Farándula

Adriana Álvarez, la chiquilla embarazada de ‘Gestación’, presentó a su bebé de la ‘vida real'

Aunque su hijo ya tiene un año, pocos conocían que la actriz se había convertido en mamá. A pocos días de celebrar el Día de la Madre, la intérprete reveló cómo son sus días con el pequeño Marcelo, el proceso de parto y el reto de criarlo en medio de la pandemia

Aunque ya han pasado 10 años del estreno de Gestación (2009) -la película con que Adriana Álvarez saltó a la fama-, la actriz sigue estando atada a su trama.

Incluso, cuando Álvarez quedó realmente embarazada y salió a la calle exhibiendo su “pancita”, no faltó quien le recordara el filme.

“-Ayyy ahora sí Adriana. Qué emoción, ahora sí en la vida real-”, le dijeron a la intérprete, quien recuerda esos momentos con singulares risas.

En Gestación, Adriana encarnó el papel de Jessie, una chica adolescente que quedaba embarazada en circunstancias difíciles. El personaje era de pocos recursos, cursaba apenas el colegio y el papá de la criatura estaba muy asustado para hacerse cargo del bebé en camino.

Pero las circunstancias que acompañaron el nacimiento de Marcelo, como se llama su pequeño hijo, son muy distintas a las de la película. Álvarez está casada desde hace cuatro años y la llegada del bebé siempre fue deseada.

“Aunque no fue necesariamente planeado, nosotros (ella y su esposo) ya habíamos conversado la posibilidad de tener hijos y se dio. Lo recibimos entonces con mucha alegría”, confesó Álvarez.

“Y claro, no hay duda que la situación no es ni parecida a la de Jessie. Yo tuve a Marcelo en la estabilidad de un hogar, muy madura y una situación económica muy estable. Claro que hay gente que me sigue diciendo que no cambio, que sigo pareciendo una chiquilla, y quizá por eso les sorprende que ya sea mamá”, agregó la actriz, quien actualmente tiene 34 años.

Álvarez confiesa que su embarazo y el posterior nacimiento de su bebé lo mantuvo con perfil bajo. No porque quisiera ocultarlo, sino porque no es muy ‘fan’ de compartir su vida privada en las redes sociales.

“En Instagram por ahí subí una sola foto cuando estaba embarazada y quizá unas dos con mi bebé, pero nada más”, comentó Álvarez.

“No me gusta ventilar mi vida personal en las redes sociales. Esas cosas las mantengo para mi familia y las personas más cercanas. No me considero una figura pública, y aunque no hubiera hecho algunas películas creo que actuaría igual. Le tengo recelo a las redes”, agregó.

Además, Álvarez abogó por la privacidad de Marcelo y mencionó los peligros que corren los recién nacidos a ser expuestos en Internet.

“Yo pienso en él. Ahorita él no puede decir si quiere o no que publiquemos una cosa u otra. Además claro, está eso de exponerlo en las redes, si ya es peligroso para uno imagínese para un bebé”, expresó.

Un parto soñado

Tal como Adriana lo soñaba, Marcelo nació de forma natural. No hubo complicaciones en el parto y el embarazó fluyó de forma normal.

“Fue dolorosísimo, pero hermoso”, recuerda Adriana.

Eso sí, al nacer, llegaron los típicos desvelos, el cansancio y las preocupaciones.

“Ese primer año me sentí abrumada. Es que había cosas que me daban mucho susto, pues es tener a un ser humano que depende completamente de vos, se alimenta de vos. Sin embargo ahora veo para atrás y recuerdo esa etapa con nostalgia y cariño. Es que todo pasa tan rápido”, comentó enternecida.

En días pasados, la Unicef publicó un video protagonizado por Álvarez, en el que la actriz abogaba por la lactancia materna y explicaba su importancia en los primeros años de vida. En el clip, la tica contaba su experiencia con Marcelo y, gracias a eso, muchos se enteraron de su maternidad.

🥰❤️ Fábrica de Historias UNICEF Costa Rica

Posted by Adri Alvarez Odio on Monday, August 10, 2020

Según Álvarez, Marcelo dejó el pecho al primer año de vida. El destete, que muchas mujeres temen y que muchos bebés sufren, no fue un problema para ella.

“Es que Marcelo es super independiente. Yo me di cuenta que Marcelo ya no necesitaba tanto de tomar de mí, entonces fue fácil el proceso. Él solo quería que le diera la leche, no importaba cómo, si del pecho o del chupón. Entonces al principio le congelaba la leche y se la daba luego. Él solito hizo la transición”, recordó la actriz.

Actualmente, el tema que sí angustia a Álvarez es la pandemia y la forma de criar a un hijo pequeño en las circunstancias de encierro. Marcelo no puede salir a los centros comerciales, no se puede llevar a conciertos, no puede jugar con ‘amiguitos', ni ver a sus abuelos con la frecuencia que lo haría normalmente.

“Eso es complicado, porque uno sabe que está en una etapa importante de desarrollo y uno no sabe cuanto impacto tiene esto en ellos. Yo quería meterlo a un kínder para que fuera desarrollando habilidades sociales y no se pudo”, lamentó Álvarez.

“Con todos los cuidados, eso sí, he tratado de meterlo en actividades distintas. Por ejemplo, lo matriculé en unas clases particulares de gimnasia. Es que si no, todo se limitaría a darle vueltitas aquí, cerquita de la casa, y a uno le preocupa”, agregó.

Futuros proyectos

Mientras Álvarez sigue viviendo la aventura de ser madre, su trabajo como actriz y productora no cesa. Actualmente se encuentra impartiendo clases virtuales de actuación y coordinando desde casa una película que de seguro encantará al público costarricense. “Es una cinta de ficción sobre una mujer que le ha dado mucho al país”, adelantó Álvarez, sin dar más detalles por restricciones del contrato.

Alexánder Sánchez

Alexánder Sánchez

Periodista del suplemento Viva de La Nación. Bachiller en Periodismo de la Universidad de Costa Rica. Su formación académica la complementó con trabajos estudiantiles en medios de comunicación universitarios.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.