GDA/El Universal/México. 21 mayo
El comediante Eugenio Derbez utilizó sus redes sociales para leer una carta de un amigo médico en el que exponía la realidad del covid-19 en México. Fotografía: Agencia EL UNIVERSAL/AFBV
El comediante Eugenio Derbez utilizó sus redes sociales para leer una carta de un amigo médico en el que exponía la realidad del covid-19 en México. Fotografía: Agencia EL UNIVERSAL/AFBV

GDA/El Universal/México.- Ha pasado más de un mes de ello y Eugenio Derbez aún no comprende por qué haber denunciado falta de insumos médicos en Tijuana, le atrajo tantos señalamientos, incluso en la conferencia matutina de Andrés Manuel López Obrador, Presidente de la República.

El 12 de abril, el actor de No se aceptan devoluciones ocupó sus redes sociales para leer la carta de un doctor, al que identificó como amigo suyo, en la cual se afirmaba que el personal médico debía comprar sus materiales, en plena lucha contra el covid-19.

Esa misma noche, Desireé Sagarnaga, la delegada del IMSS en Baja California, negó todo lo dicho por Derbez, pero al día siguiente, el gobernador de la entidad Jaime Bonilla, respaldó al actor, además de considerar que “los médicos caían como moscas”.

“Tuve que parar lo que estaba haciendo por la cantidad de caos que generó el video, sigo sin entender por qué el simple hecho de ayudar a unos doctores que me contactaron para buscar mascarilla, terminó siendo, dicen, un ataque al gobierno o siendo tema de la mañanera”, manifestó el actor.

”Eso habla de lo desunidos que estamos en el país, un ambiente hostil donde nadie puede intentar ayudar porque lo ven como ataques o a favor de alguien; lo que sí debería haber es una repercusión para quien salió a mentir en un video, como luego se vio; que no tenga consecuencias esa desinformación se me hace mal", subraya Derbez.

Radicado en Los Ángeles, ha aprovechado el confinamiento para generar propuestas como la serie Deshecho en casa, que estrenó este miércoles por el canal Comedy Central.

Será una temporada de seis episodios, pues son materiales grabados en su propio hogar durante la cuarentena, acompañado de su esposa Alessandra Rosaldo, su hija Aitana, y su perra Fiona.

“La idea es que se la pase bien la gente con el encierro, todos tenemos las mismas angustias, frustraciones, cosas buenas y malas”.