Gloriana Corrales. 9 octubre, 2017
Iram Zúñiga soñaba con el momento de recibir una corona y un ramo de flores. Cuando por fin escuchó su nombre como la ganadora, se estremeció por completo.
Iram Zúñiga soñaba con el momento de recibir una corona y un ramo de flores. Cuando por fin escuchó su nombre como la ganadora, se estremeció por completo.

Zapatillas plateadas, vestido de gala y lágrimas en los ojos. Una corona de princesa en la cabeza y un corazón a punto de estallar de la emoción.

La descripción se queda corta para describir lo que Iram Zúñiga vivió la noche de este domingo, en la gala de coronación del certamen Blue Rose Princess.

Ella y otras 12 niñas y jóvenes con síndrome de Down tomaron la pasarela en el hotel Cariari, para demostrar que también hay un mundo de oportunidades para ellas.

Melissa Ramírez (vestida de azul) fue quien impulsó a su prima Fabiola Porras a crear el certamen. La joven de 16 años fue la encargada de entregar la corona en esta primera edición.
Melissa Ramírez (vestida de azul) fue quien impulsó a su prima Fabiola Porras a crear el certamen. La joven de 16 años fue la encargada de entregar la corona en esta primera edición.

En medio de la conmoción, Zúñiga apenas alcanzaba a decir: "Me siento como una miss verdadera". Y, de nuevo, las lágrimas afloraban.

Durante la gala de corononación, la joven de 16 años se ganó el corazón del público y del jurado –entre el que estaba la Miss Costa Rica 2015, Brenda Castro– con su naturalidad, los besos al aire, su fascinación por posar ante cuanta cámara veía desde la pasarela y su perenne sonrisa.

"Ella anhelaba esa corona", asegura la organizadora del certamen, Fabiola Porras. "Realmente la calificación del jurado estuvo muy pareja. Lo de Iram se definió a a la hora de que ella habló con el jurado; habló con el corazón. Les demostró cuánto anhelaba esa corona, por la expresión en su cara", agregó.

Dos semanas atrás, en medio de la presentación de las candidatas, Viva tuvo la posibilidad de conversar con Zúñiga y constatar que convertirse en la primera ganadora del Blue Rose Princess era casi una utopía para esta vecina de Guayabo de Mora.

"Yo me siento como una Miss Universo. Quiero recibir un ramo de flores y una corona. Pero ya me siento como una miss verdadera", dijo entonces. "Yo sueño ser una reina. Pero para mí era como imposible".

La noche de sus vidas

Durante la gala de coronación, todas las participantes recibieron una tiara, un ramo de flores y un obsequio. La organización las llamó una por una al escenario hasta que solo quedó Zúñiga detrás del escenario. Sin embargo, la muchacha no se percató de que había ganado hasta que escuchó su nombre a través de los altoparlantes.

Entonces, con un grito de incredulidad y las manos sobre sus ojos para contener el llanto, Iram Zúñiga subió a la pasarela para recibir su corona y desfilar como la primera reina de este concurso, en la categoría Miss, en la que participaron ocho jóvenes de 16 a 25 años de edad.

Por su parte, en la categoría Little, fue elegida Eliana Hidalgo, de 13 años y oriunda de Santa Ana.

Eliana Hidalgo fue seleccionada como la niña imagen de la categoría Little, en la que participaron chicas de 9 a 13 años.
Eliana Hidalgo fue seleccionada como la niña imagen de la categoría Little, en la que participaron chicas de 9 a 13 años.

"Para mí fue increíble. No fue que se ganó una; para mí ganaron todas. Ellas, sin importar el tamaño de la corona, lo disfrutaron", destacó Porras, quien aseguró que seguirá trabajando con las 13 jóvenes –y otras siete que ya manifestaron su interés en formar parte de Blue Rose– en meses venideros para incluirlas en giras de los boyscouts y en visitas a albergues de ancianos.

"Creo que el trabajo que se hizo tuvo éxito, porque vimos el proceso de evolución o de cambio que ellas tuvieron desde el inicio. Algunas no hablaban y ahora se enfrentan a las cámaras. Esto les abrió la mente y las empoderó para demostrarle a la sociedad cuáles son sus capacidades", añadió la organizadora del evento.

Las niñas y jóvenes participantes de esta primera edición del certamen se sometieron a un proceso de dos meses y medio de preparación, y recibieron clases de pasarela, protocolo, fotografía, locución y terapia de lenguaje.

"Para mí es magnífico que puedan hacer un concurso de belleza de esta magnitud, porque ayuda a que estas niñas también úedan creer en sus sueños y los hagan realidad de cierta forma, porque están ganando una corona y es algo que te ayuda a crecer y a madurar un montón", manifestó Elena Correa, actual Miss Costa Rica.

Miss Costa Rica 2017, Elena Correa (izquierda), asisitó al evento como invitada especial.
Miss Costa Rica 2017, Elena Correa (izquierda), asisitó al evento como invitada especial.

La máxima representante de la belleza tica se encontraba entre el público, y durante toda la gala, no pudo contener los gestos de ternura al ver a las jóvenes desfilar con sus trajes de noche y de fantasía.

"Sentí muchísima emoción. Me hizo recordar mis tiempos en los que estaba comenzando, porque uno ve toda esa emoción y esas ganas de estar ahí. Es una forma muy satisfactoria de poder ayudar a todas estas niñas y creo que entre más crezcan y más maduren, más felices van a estar", aseguró Correa.