Carlos Soto Campos. 25 agosto, 2017
Juan Villoro brindó la conferencia inaugural de la Feria Internacional del Libro.
Juan Villoro brindó la conferencia inaugural de la Feria Internacional del Libro.

Antigua Aduana

Los libros son vistos, pero no devuelven la mirada a quien los sostiene. No distinguen ni juzgan al lector, sin importar su procedencia ni condición. Este ideal de inclusión fue celebrado en el acto de apertura de la Feria Internacional del Libro, oficiado este viernes 25 de agosto en la Antigua Aduana.

La edad tampoco importa cuando se trata de la lectura. La niña Jennifer Valladares, quien cursa sexto grado de la Escuela Omar Dengo, fue la encargada de cortar el listón para inaugurar oficialmente la feria.

Entre los homenajeados de esta fiesta inclusiva destacó la Universidad Estatal a Distancia (UNED) como promotor de la educación y la edición de textos educativos a lo largo del país, por más de 40 años. En la mesa principal se presentaron la ministra de Cultura y Juventud, Sylvie Durán, el presidente de la Cámara Costarricense del Libro, Luis Bernal, y el vicerrector de Planificación de la UNED, Édgar Antonio Castro.

Para la charla inaugural, se eligió al reconocido escritor mexicano Juan Villoro, quién habló de la promoción de la lectura en todos los ámbitos sociales.

"Si me preguntaran quién es mi lector ideal, diría, en términos románticos, que una persona que nunca ha leído un libro, aquel que no sabe que los libros pueden servir para el placer, quien tiene la posibilidad de abrir un libro cómo se abre una puerta o una ventana hacia un nuevo mundo, hacia un camino irrenunciable", expresó el narrador, uno de los más célebres de la lengua española.

"La lectura no se impone, se contagia, de ahí que es importante asociarla con el afecto, que se inserte en la vida diaria desde la familia", agregó el autor de obras como El disparo de argón y El testigo.

El aclamado escritor mexicano Juan Villoro firma autógrafos de sus libros en los primeros minutos de la Feria Internacional del Libro.
El aclamado escritor mexicano Juan Villoro firma autógrafos de sus libros en los primeros minutos de la Feria Internacional del Libro.

La jornada incluyó un recital de poesía con privados de libertad que participan del programa Laboratorio de la creatividad, que los insta a disfrutar de la lectura y producir sus propios trabajos.

"Abrí un libro y abrí magia, magia de saber y de construir (...). No podemos evitar abrir un libro para conseguir ese gozo, sembrar la semilla de la creatividad y en mi caso, conseguir libertad", comentó Rita Muñoz, reclusa del CAI Vilma Curling de Limón. Ella leyó dos poemas, uno dedicado a su estadía en el centro penitenciario y otro dedicado a la poesía.

El placer de la lectura y los libros, según quedó claro en el acto inaugural, son frutos al alcance de cualquier persona.

La Feria Internacional del Libro se llevará a cabo hasta el domingo 3 de setiembre con el complejo de la Antigua Aduana como su sede principal. Allí y en sedes alternas como el Museo Calderón Guardia (barrio Escalante), la Biblioteca Nacional y el Centro Nacional de la Cultura.

La oferta de libros incluye centenares de títulos nuevos de editoriales independientes, estatales y educativas costarricenses.
La oferta de libros incluye centenares de títulos nuevos de editoriales independientes, estatales y educativas costarricenses.

Entre los homenajeados de la feria también están la Sociedad Editorial Fernández Arce –primera editorial privada en el país–, por sus 50 años de existencia; la Editorial Montemira, en su décimo aniversario; la Editorial de la Universidad de Costa Rica, por sus cuatro décadas de labor educativa; y la Librería Francesa, punto de encuentro de los lectores durante los últimos 40 años.

La actividad cuenta con más de 90 puestos con libros a académicos o novelas, de ficción o no ficción, ilustrados o de fotografías, antologías o nuevos lanzamientos. Las opciones sobran para todos los lectores, los casuales o los empedernido.