Jorge Arturo Mora. 18 diciembre, 2019
María Luisa Mendiola nació Estados Unidos pero vivió en Costa Rica hasta los 18 años. Foto: Laura S. Fuchs.
María Luisa Mendiola nació Estados Unidos pero vivió en Costa Rica hasta los 18 años. Foto: Laura S. Fuchs.

María Luisa Mendiola es la fundadora de MIGA Swimwear, marca especializada para personas con deformaciones y discapacidades. Sus diseños nacen a partir de las historias íntimas de gente que se siente incómoda con su cuerpo, al igual como le sucedió a la propia Mendiola.

Tras la consolidación de la marca, aplicó para realizar una charla en el festival SXSX (destacado encuentro cultural de películas, música y multimedia que ocurre cada primavera en Texas) acerca de romper estigmas teniendo deformaciones corporales. Sobre la experiencia, Mendiola conversó con Viva.

–Sé sobre su padecimiento de braquimetatarsia. ¿Cómo afectó esa condición en su crecimiento?

–Yo nací con una condición genética que causó que ciertos de mis huesos, como de los dedos del pie no crecieran como debían de hacerlo. Soy muy afortunada ya que nunca he tenido ningún problema de salud relacionado con esta condición, más que la diferencia estética. Crecer en Costa Rica y tener la oportunidad de ir a la playa o a una piscina frecuentemente, era difícil para mí, especialmente si era con gente que no conocía. Mucha gente me preguntaba qué me había pasado en los pies, y eso me hacía sentir incómoda y vulnerable.

–¿Cuándo surge propiamente la idea de construir esta marca?

–Antes de empezar la maestría (en diseño en Reino Unido) yo leí en un artículo que más del 80% de las mujeres no son felices con su imagen corporal. Entonces sabía que quería hacer algo que mejorara la imagen corporal de las mujeres. Me di cuenta de que mi baja autoestima e imagen corporal estaban relacionadas con mis deformaciones, entonces me metí de lleno a investigar la psicología detrás de las diferencias visuales como labio leporino, quemaduras y enfermedades de piel. El día que cambió todo para mí fue cuando la directora del centro de quemaduras del hospital Chelsea and Westminster me dijo que sus pacientes no habían vuelto a disfrutar de la piscina o del mar debido a su cambio de apariencia. A partir de ahí, empecé a trabajar con mujeres que tienen quemaduras, parálisis facial y otros tipos de deformaciones para crear piezas únicas que contaran su historia como una manera de disminuir el estigma de verse diferente. Para una de ellas le diseñe un vestido de baño que aunque cubría sus cicatrices, contaba su historia de cómo se había quemado a través de un texto que venía impreso en la pieza. Dado a nuestra colaboración, ella volvió a la piscina con su hijo de 8 años. En ese momento, me di cuenta que podía hacer una diferencia en este mundo.

Desde hace tres años, Mendiola ha potenciado su proyecto desde su residencia en Nueva York. Foto: Brittany Cohn
Desde hace tres años, Mendiola ha potenciado su proyecto desde su residencia en Nueva York. Foto: Brittany Cohn

–¿Cuáles fueron los primeros comentarios que recibió con el lanzamiento?

–Cuando tuvimos nuestro primer lanzamiento en Kickstarter, los primeros comentarios fueron muy positivos. Mucha gente nos contactó contando su experiencia con deformaciones o discapacidades. Fue difícil en este lanzamiento lograr que la gente entendiera que nuestra marca no es solo para personas con deformaciones, discapacidades o enfermedades crónicas. Para nosotros lograr nuestra misión de disminuir el estigma que tienen estas experiencias necesitamos del apoyo de personas que no tengan diferencias visuales o discapacidades. Queremos crear conciencia para evitar momentos incómodos donde personas o ignoran a personas con discapacidades o dicen cosas intolerantes e hirientes. Nosotros queremos inclusión, no a costillas de excluir a personas que no sean de la comunidad que queremos ayudar.

–¿Hubo alguna historia especial que la conmoviera?

–Existen muchas. Cada persona que he conocido desde que decidí emprender me ha cambiado la vida. En especial, tener la oportunidad de trabajar con dos señoras, una en el Reino Unido y otra en Estados Unidos, que tienen quemaduras a raíz de tener epilepsia. Me pareció primero que todo una gran coincidencia que en ambos países la primera persona con la que empecé a trabajar tuviera quemaduras por la misma razón. De ahí, existen otro montón de similitudes como por ejemplo ambas tienen hijos adolescentes. Ambas son luchadoras y están siempre buscando una manera de mejorar su calidad de vida, en gran parte por sus hijos. En el caso de Mio, ella es madre soltera y en julio de este año, tuvo una operación muy invasiva donde introdujeron imanes en su cerebro para disminuir la frecuencia de sus ataques. En el caso de Helen, ella está probando la dieta Keto, que según varios estudios médicos puede reducir la frecuencia de los ataques epilépticos. Ambas mujeres son un modelo a seguir y me enorgullece llamarlas mis amigas.

La ropa se diseña a partir de las historias personales de quien las porta. Foto: Brittany Cohn
La ropa se diseña a partir de las historias personales de quien las porta. Foto: Brittany Cohn

–¿Cuánto cree que ha cambiado el mundo del diseño para estas personas?

–En los últimos 2 o 3 años ha habido un cambio significativo en moda inclusiva, pero creo que no es suficiente. La cadena de televisión americana NBC anunció que para el próximo año, tendrá más del doble de actores que años pasados con discapacidades. Personas que antes les habían dicho, directa o indirectamente que nunca iban a poder ser modelos, celebridades o influencers, ahora lo son. En la industria de la moda, muchas marcas han incluido personas con deformaciones, discapacidades o enfermedades crónicas en sus campañas como Aerie y Missguided. Sin embargo, esto a veces lo hacen para ser considerados body-positive. Lo que nos diferencia a nosotros es que somos la única marca trabajando directamente con los miembros de esta comunidad para crear vestidos de baño que mejoren la autoestima, que los empodere a contar su historia, y que los haga sentir cómodos en su cuerpo tal y como es. Se que las iniciativas de las marcas que mencioné ayudan a crear conciencia, pero creo que necesitan hacer más para retar el estándar de belleza. Con solo tener una o dos modelos por campaña publicitaria que se vean diferentes no es suficiente, pero es un comienzo. Mejor eso que nada.

–¿Cómo fue la experiencia de aplicar al festival SXSW?

–Fue una experiencia increíble. En el mes de agosto, la escritora Ariel Henley, la oradora motivacional, Nathalia Freitas y yo aplicamos para ser seleccionadas para dar una conferencia sobre la identidad de tener deformaciones. Cuando aplicamos, no sabíamos si nos lo iban a dar. Este año yo había aplicado a tantas competencias y me habían rechazado de muchísimas entonces la verdad no tenía las expectativas muy altas. Cuando nos escogieron por voto popular fue increíble porque demostró el poder de esta comunidad que usualmente es invisible. Además de no ser reconocida como tal, en los Estados Unidos existen tantas organizaciones para cada tipo de deformación que es increíblemente dividida. Durante esta conferencia Ariel, Nathalia y yo hablaremos sobre la experiencia de tener deformaciones con el fin de contrarrestar el estigma que tienen este tipo de condiciones, crear consciencia y más representación.

–¿Cómo se puede apoyar a la marca?

–Para que podamos seguir contando las historias de este grupo que históricamente se ha marginado, necesitamos que apoyen la marca comprando nuestra nueva colección en preventa. Solo estaremos vendiendo en Costa Rica y en Estados Unidos, a través del sitio migaswimwear.com.