, que se realizó el jueves en la ciudad de Nueva York.

Según dijo la guionista, esta segunda temporada explorará algunos temas que se habían dejado de lado hasta el momento: el estigma de ser una mujer que trabaja en la comedia y la envidia que este trabajo podría ocasionar en otros.

“Para estos nuevos capítulos, veremos a Midge conociendo un poco de la mediocridad de los hombres comediantes de aquella época y que descalifican su vocación por el simple hecho de ser mujer, a pesar de ser más talentosa que ellos. No tendrá más opción que demostrar de lo que está hecha”, explicó Sherman-Palladino.

Sin embargo, a la vida de la protagonista llegará un hombre que le mostrará que no todo está perdido con el género masculino. Se trata de un médico, llamado Benjamin (Zachary Levi), quien con una personalidad ecléctica se convertirá en un pretendiente de Midge.

En los nuevos episodios, la comediante intentará buscar un balance entre su rol de madre, hija y monologuista. Ese será el principal reto a superar por Midge. Fotografía: Amazon Prime para La Nación

Medios como The Hollywood Reporter han reseñado que este personaje viene a representar las esperanzas que tiene la madre de la comediante de que se case con un “verdadero” hombre que pueda representarla.

“En el primer encuentro que se da entre ambos, nadie apostaría por el hecho de que entre ellos pudiera existir un romance. Lo cierto es que los dos serán el mejor ejemplo de que los opuestos se atraen”, aseveran en la revista especializada.

La maravillosa Sra. Maisel, cuya tercera y cuarta temporada ya han sido confirmadas por Amazon Prime, promete darle altas dosis de emociones a sus fanáticos, que como en toda relación, tendrá sus altas y bajas.

Precisamente es en eso donde radica el encanto de esta serie, en la honestidad brutal con la que aborda temas de pareja, el machismo, el empoderamiento femenino y el trabajo constante de materializar todo aquello con lo que se sueña.

A eso deberíamos apostar a diario en la vida: al hecho de ser y hacer un poco más felices a otros. Eso siempre traerá buenas recompensas.