Allan Andino. 27 abril, 2013

Diez años y cuatro meses han pasado desde la última vez en que la voz del cantante Huey Dunbar, se escuchara con fuerza sobre un escenario costarricense.

Para fortuna de los fiesteros, la espera llegará a su fin cuando este domingo 28 de abril, en el campus del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (Catie) en Turrialba, el exlíder del grupo DLG –conocido por temas como Juliana o No morirá – cumpla lo que dice su canción, Volveré, y se presente de nuevo en Costa Rica.

Desde su casa en Los Ángeles, Eustace Dunbar IV (su verdadero nombre) habló con Viva para contar detalles de su regreso a este rincón del mundo y de los proyectos musicales que tiene.

¿Qué significa este reencuentro con el público de Costa Rica?

Bueno, es una evolución no solamente de la oportunidad de cantar y ofrecer mi talento, es inspiración para seguir haciendo lo que hago. Estoy muy alegre, muy ansioso de volver con ustedes, de continuar mi proceso como artista. No hay nada mejor que sentir la aceptación del público cuando canta tus canciones, me parece maravilloso.

¿Qué referencia tiene cuando le menciono Costa Rica?

Piensas en su cultura, en su gente, en el sol y en las playas: es un ambiente tropical. Nunca tuve la oportunidad de visitarlas. Siento pena porque he visto en el aeropuerto a muchos californianos con sus tablas de surf viajando para allá y yo no entendía el porqué; hasta mucho después lo entendí (risas)... Y me gusta su frase del pura vida, nunca olvidé eso... ¡pura vida!

¿Cuál adelanto nos puede dar de su concierto de este 28 de abril?

Vas a ver a un artista cargado de energía, de sus canciones, de sus recuerdos. Los deseos de finalizar este reencuentro musical incluyen canciones del pasado, la historia del grupo (DLG) y, luego, mi universidad (como solista). Ahora, soy un artista adulto, más maduro; no soy el chico de antes.

¿Es decir que no existe ningún problema legal si interpreta algunos de los éxitos de DLG?

¡No, ninguno! Yo era el cantante; todo eso fue mío. A veces, yo grababa las canciones enteras. Sergio George (productor y creador del grupo, así como de artistas del momento como Prince Royce) ordenaba dónde iba a poner el rap por ejemplo, pero todo era una fusión, las interpretaciones que construyó un grupo eran hechas con base en la fuerza de la música y sus letras. Me gusta cantar los temas de DLG; es mi historia; los viví, fueron parte de mí y estoy muy orgulloso de eso.

Actualmente, ¿tiene contacto con los miembros del grupo DLG? ¿Existe posibilidad de reunirse?

No, no hay ningún contacto. Tengo mis proyectos musicales y no pienso que hagamos un encuentro con ellos. Sí les deseo lo mejor.

La gente recuerda con cariño su paso en la agrupación. ¿Le resulta incómodo que le toquen el tema?

No. Entiendo lo que es escuchar música como fan y también como artista que graba para vendérselo a la gente. Creo que les recuerda parte de esas relaciones con familias o amigos. La música tiene su propia magia, te transporta y captura un momento de tu alma, una emoción. Visto así, comprendo por qué hablan del grupo; lo entiendo porque yo soy ese cantante y fue la primera vez para mí en esto. Si canto La quiero a morir y no tiene promoción, no cala en la gente, es como si fuera un árbol cayendo.

Pasaron 10 años desde su último show aquí (el 28 de enero del 2003 en Palmares, junto a Magic Juan y Charlie Cruz), ¿qué diferencia hay entre Huey de entonces y el de hoy?

¡Wow! No lo recordaba, pero cuado me dices la fecha, sé en qué momento estaba mi cerebro. Han pasado tantas cosas, hermano, y he aprendido mucho. Siempre he tenido la dedicación y el amor de ser cantante. En estos 10 años, aprendí más el proceso de este negocio, la realidad de mis amistades y la realidad de gente que no eran verdaderas amistades. También que la mezcla de la vida personal puede afectar el negocio y, viceversa, que lo personal te puede quitar la oportunidad de estar en tarima. Cada detalle pequeño es una porción de una cosa más grande.

”Cuando yo empezaba, decían que este negocio no es nada personal, pero aprendí que era incorrecto, todo es personal”.

Su último disco fue Huey Dunbar IV, en el 2010. ¿Planea grabar otra producción?

Tengo 15 canciones ahora mismo; el trabajo de creatividad ya está hecho. Poco a poco, estamos construyendo la forma de darle la interpretación que buscamos. Creo que es un momento difícil en mi carrera, porque puedo mirar hacia donde quiero llegar. En el 1995 tuve esa confianza de lo que hacía con Sergio George. Ahora, estoy sintiendo lo mismo para este proyecto. Me encanta la música urbana; crecí en Nueva York, pero también los ritmos tropicales y caribeños. Tuve la oportunidad de escribir canciones junto a George Noriega (compositor y productor ganador del Grammy, quien ha trabajado con Shakira, Draco y Ricky Martin); sus raíces son cubanas y entiende lo que quiero buscar. Ya tenemos las canciones y el sonido que buscamos es un poco del futuro. Está sonando mucha electrónica, rock y pop.

¿Hay fecha para lanzarlo?

Por mí, sería mañana; estoy ansioso, pero sé que tengo que tomarme el tiempo necesario. Estoy satisfecho con la creatividad, es mi negocio y quiero que llegue a mucha gente. Estoy buscando el sello discográfico para lanzarlo, pero quiero que ellos entiendan lo que estoy haciendo. Si no sintonizamos, se pueden crear conflictos.

Si no fuera artista, ¿qué profesión estaría desempeñando?

Cuando era más joven pasaba pegado a las computadoras, pasaba horas ahí. Me encanta la tecnología y cada avance que sale, creo que sería experto en ese tema.

El 15 de mayo cumplirá 39 años. ¿Cómo se siente a esta edad?

El tiempo vuela (risas), y el vuelo ahora es más rápido para mí. Me siento bien: hoy hago cosas que antes no hacía, paso mucho tiempo en el gimnasio, salgo a correr. Qué sería de mí si hubiera empezado con esto hace 10 años.

¿Cómo le va en el amor?

Felizmente casado. Con la suerte de que mi esposa entiende lo que hago, soy un afortunado. No es celosa, es muy comprensiva. Ella es perfecta para mí.